6 Reglas De Etiqueta De Oficina Que Debes Conocer

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Todas sabemos que existen algunas reglas modernas de etiqueta que no puedes omitir y aquí te contamos cuáles son.

Por ejemplo, dejar el teléfono dado vuelta cuando estás almorzando con alguien, mandar mails antes del final del día, etc; las pequeñas cosas pueden hacer una gran diferencia. El problema es que cuando trabajas estrechamente con otras personas, pueden aparecer algunos “temas”. Es inevitable que tengas malos días o conflictos, por eso lo mejor que puedes hacer es aprender estos códigos de etiqueta de oficina para así solucionar cualquier problema que surja y mantener las cosas en orden.

 

 

1. No enganches en las copuchas.

La gente va a copuchar en todos los lugares donde vayas. Especular sobre los demás es un hábito que debes eliminar en la oficina. Quién sabe, quizás tú misma podrías ser el objetivo de un rumor. Lo mejor que puedes hacer en esa situación es ignorarlo. No participes de los rumores, aunque te veas tentada; mantente al margen y te sentirás mucho más profesional en tu trabajo.

 

2. Lleva los problemas a las personas importantes.

No te vas a llevar bien ni compartir las mismas opiniones que todas las personas que conoces. En algunos casos, tu personalidad y la de otro chocarán, pero es muy importante mantenerlo profesional en el lugar de trabajo. Siempre pasa por encima de la negatividad e informa a alguien más arriba si surge algún problema. Recuerda que no siempre le vas a gustar a todos.

 

3. Ofrece tu ayuda siempre que puedas.

Trabajar en equipo es excelente si la carga de trabajo se distribuye de manera uniforme. No aumentes tu carga si no puedes, pero sí ofrece tu ayuda si eres capaz. Después, si te encuentras haciendo más que tus compañeros o tienes que trabajar hasta más tarde, es posible que te ayuden.

 

4. Presta toda tu atención.

Cuando alguien se acerca a tu escritorio o te habla y tienes una montaña de trabajo frente a ti, es tan fácil como simplemente mirarlos sin comprender y asentir, sin estar realmente escuchando lo que te dicen. Trata de prestar toda tu atención cuando alguien lo necesite, si no es posible, diles que vuelva después para poder darle tu atención.

 

5. Sé positiva.

Todos tienen días malos y si notas que algún compañero se ve un poco negativo y deprimido, sé tú el positivismo que necesita. Levántalo y recuérdale que estás ahí para lo que necesite. Cuando tengas un mal día, otros irán en tu rescate haciendo que el trabajo en equipo sea mucho más entretenido.

 

6. Habla siempre con el novato.

Ocasionalmente habrá un novato en la oficina. Incluso si no trabajas directamente con esa persona, siempre es bueno hacer que se sientan incluidos desde el primer día. Pregunta si quieren almorzar contigo o acompañarlos a tomar un café. Conócelos, haz preguntas. Esto no sólo te ayuda a conocer más gente, sino que también te ayudará a resolver esas miles preguntas sin respuesta que puedan tener sobre cómo funcionan las cosas.

Síguenos en facebook