Cómo Conseguir Un Ascenso El Próximo Año

Si logras tener estos 3 consejos en mente, te garantizamos que tu ascenso estará a la vuelta de la esquina!

Todas hemos estado ahí al menos una vez, donde hemos querido con muchas ganas un ascenso pero no lo hemos logrado. Probablemente te has preguntado el por qué. A veces, todo lo que podemos ver son las razones por las que nos merecemos uno en lugar de concentrarnos en cómo obtenerlo. Todas queremos avanzar, pero sabemos cómo hacerlo y es en eso donde deberíamos concentrar nuestras fuerzas y para eso te animamos a seguir estos consejos para que alcances el próximo año ese anhelado ascenso en tu trabajo!

 

 

1. Aprende nuevos trucos.

Probablemente el trabajo ocupa gran parte de tu vida. No se trata de salir corriendo por la puerta a la 6, sino de hacer un esfuerzo adicional, incluso cuando no te lo piden. Y confía en nosotras, eso valdrá la pena en el largo plazo. Para lograr un ascenso, debes demostrar tu compromiso absoluto con la empresa y su progresión desde tu rol. No te preocupes sólo de tus tareas, sino que por otras tareas también; y si necesitan tu ayuda, ofrécela.

 

 

2. Haz nuevos amigos en los lugares correctos.

Un negocio tiene que ver con las relaciones y la confianza. Si entregas esta comunicación clara y te centras en la construcción de relaciones, serás la primera persona en la que piensen. Hacer eso no será tan fácil, lo lograrás haciendo bien tu trabajo y trabajado duro, siendo colaborativo y, por sobre todo, trabajando en equipo. Y hagas lo que hagas, haz el esfuerzo de hacer vida social en la oficina.

Además, ser amiga de tu jefe o superior también es una forma de crecer. Puede ser una especie de mentor informal. A medida que conoces a esa persona, entenderás cómo piensa, cómo llegó donde está y, por lo tanto, te ayudará a ver tu propio camino con mayor claridad. También es una manera de demostrar tu personalidad y destacarte entre la multitud, generando confianza con la persona que potencialmente estará a cargo de tu ascenso.

 

 

3. Vístete para el trabajo que quieres, no para el que tienes.

Si estás haciendo un esfuerzo adicional, no estás saliendo corriendo apenas termina tu jornada laboral y estás siendo participativa en el equipo, no puedes quedarte ahí. No es suficiente ser amiga de tu jefe y trabajar duro si vas a autocriticarte o dejar que otros se lleven los elogios por tu arduo trabajo. Piensa en la presentación personal, en la forma que hablas, hasta cómo te vistes. Esto significa mantenerte profesional todo el tiempo. Asegúrate de mantener un registro de tus éxitos y logros. Este historial será útil cuando estés sentada frente a tu jefe. Muestra tus éxitos con humildad reconociendo el trabajo duro de los otros. Ve tus triunfos como una victoria compartida. Esto demostrará que trabajas en equipo y que tienes los intereses de la compañía en el corazón.

Síguenos en facebook