3 Cosas Que Las Mujeres Estilosas Sobre 30 Nunca Usan

¿Pero cómo? Claro, ya han aprendido las lecciones importantes de moda. Quizás sufrieron los típicos errores de estilo de las veinteañeras, pero ya han asentado una estética que les acomoda y caracteriza. Han encontrado las piezas que funcionan y las que no. Entonces ¿qué cosas son las que ya no mantienen en su closet? Aquí te nombramos las tres principales.

 

1. Básicos de mala calidad.

Seguro conoces esas camisetas que empiezan a sentirse nefastas después de algunos lavados, incluso como si se estuvieran cayendo a pedazos. Esas, elimínalas. Las mujeres que saben de estilo apuestan por prendas básicas bien hechas y que puedan resistir los usos repetidos y el desgaste. Pueden ser más caras, pero la buena calidad asegura que durarán. Además, son lo suficientemente versátiles como para usarlas con todo, desde unos jeans hasta un traje de dos piezas.

 

 

2. Clásicos con mal fit.

Desde chaquetas hasta camisas y vestidos, una buena silueta puede marcar la diferencia. Eso no tiene por qué significar que estás llevando todo a la sastrería: las mujeres inteligentes apuestan por las prendas más probadas y en fabricaciones de lujo, desde seda hasta cachemir. Sí, cuestan más pero con el cuidado adecuado, durarán para siempre.

 

 

3. Zapatos poco prácticos.

Una cosa es cierta: nunca verás a una mujer estilosa con zapatos en los que no se siente cómoda. Esto no significa que los tacos ya no sean parte de la ecuación: los pumps, los tacos cuadrados y los mocasines con materiales de calidad como el cuero duran toda la vida si los cuidas bien. Además, no te olvides que un buen zapatero debería ser tu mejor amigo.

Por Que Deberías Elegir Piezas De Calidad Por Sobre Cantidad

Elegir calidad por sobre cantidad es parte de un estilo se vida más sustentable, y además tiene beneficios para tu guardarropa y también para tu billetera. Aquí están las razones por las que deberías considerar comprar menos pero mejores piezas, en lugar de elegir las alternativas más baratas.

 

descarga

 

1. Encuentras tu estilo.

Puede tomarte años admitir que finalmente has encontrado tu estilo personal. Mientras tanto, trata de experimentar con diferentes tipos de ropas, telas o formas. Encontrarás que algunas piezas y colores se ven muy bien en ti y debes atenerte a ellos. Con los años, esos elementos serán la base de tu estilo personal y luego será más fácil elegir artículos de calidad que te van a durar y además son favorecedores para ti.

 

 

2. Costo por desgaste.

La compra de un par de piezas de calidad te ayudará a reducir la cantidad de dinero que gastas en ropa en el largo plazo. Mientras más compras, menos usas la ropa en todo su potencial. Si compras una pieza de calidad que te durará más tiempo, vas a gastar tu plata sabiamente.

 

 

3. Impacto ambiental.

Calidad sobre cantidad también significa prácticas sostenibles. Por ejemplo, piensa en comprar ropa a diseñadores locales. Tendrá piezas de calidad y además estarás ayudando a la economía local, así como también a limitar el impacto ambiental.

 

 

4. Guardarropa cápsula.

¿Por qué no construir un guardarropa cápsula? Puedes crear una mini selección de buenas piezas que se adapten a tus necesidades y estilo. Es la mejor manera de pensar en las piezas que realmente usas y privilegiar la calidad.