5 Pasos Para Limpiar Tu Closet Para El Otoño

El otoño ya está oficialmente aquí y si bien es imprescindible agregar nuevas piezas a nuestro repertorio, primero hay que limpiar y reorganizar el closet, hacer un inventario de las piezas clásicas de temporadas pasadas y guardar los básicos actuales veraniegos para el próximo año.

A continuación te dejamos cinco sencillos pasos a seguir para un guardarropa bien editado y listo para enfrentar lo días de frío que se avecinan.

 

1. Elimina tus piezas de verano.

Empieza limitando tus productos de clima cálido. Saca los ítems de verano y crea tres grupo: mantener, donar o vender, y botar. Si se trata de una pieza de transición que puedes usar para el otoño o es algo que usarás el próximo año, guárdala. Si se trata de una prenda de moda rápida que sientes que ya te cansó o no la has usado en los últimos tres meses, déjala en el grupo de donación o venta. Si está roto o en malas condiciones, bótalo.

 

2. Guarda las prendas que no son de transición.

De las cosas que dejaste en el grupo de mantener, separa las piezas que son sólo de verano y las de transición guárdalas. Por ejemplo, una blusa corta y sin hombros, los shorts de jeans, las sandalias y los sombreros de paja, funcionarán de nuevo cuando llegue la primavera.

 

3. Traer las prendas otoñales.

Trae a tu closet los ítems de otoño como chaquetas, blusas de manga larga, bufandas y botines. Necesitas reemplazar las siluetas livianas y vaporosas por otras más pulidas y agregar accesorios que puedas usar en capas para los días más fríos. Es importante hacer esto ahora para poder tenerlos presentes y empezar a incorporarlos a tus outfits a medida que haces la transición.

 

4. Organiza por prioridad.

Ahora es el momento de organizar por importancia y accesibilidad. Mantén los elementos básicos como camisetas blancas y sin mangas en la parte delantera para crear una base. Luego, agrega las piezas veraniegas de transición que igual puedes usar en otoño (las puedes ir guardando a medida que el clima se va poniendo más frío). Después deben seguir las prendas verdaderamente otoñales, en orden de tejidos ligeros a más pesados, empezando por los tejidos finos y terminando en chaquetas y abrigos.

 

5. Limpia el closet y los cajones.

Saca tu desinfectante y plumero para limpiar las superficies, espejos y cajones de tu closet. No sólo sentirás que todo está más ordenado, sino que también te ayudará a que la ropa y los accesorios se mantengan en mejores condiciones. No te olvides de doblar todo prolijamente para evitar arrugas y usa contenedores de almacenamiento si necesitas crear secciones diferentes.

6 Mandamientos Para Mejorar Tu Closet

Para las chicas fashion, no hay nada mejor que tener un closet perfectamente organizado y fácil de usar. Aunque para muchas esta tarea está constantemente en la lista de pendientes, hay una serie de trucos que hacen que esto sea mucho más fácil y los resultados sean asombrosos. Aquí te dejamos los 6 mandamientos para que tu guardarropa se convierta en que siempre has soñado!

 

 

Mandamiento #1: Darle a cada ítem un “hogar”.

6-commandments-for-a-better-closet-1698002-1458089611

Tener una idea clara de dónde vivirá cada ítem en tu closet te ayuda por dos razones: Primero, te permite encontrar fácilmente tus cosas, y en segundo lugar, si no lo encuentras entonces sabes que puede ser tiempo de hacer una limpieza.

 

 

 

Mandamiento #2: Programar una limpieza de closet periódica.

6-commandments-for-a-better-closet-1698001-1458089611

Estamos acostumbradas a hacernos un corte de pelo periódico o a pagar nuestros impuestos, entonces con tu closet no debería ser diferente. Adopta el hábito de tener una limpieza de closet regular – lo que puede significar semestral o anualmente – y así asegúrate de que no vas a perder espacio preciado con artículos que nunca vas a usar.

 

 

 

Mandamiento #3: Darte una retribución por deshacerte de ropa que ya no usas.

6-commandments-for-a-better-closet-1698003-1458089611

Si para ti el proceso de limpieza de closet es una lucha, entonces regálate una recompensa por el esfuerzo. Esto puede ser, por ejemplo, comprarte una pieza que has estado viendo hace tiempo y que reemplaza perfectamente otra que estás dando de baja.

 

 

 

Mandamiento #4: Haz un stock de los ítems básicos.

6-commandments-for-a-better-closet-1698005-1458089611

Por lo general, los closets que parecen desastrosos pueden salvarse con las piezas correctas. Haz un inventario de lo que tienes y luego haz la organización necesaria de los ítems que necesitas para convertirlo en el guardarropa soñado. Pueden ser cajas, ganchos o bolsas, pero te prometemos que estarás agradecida de la inversión.

 

 

 

Mandamiento #5: No desacredites los guardarropas improvisados.

6-commandments-for-a-better-closet-1698000-1458089611

Esto va especialmente dirigido a las personas que tienen espacios pequeños. No tener el espacio adecuado para tu guardarropa no significa que toda la esperanza está perdida. En su lugar, abraza la idea de un closet improvisado, que en realidad puede ser mucho más chic de lo que sugiere su nombre. Puedes poner una percha en un rincón de tu closet, o cualquier otra idea que se te ocurra.

 

 

 

Mandamiento #6: Desarrolla tu propio método de limpieza de closet.

6-commandments-for-a-better-closet-1698004-1458089611

¡Felicitaciones! Ya has organizado, limpiado y rediseñado tu closet para así convertirlo poco a poco en el guardarropa soñado. Para asegurarte de que permanezca tan lindo y cómodo como está ahora, es importante que encuentres el método de limpieza que más te acomode.

Los 30 Ítems Que Tienes Que Eliminar De Tu Closet

Ya nos acercamos a un nuevo año, y que mejor momento que éste (justo después de haber recibido los regalos de Navidad además) para deshacerte de esas prendas que innecesariamente ocupan espacio en tu closet. Estamos hablando de esa polera de trabajos de verano, esa chaqueta que ya está demasiado pasada de moda, esos zapatos que te destruyen los pies, etc… Seguramente, muchos de estos ítems tienen algún valor sentimental, pero si no están siendo usados, sólo están ocupando espacio valioso y escaso en tu closet.

Ya que la limpieza de otoño está muy lejos todavía, el año nuevo es la excusa perfecta para refrescar tu armario – no comprando cosas nuevas, si no que eliminando lo viejo y lo que ya no usas. Aquí te nombro 30 de esas piezas para eliminar, desde el vestido de fiesta que jurabas que usarías, a esa carterita inútil en la que no cabe nada, seguro tienes varios de esos ítems y te sentirás identificada!

 

21cd85e25d38f408d6f36bce2787b208

 

1. La cartera o bolsa que usas para el trabajo que deberías haber reemplazado hace 6 meses.
Tu cartera xl que usas todos los días no debería parecer como atropellada por un camión.

 

2. La camiseta blanca, que ya no es tan blanca.
Si tu polera blanca pasó a ser amarillenta, es hora de despedirte de ella… Ahora…

 

3. Los pantalones negros que se han desteñido notoriamente.
Siempre estamos buscando el par de pantalones negros perfectos, del tono más oscuro posible, así que porque seguir usando unos que ya se volvieron grises?

 

4. El sostén deportivo con los elásticos gastados.
Si ya está tan estirado, no está ofreciendo mucho soporte.

 

5. La chaqueta que lavaste a máquina que era sólo para lavar en seco.
Si estás destrozada por el abrigo que se arruinó después de pasar por la lavadora, lo entendemos. Pero si tu abrigo ya perdió sus cualidades que lo hacían lindo, es hora de dejarlo ir.

 

6. La colaboración de diseñador que tenías que tener.
Puede que hayas esperado horas para conseguir ese preciado ítem de la colección (Balmain x H&M, Alexander Wang x H&M, etc…) pero estas piezas se volvieron irrelevantes más rápido de lo que volaron de las repisas.

 

7. Los jeans tan rajados que ya no deberían ser considerados como pantalones.
Tus jeans deberían cubrir por lo menos un 20% de tus piernas.

 

8. Los aros tan pesados que dejan tus lóbulos adoloridos
Seamos honestas, no se ven ni se sienten bien.

 

9. El sweater tan usado que está completamente apelotillado.
Ha visto demasiados inviernos y ha sobrevivido ha demasiadas combinaciones por lo que ya muestra infinitas heridas de guerra (osea pelusas) que lo confirman.

 

cleaning-out-your-closet-1024x692

 

10. Los altísimos tacos para ir del taxi a la vereda.
Cuál es el punto de comprar zapatos carísimos si no puedes ni caminar con ellos.

 

11. Los pantalones poco favorecedores que usaste en tu primera entrevista de trabajo.
Los pantalones rayados corporativos no te ayudarán a conseguir el trabajo de tus sueños.

 

12. La colección de ropa de moda rápida que ya está a mal traer.
Si tienes más poleras de algodón que el mismo Forever 21, es hora de que edites tu selección (y podrías regalarle algunas a tu hermana chica).

 

13. El calcetín que perdió su pareja.
De verdad, dime que vas a hacer con uno solo??

 

14. Los skinny jeans a los que se les hacen bolsas en las rodillas.
Encontrar los skinny jeans perfectos ya es difícil, pero quedarte con unos que ya están gastados y vencidos no te está haciendo ningún favor.

 

15. Los zapatos con los que SIEMPRE te salen ampollas.
No importa cuantas veces trates de “ablandarlos”. Este es el mejor ejemplo de que hay muchas veces en las que no vale la pena el sufrimiento por la moda.

 

16. El trofeo de esa venta de muestras o de esa súper liquidación que no te queda bien.
No fue una compra tan buena si es que no puedes usarlo, no?

 

17. Los cintillos de tu fase “Blair Waldorf”.
Buenos ideas Upper East Side, los cintillos con cintas oversized son sólo para niñas pequeñas.

 

18. El ítem típico de la zona que compraste en vacaciones.
Te bajó el síndrome de Pomaire? Botas vaqueras en Texas, las orejas de Mickey Mouse en Disney, ponchos en la Patagonia… souvenires como éstos son un buen recuerdo de tu viaje, pero cuando los haz usado al volver a tu casa?

 

19. La polera de la barra del colegio, la polera que te daban cuando ibas a trabajos de verano, cuando ibas a misiones, etc…
Si ya llevas más de un año fuera de la universidad, es hora de que te decirle adiós a esas clásicas poleras con los logos de los trabajos de verano y empieces a usar ropa deportiva de verdad.

 

Tosstake-1024x577

 

20. El vestido brillante que compraste para Año Nuevo – Pero que todavía no has usado.
Esperabas rockear este vestido para la fiesta de año nuevo del… 2008. Si todavía no lo haz usado, es probable que no lo vayas a usar nunca! Dile adiós!

 

21. El mini vestido ajustado que quedó de tus días de fiestas y discotheques.
Si Kim Kardashian dejó de usarlos, tu también deberías.

 

22. Las prendas que en algún minuto estuvieron “muy a la moda” que nunca pudieron ser atemporales.
Recuerda, las modas pasan muy rápido.

 

23. Las zapatillas blancas que han pasado por demasiados obstáculos.
Porque las zapatillas manchadas de barro y otras cosas no se ven lindas.

 

24. La chaqueta de blue jean “vintage” que rescataste del colegio.
Cuál es la idea de usar una prenda que no te permite mover los brazos.

 

25. Las ballerinas con hoyos en las suelas.
Lo entendemos: tienen ese look súper usado y son cómodas, pero también están demasiado gastadas. Es hora de invertir en un par nuevo.

 

26. Esa camisa encogida que juras que todavía te cabe.
Podrá ser un clásico, pero si queda demasiado apretada en la cintura, o los ojales están demasiado tirantes, no vale la pena seguir guardándola.

 

27. El vestido de fiesta que compraste esperando tener la ocasión de usarlo.
Para esa oportunidad que esperabas que llegara… pero que por esas cosas de la vida nunca llegó.

 

28. Las zapatillas con terraplén.
Un básico del street style en el pasado (que debe quedarse ahí), estas zapatillas son el ejemplo perfecto de una prenda que estuvo muy de moda y que debe quedar en el olvido.

 

29. Esos shorts cortados que accidentalmente te quedaron muy cortos.
A menos que quieras sacarte una #belfie, estos son un no-no.

 

30. La cartera de mano para la noche en la que no cabe nada.
Literalmente inútil.

Qué Hacer Con Toda Tu Ropa Vieja

Si estás pensando hacer una limpieza de closet, hay varias cosas que puedes hacer con la ropa que das de baja. Si hay artículos de buen estado existen alternativas para poder ganar un poco de dinero por ellas y así tener un presupuesto extra para comprar nuevas prendas de reposición.

Sigue leyendo y conocer estos tips para deshacerte de la ropa vieja!

 

landscape-1444769229-clothes-wave

 

1. Véndela por internet.

La venta de ropa por internet es tan fácil como sacar una foto con tu celular. Existen aplicaciones o sitios de internet que hacen que vender ropa directamente de tu guardarropa sea tan simple como como aceptar el pago y hacer el envío.

 

2. Entrégala para que sea vendida.

Muchas veces se organizan ventas de ropa usada, en que hay que entregar piezas que estén en buen estado y luego las organizadoras se quedan con una comisión y tú te quedas con el resto. Si es ropa que vas a dar de baja, por qué no sacar un poco de dinero de ella?

 

3. Véndela en persona.

Si no te gusta la idea de mandar las cosas por correo o no estás de acuerdo con el precio de venta que te proponen los otros vendedores, puedes llevarla directamente a lugares de ropa usada y ver cuánto te dan por cada prenda. Ten cuidado de llevar cosas en buen estado.

También puedes organizar una venta de closet e invitar a tus amigos y conocidos.

 

4. Dónala.

Hay un montón de lugares para donar artículos. Puedes llevarlos a la iglesia, a un colegio de escasos recursos, un hogar de niños, etc.

Las Etapas Emocionales De Limpiar Tu Closet

Limpiar nuestro closet puede sonar como una tarea fácil, pero la verdad es que no lo es. No importa todo lo que anheles tener un guardarropa minimalista y compuesto sólo por tus piezas favoritas, la idea de deshacernos de las cosas extra puede resultar un desafío. Después de todo, es posible que estemos vinculadas a nuestra ropa por algunas cosas más allá de lo estético, como por ejemplo algún recuerdo, o quién la regaló, nuestra identidad, etc, es por esto que la limpieza del guardarropa puede hacernos pasar por algunos estados emocionales.

Como siempre es bueno tomarse las cosas com humor y reírnos de nosotras mismas, aquí les dejamos las bruscas etapas emocionales que podemos experimentar al tratar de organizar nuestro closet! Sigue hacia abajo y cuéntanos si te sentiste identificada!

 

 

Estado emocional #1: Hiper entusiasmo.

1

 

 

 

Estado emocional #2: Crueldad.

2-ok

 

 

Estado emocional #3: Nostalgia.

2

 

 

Estado emocional #4: Exagerar contigo misma.

4

 

 

 

Estado emocional #5: Fantasear.

5

 

 

 

Estado emocional #6: Resignación.

6

 

 

Estado emocional #7: Exitación irracional.

7

Organiza Tu Abrumador Closet En 7 Días

Constantemente hablamos de lo importante que es tener un closet ordenado y lo esencial que es para tu ropa y estilo. El caos sólo lleva a ropas arrugadas y a la desaparición de prendas. Por eso, te queremos invitar a un desafío de siete días de orden, donde cada día deberás enfocarte en una sección diferente de tu armario.

¿Te sumas? Sigue bajando para comenzar!

 

 

Día 1: Abrigos y chaquetas

main.original.585x0-6

Reúne todos los abrigos y chaquetas que no has usado en el último año, y analiza uno a uno si merecen quedarse.

Desafío: Elimina por lo menos tres.

 

 

Día 2: Jeans

main.original.585x0-5

Como es importante tener opciones de jeans, organízalos por estilo: pitillos, cortos, boyfriend, desgastados y pata ancha. Desde ahí, pruébate cada par y haz una torre con tus menos favoritos.

Desafío: Deja ir dos o tres pares.

 

 

Día 3: Zapatos

main.original.585x0-4

Mira bien tu colección de zapatos y saca los que ya estén demasiados desgastados (y ya no se puedan reparar), los incómodos y los que pasaron de moda.

Desafío: Deshazte de por lo menos tres pares.

 

 

Día 4: Poleras

main.original.585x0-3

No hay ninguna razón para que tengas montones de poleras viejas que ya no usas.

Desafío: Guarda tus diez favoritas y deshazte del resto.

 

 

Día 5: Ropa para salir

main.original.585x0-2

Estamos hablando de tu selección de vestidos, faldas y tops reservados para salir de noche. Si puedes pensar en más de tres veces en las que podrías usar cada prenda, quédate con ella. Si no, considera botarla.

Desafío: Dile adiós a cinco piezas.

 

 

Día 6: Joyas

main.original.585x0-1

Revisa tu joyero y saca las piezas que ya no uses.

Desafío: Elimina entre tres y cuatro cosas.

 

 

Día 7: Carteras

main.original.585x0

Categoriza todas tus carteras por estilo y piensa en cuáles usas más. Quédate con las que tengan formas y colores que te gustan y edita las restantes.

Desafío: Retira por lo menos dos.
Al final de la semana reúne todas las cosas de cada desafío y véndelas o dónalas!

¿Planeas participar? Cuéntanos en los comentarios de más abajo.

Los Mejores Tips De Los Profesionales Para Ordenar Todas Tus Cosas

Digamos las cosas como son: tener las cosas organizadas no es fácil. Quita tiempo y puede ser un poco estresante. Pero no tiene por qué ser así!

Hoy te dejo los consejos de una profesional de la organización, Laura Cattano, quien nos da sus mejores tips y separa los mitos de la realidad.

Toma nota y disfruta organizando tu casa y tu vida!

 

 

1. Mito: Quieres organizarte? Empieza por comprar cajas y contenedores.

deliciously_organized__organizing__linen_closet_+_diy_round_labels_organize_linen_closet_

Realidad: “Comprar contenedores sin un verdadero propósito significa que estás siendo reactiva y no proactiva. Primero edita y revisa tus pertenencias y ve si puedes reutilizar contenedores que ya tengas y usarlos de una nueva forma, y luego arma una lista de lo que puedas necesitar.”

 

 

2. Mito: Si no lo has usado en seis meses, desaste de él.

MG_2486

Realidad: “No es hace cuanto tiempo no has usado algo, es por qué no lo has usado – así que pruébatelo! Tal vez sólo necesita algunos ajustes, o necesitas combinarlo mejor. Tal vez lo usaste tanto el año pasado que te aburriste de esa prenda. En ese caso, guárdalo para la próxima temporada.”

 

 

3. Mito: Deberías destinar 15 minutos al día para organizar.

maxresdefault

Realidad: “Si de verdad quieres poner en orden tu vida y tu espacio, 15 minutos al día no lo lograrán. Organizar no se trata de ordenar las cosas solamente, se trata de tomar decisiones. Se trata de editar, clasificar, y buscar soluciones – esto toma tiempo. La mayoría de los organizadores profesionales se toman como mínimo tres a cuatro horas por sesión por una razón! Necesitas dedicarle tiempo a organizarte. Una vez que hayas encontrado un lugar para cada cosa, puedes pasar 15 minutos al día manteniendo el orden y asegurándote de que todo esté de vuelta en su lugar.

 

 

4. Mito: Adopta la política de uno entra, uno sale; cuando compras algo, te deshaces de otra cosa.

6001170262_2a8d077afb_b-web

Realidad: “Aunque me gusta esta teoría, deshacerte de algo sólo porque hay que hacerlo aumenta las posibilidades de que tomes una decisión de la que puedas arrepentirte. Esto puede hacer que te aferres más todavía a tus cosas. En vez, revisa pequeñas áreas de tu casa regularmente. Hiciste una gran compra de maquillaje y productos de belleza? Tómate un poco de tiempo para revisar el baño y ver que puedes eliminar. Media temporada sin nada que usar? Registra tu closet para descubrir cosas nuevas y desaste de lo viejo o lo que no te gusta. Eventualmente, esto se volverá una rutina”.

 

 

5. Mito: Saca todo fuera del closet (o cómoda) y luego revísalo todo.

How-Organize-Your-Closet-Fall-Winter

Realidad: “La mayoría de las personas ya se pone nerviosa en tener que enfrentarse al temido closet, más aún el tener que organizar todo. Sacar todo afuera y verlo de una vez puede ser un poco abrumador. Empieza por sacar cosas que sabes que quieres eliminar (donar, regalar, o vender), y revalúa lo que queda. Si es un closet de ropa, empieza por sacar los ganchos vacíos para tener más espacio para moverte. Una vez que ya tengas en bolsas las cosas que quieres eliminar, clasifica lo que queda en categorías y revísalo con una mirada más fresca.”

 

La Teoría Que Cambiará Tu Vida Sobre El Clásico “No Tengo Nada Que Ponerme”

Últimamente hemos leído en varios lugares sobre temas como limpiar el desorden en tu vida, o sobre el impacto de la moda en la gente y el planeta. Es por esto que nos encantó la blogger radicada en Berlin, Anuschka Rees y su sitio Into Mind. Su reducido al mínimo, directo y casi matemático estilo nos ha inspirado por completo. Esta blogger hizo un diagrama de diagnóstico de vestuario con la intención de ayudar a sus lectoras a identificar la razón por la que sienten que no tienen nada que ponerse. Qué idea más genial o no??

 

closet6

 

Aquí les dejamos 6 problemas o situaciones comunes que Rees identificó a nuestros dilemas de guardarropa y cómo solucionarlos!! De verdad, no te los pierdas!!

Si quieres leer la versión completa, visita su sitio aquí.

 

 

 

1. Problema: No tienes idea de lo que hay en tu closet

Solución: “Ten una mejor idea de lo que en realidad tienes al darle una completa desintoxicación a tu guardarropa.” Rees recomienda revisar cada ítem de tu closet y deshacerte (guardar, vender, donar, etc) de cualquier cosa que no vayas a usar en un futuro próximo.

 

 

2. Problema: Tu guardarropa ya no coincide con tu estilo

Solución: “Redefine tu concepto de estilo, introduce nuevos elementos y deshazte de cualquier cosa en tu armario que ensucie tu nueva visión de estilo.” Si no puedes encontrar el tiempo para una revisión tan profunda, Rees recomienda fijar 30 minutos al día para enfocarte en diferentes elementos de tu closet.

 

 

3. Problema: Ni siquiera sabes cuál es tu estilo.

Solución: “Tienes que descubrir y construir tu propio estilo desde cero. Un moodboard es siempre un buen comienzo.” Rees también aconseja tomarse un tiempo para desarrollar una paleta de colores personal.

 

main.original

 

4. Problema: Tu guardarropa no coincide con tu vida.

Solución: “Identifica que actividades están insuficientemente representadas en tu closet y enfócate en gastar en esas áreas.” Rees da el ejemplo de la mujer que tiene 30 bikinis y sólo pasa 7 días al año cerca del agua… Te suena???

5. Problema: Tu estrategia de shopping es demasiado reactiva.

Solución: “Identifica tus metas clave de estilo, crea un plan y fija un presupuesto realista. Deja un poco de espacio para compras espontáneas para que igual puedas disfrutar de un gustito ocasional.” Rees solo te pide que pienses en al menos 3 formas de usar algo antes de comprarlo.

6. Problema: A tu guardarropa le falta estructura.

Solución: “Añade flexibilidad a tu guardarropa al construir sobre una sólida fundación de básicos.” Para saber que básicos necesitas y amarás, Rees recomienda enfocarte en tus combinaciones de proporciones favoritas.