El Simple Truco De 4 Pasos Para Que Tu Labial Dure Todo El Día O Toda La Noche

¿Te encanta el labial rojo fuerte pero no lo usas tan seguido por las marcas que vas dejando en los distintos objetos? Acá te contamos un truco muy fácil que hará que tu labial no se salga con nada.

Nos encantan los labiales de colores fuertes y llamativos pero usarlos se vuelve difícil porque dejan huellas en todos lados; vasos, tazas, cachetes, cubiertos, servilletas, celular, etc.

Estuvimos investigando hasta que encontramos el truco para que nuestro labial no deje esas molestosas marcas. Acá te contamos los 4 sencillos pasos a seguir para lograr este milagro. Lo mejor es que sólo necesitarás 3 productos que, lo más probable, es que ya tengas: delineador de labios, labial y polvos sueltos.

 

 

Paso #1: delinea tus labios

Delinea una línea del mismo tono que tu lipstick con la punta más fina posible. Esto lo debes hacer desde el centro hacia fuera. Luego rellena el labio como si estuvieras aplicando el labial por el lado más plano, lo que te dará mayor cobertura.

Los delineadores duran más que los labiales porque tienden a ser más secos y matte.

 

 

 

Paso #2: Usa polvos sueltos en tus labios

Lo más recomendable es usar polvos sueltos que tengan un poco de color porque son más opacos. Introduce la brocha en la caja de los polvos, la sacudes un poco y espolvoreas suavemente el polvo por todo el labio. ¿La razón para usar los polvos sueltos sobre un labial? Sirven para fijar el maquillaje, así que son ideales para que el color del labial no se salga con nada.

 

 

Paso 3#: Aplica el labial

Lo mejor es empezar desde el centro del labio (también llamado arco de Cupido) y de ahí moverse hacía las esquinas exteriores. En el labio superior, mueve al labial de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.

 

 

Paso #4: Usa nuevamente polvos sueltos

Con esto, fijarás definitivamente el color y ¡no se saldrá con nada!

 

 

 

Síguenos en facebook