Deja De Perder Tiempo En Estas 4 Cosas Que Están Matando Tu Productividad

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Y de la mano de una experta…

A continuación queremos compartir con ustedes algunas cosas que Falconer explica que no sabes que estás perdiendo el tiempo, además de consejos para reducir la energía que gastas en ellas y, como te imaginas, lograr hacer las cosas.

 

 

 

1. Cosas que son importantes para otras personas.

En primer lugar, Falconer advierte sobre el gasto de tiempo en cosas que son importantes para otras personas en lugar de sobre las cosas que son importantes para tus objetivos o valores fundamentales. “Si no nos tomamos el tiempo para delinear lo que realmente son, y hacia dónde realmente queremos ir, terminamos pasando mucho tiempo preocupándonos por los objetivos de otras personas y haciendo las cosas por los demás”, explica.

Aunque parezca que estás haciendo algo porque es tu trabajo, o porque eres una buena amiga, lo que estás haciendo en realidad, dice Falconer, es regalar un montón de tu energía sin un beneficio real para ti.

Entonces, primero debes asegurarte de que tus metas y valores sean sólidos en tu mente para que puedan ocupar un lugar central en tus procesos de toma de decisiones a lo largo de la vida. Afortunadamente, Falconer tiene algunos consejos para que esto suceda. Esencialmente, ella dice que debes elegir tres grandes objetivos: uno personal, uno profesional y uno centrado en las relaciones. Aunque puedes tener más de un objetivo profesional y menos objetivos de relaciones, o viceversa, debes asegurarte que la mayor parte de lo que te comprometes a diario cumple uno de esos tres objetivos. Si no es así, entonces sigue adelante.

 

 

2. Multitasking.

Del mismo modo que es difícil alcanzar demasiados objetivos importantes a la vez, es casi imposible ser productiva mientras se realizan múltiples tareas. “Ahora hay tantas distracciones incorporadas”, dice Falconer. “No solo las redes sociales como Instagram, Facebook y Pinterest, sino también los dispositivos mismos”. Ella explica que incluso si recibes un correo electrónico importante, eso no significa que sea más importante que lo que estás haciendo en el momento en que lo recibes, y sin embargo, revisarlo destruirá tu enfoque y desperdiciará un promedio de alrededor de 23 minutos .

Su consejo aquí es simple: deja de realizar múltiples tareas. En su lugar, programa interrupciones de correo electrónico, minutos de whastapp e incluso de Instagram para que tengas tiempo dedicado a estas tareas que, de otro modo, matarían la productividad.

 

 

3. Relaciones sin límites.

A veces, explica, realmente hay emergencias (¡por supuesto!), pero nueve de cada diez veces, sea lo que sea que tu amiga envíe  en un mensaje, un correo electrónico o te llame, puede esperar. Sin embargo, si le has enseñado a las personas en tu vida a esperar una respuesta inmediata sin importar el medio, puede tomar algún tiempo volver a entrenarlos. En última instancia, Falconer dice que si te respetan, también deberían respetar tu tiempo. “Esa es una verdadera amistad”, agrega.

Para aliviar cualquier sentimiento de dolor que puedan causar los límites recientemente establecidos, Falconer sugiere concertar citas con tus amigos, familiares u otras personas durante las cuales estés 100% presente. “Es mejor verlos una vez al mes y no distraerte para que puedas ponerte al día”, aconseja. (En otras palabras, guarda tu teléfono!)

 

 

4. Nuestra apariencia.

Falconer dice que, como mujeres, gastamos mucha energía mental preocupándonos por cómo perciben los demás nuestra apariencia física, y que esto es especialmente común en los entornos de negocios cuando deberíamos enfocarnos en ser jefas. “Es una distinción real entre hombres y mujeres, donde los hombres simplemente no están pensando en esto y las mujeres pueden obsesionarse con ese tema”, dice.

Lo importante, dice Falconer, es tomar conciencia del hecho de que estás haciendo esto para que puedas dominarlo. “Cuando entras en una reunión, dite a ti misma, ‘no voy a pensar en nada físico porque cuando lo hago, estoy reduciendo mi poder, el respeto que tengo por mí y el respeto que todos en la sala deberían tener por mí “, dice ella.

Por supuesto, agrega, si sabes que tu falda arrugada realmente te va a molestar, debes encontrar la manera de asegurarte de evitarlo para poder evitar la distracción; sin embargo, obsesionarse con las minucias de tu apariencia en lugar de cualquier trabajo que estés destinada a hacer es totalmente contraproducente.

Síguenos en facebook