8 Maneras De Hacer Decisiones Saludables Cuando Sales A Comer Afuera

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Siéntete libre de salir a comer fuera pero no descuidar tus hábitos con estos consejos simples.

Claro, cocinar tu propia comida es la mejor manera de asegurarte de mantener los hábitos alimenticios saludables, pero comprometerte con un estilo de vida saludable no tiene por qué interferir en tu vida social. Es absolutamente posible salir a un restaurante y tomar decisiones saludables. Sigue leyendo porque aquí te dejamos los consejos que necesitas para lograrlo.

 

 

1. Elige el restaurant correcto.

Sé un participante activo cuando se trata de seleccionar un restaurante buscando alternativas que ofrezcan opciones más saludables. Haz una lista de los tres mejores y sugiéralos al grupo o persona con que vas a ir. De esta manera, no importa cuál sea el elegido, sabes que habrán platos saludables para comer.

 

2. Revisa el menú antes de decidir.

Una vez que tengas un restaurante elegido, busca el menú. ¿Qué opciones parecen las más saludables? Si tienes problemas con la fuerza de voluntad, al seleccionar un pedido por adelantado es más fácil rechazar las opciones poco saludables. ¡Toma una decisión y mantente firme!

 

3. Pregunta sobre las ofertas especiales.

Seamos realistas, no siempre vamos a poder elegir un restaurante con opciones saludables, examinar el menú y decidir con anticipación lo que vamos a pedir. Habrán veces en que vayas directamente desde el trabajo a un lugar elegido por otra persona. Pero no todo está perdido. Pregúntale al mozo sobre las ofertas especiales. Por lo general se enfocan en ingredientes más estacionales y son opciones más saludables.

 

 

4. No te limites.

Claro, la sección de ensaladas en el menú puede ser un buen lugar para empezar, ¡pero hay muchas más opciones de comidas saludables! Busca platos principales con proteínas magras como pescado, pollo o pavo. Sáltate los acompañamientos almidonados (como las papas fritas) y pide vegetales.

 

5. No tengas miedo a preguntar.

No tengas miedo de preguntar si puedes cambiar las papas fritas por una ensalada o que el aderezo sea una simple vinagreta en lugar de uno muy extravagante. No hay nada de malo en querer saber qué le estás dando a tu cuerpo.

 

6. Evita los lácteos y el gluten.

Para muchas personas el gluten y los lácteos pueden causar inflamación, por lo que ese queso extra que suena buena idea en el minuto de pedir, puede que más tarde se convierta en una decisión terrible. Entonces, mientras preguntas, investiga sobre opciones libres de gluten y lácteos.

 

 

7. Ten cuidado con ciertos ingredientes.

Hay ciertas palabras e ingredientes en un menú que deberían levantar banderas rojas. Evita los artículos etiquetados como fritos y salados que puedan contener glutamato monosódico. Ten cuidado con los ingredientes de crema pesados que se pueden usar en aderezos para ensaladas y sopas.

 

8. Anda con calma con lo que tomas.

A la hora de elegir qué tomar, elige agua (que además es gratis), té de hierbas o agua con gas. Si vas a tomar alcohol, elige opciones ligeras como vodka, una cerveza light o vino.

Síguenos en facebook