Está Bien! 12 Cosas Un Poco Raras Que Todas Hacemos Después Del Trabajo Para Relajarnos

Seamos sinceras, todas soñamos con correr al gimnasio después de nuestro trabajo o armar un completo menú vegetariano, pero la realidad es que hacemos otras cosas cuando simplemente queremos relajarnos y aliviar el estrés después un día exigente.

Aquí te detallamos cuáles son las cosas raras que estamos seguras que todas hacemos!

 

CGD-9-of-88-800x600

 

1. Sacarte el sostén… inmediatamente.

Todas las mujeres conocemos la incomodidad del sostén después de un duro día de trabajo. Nada es más cómodo que una camiseta de gran tamaño y prescindir de esta prenda.

 

 

2. Ponerte pijama.

O, mejor aún, optar por la liberación total y simplemente ponerte pijama.

 

 

3. Abrir la despensa. Abrir el refrigerador. Sentirte sin inspiración.

¿Quieres comer de forma saludable, pero todo lo que tienes es una lechuga pasada y un yogurt. Tal vez es mejor pedir algo… pero no deberías.

 

 

4. Sentarte, tomar tu celular y revisar Instagram.

Pasas un buen rato en Instagram acechando personas y poniendo “me gusta” a las fotos de tus amigos. Te das cuenta de que eres adicta a tu teléfono y que necesitas deshacerte de él, pero en su lugar, Twitter te atrapa.

 

 

5. Ver tu comida con bajas expectativas.

Consideras la opción de comerte una ensalada, luego te ríes de eso y calientas algo sencillo. Los tallarines con pesto son bastante saludables, ¿cierto?

 

 

6. Perder la siguiente media hora navegando en Netflix.

Hay un montón de cosas en Netflix. Podrías empezar una nueva serie, ¿Cierto? ¿Qué aparece en tus recomendados? Ah, Dramas de asesinato. No es exactamente un tipo de serie que te hace sentir bien. Renuncias a esa idea y pones un capítulo de Friends, porque es un clásico que no falla.

 

 

7. Ordenar tu email.

Haces click en la bandeja de entrada con la intención de buscar a través de esos 6.000 mails sin leer si hay alguno que vale la pena, pero terminas limpiando esos correos comerciales.

 

 

8. Darte una tina.

Prendes una vela perfumada y abres esas sales de baño. Luego tratas de sacar una foto para inmortalizar lo agradable que eso puede ser. Te obsesionas sobre si poner tus piernas es demasiado subido de tono… mejor decides no tomar la foto.

 

 

9. Tratar de meditar.

Te rindes cuando te das cuenta de que no puedes detener el flujo de tu consciencia. “¿Qué fue lo que dijo esa compañera de trabajo? ¿Qué podría proponer mañana?, etc…”

 

 

10. Buscar fotos de viajes en Pinterest.

Consideras la posibilidad de dejar tu trabajo para irte a la India. Podrías hacer todo lo de “Comer, Rezar, Amar”. Es decir, podrías hacer sobre todo lo de de comer.

 

 

11. Mirar el reloj.

Te dices a ti misma que te vas a acostar a las 9 pm. Eso es en 30 minutos más. Haces todo lo que necesitas hacer en 20 minutos, no hay problema.

 

 

12. Mirar nuevamente el reloj.

Te das cuenta de que son las 23 hrs. Pones la alarma. Te acuestas.

Síguenos en facebook