8 Errores Que Estás Cometiendo Cuando Afeitas Tus Piernas

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Muchas mujeres nos afeitamos las piernas. Puede que ésta sea nuestra forma por defecto para eliminar los vellos en las piernas, o que ante un apuro o imprevisto uses esta técnica rápida e indolora. Pero ojo… es importante hacerlo bien y no caer en estos 8 errores que más de alguna vez todas hemos cometido! Nuestras piernas lo van a agradecer!!

landscape_nrm_1425412011-tumblr_msvsq6anak1qbqma2o1_1280

 

1. Afeitas tus piernas apenas te metes a la ducha.

Es entendible, no quieres demorar ni hacer más lenta tu rutina matutina, pero los expertos recomiendan que es mejor afeitar las piernas después de estar un rato en la ducha o tina (15 minutos aprox.). ¿La razón? Esto hace que los pelitos se suavicen y se abran los folículos. Más rato que eso tampoco es recomendable ya que la piel se arruga y se hincha lo que hace más difícil lograr un afeitado al ras.

 

 

2. Hacerlo a primera hora en la mañana.

Afeitarte en la noche te dejará las piernas más suaves. Al dormir, tus piernas se hinchas levemente, lo que puede hacer que los pelitos vuelvan a sus folículos y se refugien ahí.

 

 

3.  No usar nada que haga espuma (o peor, usas una barra de jabón).

No importa cuán apurada estés, evita la tentación de caer en el “afeitado en seco”. Haz espuma en tus piernas con una crema de afeitado humectante para asegurarte de que la navaja se deslice suavemente por tu piel, y así evitarás cortes y raspones. Si estás en un apuro, tu acondicionador puede hacer igual de bien el trabajo. Pero, por favor, evita el jabón en barra ya que éste no crea la lubricación suficiente para pasar la navaja con facilidad, lo que puede llevar a pequeños cortes y bultos.

 

 

4. Usar una afeitadora de una sola hoja.

No hay problema con esto si lo haces muy ocasionalmente, como por ejemplo, si estás en un hotel. Pero, para todos los días, es mejor invertir en una afeitadora o navaja con 4-5 cuchillas. Éstas dan resultados más suaves y permiten que navegues sin problemas por zonas complicadas como rodillas y tobillos.

 

 

5. No cambiar tu afeitadora muy seguido.

Puede que te hayas comprado una navaja más buena, pero ésta no te va a servir demasiado si no cambias las cuchillas una vez que empiezan a perder el filo (esto suele pasar después de 10 afeitadas). Las cuchillas viejas no sólo son poco efectivas, pero es más probable que causen irritación y atrapen bacteria, lo que potencialmente puede producir infecciones.

 

 

6. Afeitarte las piernas hacia arriba antes que afeitarlas hacia abajo.

En tu primera pasada, sólo afeita en dirección del crecimiento del vello (hacia abajo), y si tienes la piel muy sensible, no te afeites hacia arriba en ningún caso. Mientras que afeitarte en contra del crecimiento de los pelos puede darte un afeitado más al ras, esto también aumenta las posibilidades de irritaciones, cortes y raspones. Una vez que tus vellos ya están bien cortos, y la piel está más tibia y lubricada, ir en contra del crecimiento del vello es mucho más seguro.

 

 

7. No prevenir o tratar las irritaciones que puede causar el afeitado.

Afeitarse muy al ras puede causar pelos encarnados, y un raspón o quemadura no tratado puede dejar cicatrices por largo tiempo. Para ayudar a prevenir esos molestos bultitos rojos en primer lugar, usa un exfoliante corporal máximo dos veces por semana para ayudar a botar las células muertas y soltar los pelitos atrapados. Para tratar los bultos, coloca una compresa caliente en el área afectada–el calor relajará el vello. Después de ducharte, aplica loción para suavizar la piel, dejando tu piel menos susceptible a las posibles infecciones.

 

 

8. Afeitarse con navajas de hombre.

Muchas mujeres creen que usar la navaja o afeitadora de un hombre es más efectivo, pero eso no es tan cierto… En un testeo, la Gillette Mach3 de 3 hojas terminó en último lugar, mientras que la Gillette Mach3 Turbo de 3 hojas re-cambiables se desempeñó igual que las mejores afeitadoras de mujeres.

Síguenos en facebook