3 Formas Increíblemente Fáciles De Empezar A Comer La Dieta Mediterránea

Pero antes de revisar tu dieta completa, tenemos algunos consejos rápidos para empezar y que requieren casi cero esfuerzo. ¡Sigue leyendo!

 

 

1. Reemplaza el arroz y la quinoa por farro.

¿Has probado el farro? Es un saludable grano italiano que se cocina en sólo 10 minutos y hay múltiples maneras de comerlo, como por ejemplo con dátiles picados, pistachos, semillas de granada, aros de cebolla, pollo cocido, menta y perejil.

 

2. Abastécete de snaks mediterráneos instantáneos.

Ten a mano alimentos mediterráneos saludables que sean fáciles de preparar y así tendrás una cosa menos en qué pensar a medida que vas limpiando tu dieta. Considera frutas y verduras frescas, nueces y otros alimentos integrales a base de plantas. Llena tu refrigerador y despensa de alimentos básicos mediterráneos como pistachos y jugo de granada.

 

3. Cocina con aceite de oliva.

Mientras que el aceite de coco sigue siendo un poco controvertido, el aceite de oliva ha sido un elemento básico del mediterráneo durante siglos. Haz del aceite de oliva tu principal aceite de cocina. Una buena alternativa de desayuno es el pan integral con tomate y aceite de oliva con un poco de sal, pimienta y tus hiervas favoritas.

Las Pastas Definitivamente No Te Hacen Engordar, Dice El Mejor Estudio

Imagínate viviendo en un mundo donde una dieta alta en pastas no es criticada… Sorprendentemente, ese puede ser el nuestro según un estudio conducido en Italia.

pasta-doesnt-make-you-gain-weight

 

 

La investigación del Departamento de Epidemiología y Prevención examinó las dietas de más de 23,000 adultos y concluyó que las pastas no te van a matar ni arruinar el cuerpo. De hecho, el estudio publicado en el journal Nutrition & Diabetes, encontró una conexión entre el consumo de pastas y una baja prevalencia de obesidad.

Todo se reduce a la fabulosa dieta Mediterránea, que se encuentra repleta de vegetales, pescados, frutas, aceite de oliva y granos enteros. “La gente suele creer que las pastas no son adecuadas para cuando quieres perder peso, y muchos la eliminan completamente de sus dietas,” dice Licia Iacoviello jefa de la investigación. “Pero luego de conducir este estudio, podemos decir que esta no es la actitud correcta. Estamos hablando de un componente fundamental de la tradición Mediterránea italiana, y no tiene sentido prescindir de ella.”

George Pounis agrega, “hemos visto que el consumo de pastas, al contrario de lo que muchos creen, no se asocia a un aumento de peso sino al contrario… Nuestros datos muestran que disfrutar de las pastas respetando las necesidades de cada individuo, contribuye a un índice de masa corporal saludable.”

Este Tipo De Grasas Podría Ayudarte A Perder Peso

palta

La noción de que tienes que eliminar las grasas para perder peso fue desmentida hace tiempo. La locura por las dietas low-fat ya es cosa del pasado, y estudios actuales han probado incluso, que las grasas son necesarias para absorber vitaminas, un funcionamiento adecuado del cerebro y una piel saludable. Ahora, un estudio más reciente, encontró que ciertas grasas podrían incluso ayudar con la pérdida de peso…

El estudio, publicado en el journal Lancet Diabetes & Endocrinology, siguió los cambios de peso experimentados por más de siete mil adultos durante cinco años, divididos en tres grupos. Un grupo comía una dieta baja en grasas, otro una mediterránea (alta en frutas y verduras, carnes magras granos enteros y grasas insaturadas) que incluía aceite de oliva, y otro Mediterráneo que incluía frutos secos. Al final, quienes seguían las dietas Mediterráneas tuvieron más éxito, con el grupo del aceite de oliva perdiendo ligeramente menos peso que el de los frutos secos.

Los resultados no son sorprendentes, sobre todo porque los frutos secos y el aceite de oliva están ambos entre las grasas saludables que mantienen tu metabolismo funcionando. Otra buena noticia, es que todos los miembros del estudio perdieron peso, a pesar de nunca haber contado calorías.

Al Parecer, Esta Dieta Podría Retardar Nuestro Envejecimiento

892e13b5237b1f41_cauliflower-couscous.xxxlarge_2x

Somos fanáticas de la dieta mediterránea gracias a sus numerosos beneficios saludables, y un nuevo estudio publicado en Science Daily viene a confirmar esta evidencia. El estudio estableció que los alimentos asociados a este tipo de cocina, disminuyen los niveles de una proteína llamada C reactiva que se asocia al proceso de envejecimiento. Y para las personas que sufren de osteoporosis, el estudio también encontró que comer más alimentos del estilo de la dieta mediterránea, ayuda a evitar la pérdida de densidad en los huesos.

El estudio se llevó a cabo en cinco países europeos, incluyendo Francia, Italia e Inglaterra, con más de 1,142 personas. Y a pesar de que los investigadores se concentraron en cómo la dieta afecta a la población mayor, sin duda que podemos aplicar los mismos principios a nuestra propia dieta.

La Mejor Dieta Para Bajar De Peso Según Estudios De Harvard

b054312f2308836e09ef01312649bdc0

 

Una dieta mediterránea contiene una serie de beneficios para la salud y recientemente se confirmó que además es la mejor para la pérdida de peso. En base a cinco estudios de la Escuela de Medicina de Harvard, se confirmó que esta dieta es la más eficaz para perder kilos en comparación con una dieta baja en grasas o una dieta baja en carbohidratos. Alta en frutas, verduras, cereales, aceite de oliva y legumbres; y baja en carne, productos lácteos y huevos, la dieta mediterránea también es beneficiosa para el corazón, la vista y la función cerebral.

El 90% de los participantes del ensayo que tenías sobrepeso que siguieron esta dieta por un año, perdieron alrededor de 5 kilos. Aunque el artículo no define una única dieta definitiva para la pérdida de peso, sí llega a la conclusión de que la dieta mediterránea sería la mejor opción debido a sus beneficios saludables para el corazón.

La Dieta Que Te Mantiene Joven

No necesitas una dieta milagrosa para bajar de peso, sino que puedes simplemente comer como lo hacían los griegos…

Existen ya muchos beneficios comprobados de alimentarse con una dieta mediterránea. Desde que ayuda a ralentizar el daño del ADN, y por lo tanto el envejecimiento, a que puede disminuir los problemas al corazón. Entonces, ¿qué estás esperando para adoptarla?

Sigue bajando para conocer seis componentes de la dieta mediterránea que deberías estar consumiendo siempre!

 

 

Nueces, legumbres y semillas

Nuts-Legumes-Seeds

Las nueces, legumbres y semillas te mantienen llena y tu corazón saludable, así que intenta incorporarlos en tus comidas regularmente.

 

 

Aceite de oliva

Olive-Oil

El aceite de oliva está lleno de componentes saludables, como grasas monosaturadas para tu corazón y antioxidantes anti enfermedades. Asegúrate de que tu aceite sea de alta calidad y ojalá extra virgen.

 

 

Granos enteros

Whole-Grains

Los granos enteros deberían ser comidos con cada comida, ya que contienen muchos nutrientes como fibra, proteínas, vitaminas y grasas saludables, que ayudan a bajar la presión y reducir la grasa abdominal.

 

 

Frutas y verduras

portada

Las frutas y verduras también son clave. Los productos frescos tienen un montón de nutrientes y sabor, así que aprovecha de consumirlos en abundancia.

 

 

Pescado

Fish

Una dieta mediterránea tiene más pescados que carnes. Preocúpate de comer una o dos veces a la semana para aprovechar sus propiedades, especialmente el omega-3.

 

 

Vino tinto

Red-Wine

A pesar de que todavía no se llega a un consenso de qué tan saludable es tomar vino a diario, las investigaciones están de acuerdo con que un vaso ocasional no hace mal, y puede incluso ayudar. Simplemente no abuses.

Hábitos Importantes Para Un Corazón Sano

lifestyle-habits-for-a-healthy-heart-geri-hirsch1-612x724

Sin nuestra salud, no tenemos nada, así que es esencial que sepamos cuidarnos.

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en hombres y mujeres. Y mientras hay muchísimos factores que no podemos controlar, hay muchos otros que si…

Sigue bajando para conocer ocho hábitos importantes para un corazón saludable:

 

 
1. No fumar.

2. Hacer ejercicio. La actividad física diaria ayuda a elevar los niveles de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (el colesterol “bueno”), fortalece tu corazón, ayuda a bajar la presión, controla el estrés, mejora tu humor y te ayuda a dormir bien.

3. Seguir una dieta mediterránea. Come principalmente alimentos a base a plantas, como frutas y verduras, granos enteros, legumbres y nueces. Si puedes evitar la carne, mejor.

4. Optar por fuentes de proteínas bajas en grasas. Las carnes magras, las aves, los pescados y los productos lácteos bajos en grasas, son algunas de las mejores fuentes de proteínas. Las legumbres son también buenas fuentes, y contienen menos grasas y nada de colesterol, lo que las hace un sustituto perfecto para la carne.

5. Comer alimentos ricos en omega-3. Se ha demostrado experimentalmente que el consumo en grandes cantidades de omega-3 aumenta considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre, ayudando a reducir la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. Encuéntralo en alimentos como el salmón y otros tipos de pescados, además de las nueces, almendras y semillas de linaza.

6. Eliminar las grasas trans. Las grasas trans afectan los niveles de colesterol aumentando el colesterol “malo” y bajando el “bueno”. Esta fatal combinación aumenta el riesgo de ataques al corazón. Encuentra las grasas trans en comidas fritas, y en muchos productos envasados como galletas y papas fritas, y no confíes en las etiquetas que dicen “libres de grasas trans”, ya que carecen de regulación adecuada.

7. Aumentar las fibras solubles. Existen dos tipos de fibras, soluble e insoluble. Ambas tienen beneficios para el corazón, pero la primera también ayuda a disminuir los niveles de lipoproteínas de baja densidad o LDL. Algunos alimentos que son una buena fuente de fibra, es la avena, las lentejas, los porotos y los vegetales.

8. Reducir el consumo de sodio. Comer demasiado sodio puede contribuir a una presión alta, que es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. La dosis ideal para un adulto no sobrepasa una cucharadita de sal al día, así que lo mejor es cambiar la por especias para darle sabor a la comida.