10 Errores Que Te Hacen Comer De Más

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Si es común que te sientas incómodamente satisfecha después de tus comidas, entonces es tiempo de hacer un cambio. Frente a los problemas de comer en exceso, una buena forma de tener el control es ser honesta contigo misma y preguntarte si tus hábitos están teniendo en realidad una sana relación con la comida.

Es muy probable que estés cometiendo 10 típicos errores que te conducen a comer más de la cuenta, pero como siempre hay tiempo de corregirlos, aquí te los detallamos y te contamos cómo solucionarlos! Sigue leyendo…

 

 

 

1. Equiparas el hambre y la sed.

You-Equate-Hunger-Thirst

Muchas personas confunden la sensación de sed con la de hambre. Si comiste recientemente y no te sientes satisfecha, prueba tomando agua y espera unos 20 a 30 minutos a ver su todavía tienes hambre.

 

 

 

2. Te saltas el desayuno.

You-Skip-Breakfast

Saltarse el desayuno puede parecer una gran manera de ahorrar calorías, pero cuando es hora de tu próxima comida, será mucho más probable que te comas todo lo que tienes a la vista. Si nunca tienes tiempo para hacerte un desayuno saludable, prueba haciéndolo la noche anterior y dejándolo listo para la mañana siguiente.

 

 

 

3. Comes frente a una pantalla.

You-Eat-Screen

La mayoría de las veces cuando comemos frente a la televisión o al computador lo hacemos en exceso, esto es porque no estamos conectadas con la actividad de comer. Cuando tu mente está concentrada en tu serie favorita o en tus correos electrónicos, no hay tiempo para centrarse en los alimentos. Designa un tiempo para las comidas, el resto estará ahí esperando por ti.

 

 

 

4. No controlas el tamaño de tus porciones.

You-Dont-Practice-Portion-Control

No tomes una única indulgencia como excusa para tirar toda tu precaución al viento. Aunque pidas una porción limitada de comida, sé consciente de cómo te sientes cuando lo comes, o incluso toma una medida más extrema y bota las sobras. Esperamos que tengas el suficiente autocontrol como para dar un paso atrás y decir que no a ese enorme pedazo de pizza, pero haz lo que sientas necesario según tus necesidades.

 

 

 

5. Comes según las necesidades de tu pareja.

You-Eat-Your-Partner-Needs

Cuando tu pareja no está preocupado por los hábitos de comer en exceso, puede ser difícil mantenerse en el mismo camino cuando están cocinando y comiendo juntos. Un consejo para cuando estás cocinando en tu casa es tener ingredientes similares, pero hacer cosas diferentes. Hay que hacerse la idea de que no tienen las mismas necesidades, o quizás no tienen la misma meta de pérdida de peso. Por ejemplo, si vas a hacer una noche de tacos, tú puedes disfrutar de uno saludable con palta (aguacate) y tomate, mientras que tu pareja lo hace con todos los acompañamientos.

 

 

 

6. Tus platos son muy grandes.

Your-Plates-Bowls-Too-Big

¿Sabías que el tamaño de tu plato puede conducirte a comer en exceso? Cuando hay más espacio vacío en tu plato, hace que tu porción se vea más pequeña de lo que realmente es. En lugar de llenarlo más, busca un plato más pequeño siempre que sea posible.

Cuando estés cocinando en tu casa, mantén las cucharas de medida a mano para asegurarte de que el tamaño de tus porciones sean apropiadas, de esta manera sabrás exactamente lo que estás comiendo.

 

 

 

7. Te das indulgencias pero con un lado de culpa.

You-Indulge-Side-Guilt

Cualquiera que piense que sentirse mal después de una indulgencia te hará de alguna manera ser más saludable, te sorprenderá saber que es todo lo contrario, de hecho, es probable que comas en exceso. Investigaciones han encontrado que las mujeres que recibieron mensajes de auto-compasión después de una indulgencia, comían menos que aquellos que no se tranquilizaron con ese mensaje que todas nos damos algunas veces.

 

 

 

8. Nunca comes snacks.

You-Never-Snack

Desafortunadamente, algunas personas piensan que los snacks son malos. Es importante darse cuenta de que comer un snack es una ayuda a alcanzar tus metas de pérdida de peso, mientras que lo veas desde una perspectiva saludable y elijas opciones nutritivas. Tus snacks de antes y después de entrenar llenan tu cuerpo de los nutrientes que éste necesita y disfrutar de de snacks saludables entre las comidas, hacen que evites comer de más.

 

 

 

9. Te excedes después de tu entrenamiento.

You-Overdo-After-Workout

Una vez que terminas un entrenamiento duro, no lo uses como excusa para dejarte llevar por una gran indulgencia. A menos que sea hora de comer, el promedio de un snack después de ejercitarte debería ser de unas 150 calorías. Si es hora de comer, prueba una alternativa saludable.

 

 

 

10. Es emocional.

Just-Emotional

Si tienes la tendencia a calmarte a través de la comida, te contamos que no eres la única. Está probado que una típica reacción a los momentos de estrés es comer más de la cuenta, pero en realidad estás siendo muy injusta con tu cuerpo. La próxima  vez que tu mente te pida comida, sé honesta al preguntarte “¿Tengo hambre?”. Parece muy simple, pero estas dos palabras pueden hacer un mundo de diferencia cuando se trata de hacer un balance en los hábitos de comer en exceso.

Síguenos en facebook