Tips De Mudanza: Cómo Cambiarte De Casa Sin Estrés

Si estás pensando cambiarte de casa, lee esta pequeña guía para evitar el estrés y no gastar de más.

Los costos de una mudanza y el estrés que conlleva pueden acumularse rápidamente. Para evitar que este proceso sea traumático, recopilamos  algunos consejos para convertir tu cambio de casa en algo menos costoso y estresante. Sigue leyendo!

 

 

Reduce.

Cuando ya tienes agendada una mudanza (o estás pensando en cambiarte), aprovecha el impulso y deshazte de cosas. Considera una venta de garage, lo que además te ayudará a juntar algo de plata para armar tu nuevo hogar. Piensa dónde iría cada una de tus cosas en tu nuevo lugar, si no logras imaginar cómo lo usarías, es hora de venderlo o regalarlo.

 

Código por color.

Usar cintas adhesivas de colores para marcar las cajas es una buena forma de eliminar el estrés de tratar de leer a la distancia y en el tumulto lo que escribiste en cada caja. Mantén los colores por habitación o espacio que podrás diferencias fácilmente.

 

Sábanas y toallas en lugar de plástico con burbujas.

Rollos y rollos de plástico de burbujas pueden ser muy caros, y encontrar montones de papel de diario puede demorar mucho tiempo. Considera la opción de embalar cerámicas, cristalería y platos en toallas, sábanas y camisetas. No es tan limpio como las láminas de plástico recién cortadas, pero es gratis, cumple su función y ahorras espacio.

 

Ahorra algo de plata.

Pedirle ayuda a tus amigos y familia es una buena forma de empezar un nuevo capítulo de tu vida haciendo una gran reunion familiar mientras haces la mudanza, además de ahorrar mucho dinero y llenar de risa y amor tu nuevo hogar.

 

Ahorra algo de tiempo.

Embala la ropa con los ganchos puestos y dentro de veladores, maletas o baúles. No sólo ahorrarás en cajas, sino que también mucho tiempo cuando desembales.

 

Planea tu primera noche.

Asegúrate de embalar una caja o una maleta con algunos artículos esenciales de baño y cocina. Evitarás el estrés de llegar y tener que ir al supermercado. Al día siguiente, cuando estés relajada y más cómoda con tu nuevo entorno, tendrás tiempo para eso.

Síguenos en facebook