Según Harvard, Tu Celular Afecta Tu Cerebro Incluso Cuando No Lo Usas

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Según informa Harvard Business Review, no es suficiente dejar de lado tu teléfono o boca abajo en tu escritorio; su sola presencia aún puede afectar tu capacidad de ser productiva durante el día.

Somos muy conscientes de los efectos psicológicos, sociológicos y culturales de gran alcance de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, y sabemos que todos podríamos tomar un descanso de la tecnología.

“Los resultados de dos experimentos indican que incluso cuando las personas logran mantener una atención sostenida, como cuando evitan la tentación de controlar sus teléfonos, la mera presencia de estos dispositivos reduce la capacidad cognitiva disponible”, se lee en el resumen del estudio. Cuando los participantes del estudio tenían sus teléfonos inteligentes en sus escritorios, los investigadores encontraron un “pequeño deterioro estadísticamente significativo de la capacidad cognitiva de los individuos, a la par con los efectos de la falta de sueño”. En otras palabras, mantener tu celular en tu escritorio en el trabajo puede afectar tu capacidad de aprender, razonar y desarrollar ideas creativas durante el día.

Curiosos acerca de esta idea de que la mera presencia del celular en última instancia puede influir sobre el rendimiento cognitivo, los investigadores Kristen Duke, Adrian Ward, Ayelet Gneezy y Maarten Bos reclutaron a casi 800 personas para dos experimentos de laboratorio. Primero, los participantes completaron problemas matemáticos y memorizaron letras al azar para que los investigadores pudieran medir qué tan bien podían hacer un seguimiento de la información relevante para la tarea. A continuación, los participantes vieron un conjunto de imágenes que formaban un patrón incompleto y seleccionaron la imagen que mejor completaba el patrón, que medía “inteligencia fluida” o la capacidad de una persona para razonar y resolver problemas novedosos.

Durante estas dos pruebas, los participantes recibieron instrucciones de mantener sus teléfonos frente a ellos boca abajo en su escritorio, guardarlos en sus bolsillos o carteras, o dejarlos en otra habitación. Todos los teléfonos estaban en silencio. Al final, aquellos que tenían sus teléfonos en sus escritorios mientras completaban las tareas se desempeñaban peor y de hecho mostraban una capacidad cognitiva deteriorada. Como era de esperar, aquellos que mantuvieron sus teléfonos en otra habitación tuvieron el mejor rendimiento.

“Incluso un pequeño efecto en la capacidad cognitiva puede tener un gran impacto, considerando los miles de millones de propietarios de teléfonos inteligentes que tienen sus dispositivos presentes en innumerables momentos de sus vidas”, se lee en el informe. “Esto significa que, en estos momentos, la mera presencia de nuestros teléfonos inteligentes puede afectar negativamente nuestra capacidad de pensar y resolver problemas, incluso cuando no los estamos usando. Incluso cuando no los estamos mirando. Hasta el momento, incluso cuando están apagados por completo.

En Harvard Business Review puedes obtener más información sobre este estudio.

Síguenos en facebook