La Cantidad Exacta De Agua Que Necesitas Cuando Ejercitas

tomar-agua

Tomar agua después de entrenar es esencial, ¿pero sabías que también lo es antes y durante la sesión deportiva?

Partir tu entrenamiento bien hidratada te ayudará a mantenerte fuerte y alerta, y evitar sensaciones de mareo, fatiga, dolores de cabeza y calambres. Sigue bajando para una guía básica de cuanta agua necesitas para un desempeño óptimo, y preocúpate de aplicarla cada vez que entrenes!

 

 
Antes: Toma entre 500 y 600cc de agua dos horas previas a tu entrenamiento y luego otros 200cc un cuarto de hora antes.

Durante: Toma agua cada quince minutos, especialmente si estás sudando demasiado o estás entrenando en temperaturas extremas. Si planeas hacer deporte por más de una hora, o bajo calor intenso, toma agua de coco o algún agua deportiva para reabastecerte de electrolitos.

Después: Una buena manera de monitorear si estás tomando suficiente líquido, es fijarte si tu orina es oscura o clara. Si la primera es el caso, entonces estás deshidratada y debes preocuparte de tomar más agua.

Ojo que tomar demasiada agua también tiene sus complicaciones. Haz click aquí para leer más sobre la sobrehidratación y cómo evitarla.

Esto Es Lo Que Pasa Cuando Tomas Demasiada Agua

Agua

Estamos constantemente remarcando lo importante que es tomar abundante agua, sin embargo, el equilibrio es importante ya que el exceso de hidratación también puede ser peligroso…

Esto es lo que tienes que saber si te has excedido en su consumo!

 

 

Síntomas leves de sobrehidratación

-Nauseas y vómitos
-Dolor de cabeza
-Cambios en tu estado mental
-Hinchazón
 

Síntomas severos de sobrehidratación

-Debilidad muscular, espasmos o calambres
-Ataques
-Falta de consciencia
-Coma
-Muerte
 

¿Cómo se puede prevenir la sobrehidratación?

1. Pésate: Los atletas de resistencia se pesan antes y después de una carrera, para determinar con precisión cuánta agua perdieron y necesitan recuperar.

2. Conoce tus límites: Un litro por hora es el máximo!

3. Toma agua de manera pausada: Durante un día normal, el consumo de agua debe ser lento y gradual. Nunca de una.

4. Mantente en sincronía con tu cuerpo: Ten ojo con cuántas veces vas al baño y su color. Debería ser abundante y claro.

5. Habla con tu doctor: Si experimentas exceso de sed o ganas intensas de tomar agua, habla con tu doctor antes de tomar medidas, ya que puede que sea síntoma de algo más grave.