9 Hábitos Nocturnos Que Están Dañando Tu Piel

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Incluso si tu rutina por la tarde luego de un día laboral o de estudios es de lo más sana (ejercicio, comidas saludables, etc), todavía existen algunos hábitos sorprendentes que podrían causar estragos en uno de tus activos más preciados: la piel. No queremos desanimarte sin darte una solución, es por esto que te detallamos a continuación una lista con los 9 hábitos nocturnos que están dañando tu piel,  junto con la forma de poder resolverlos. Sigue leyendo y descúbrelos!

 

shutterstock_41563432

Hábito #1: Tu rutina de limpieza

Si pasas una toalla desmaquillante limpia por tu rostro después de terminar con tu limpieza, te sorprenderás de la cantidad de maquillaje que aún queda. La mayoría de las veces, nuestro limpiador tradicional no elimina del todo el maquillaje o la suciedad que se acumula a lo largo del día. En lugar de usar simplemente tu desmaquillante, trata una doble limpieza con un limpiador a base de aceite, o un bálsamo limpiador de maquillaje de disolución en primer lugar. Los aceites de estas dos fórmulas disolverán suavemente el rímel, base, suciedad y grasa de la piel.

 

Hábito #2: Estás usando los productos equivocados

Las células de la piel se regeneran y se curan durante la noche, por lo que es muy importante que usemos los productos adecuados que ayuden en este proceso. Añadir productos a tu rutina nocturna que contengan componentes que exfolian (ácido glicólico, ácido láctico, AHA / BHA), nutren (ácido hialurónico, vitamina E, jojoba y otros aceites naturales) y reparan (retinol, antioxidantes) es la clave. Te despertarás con una piel más nutrida y brillante.

 

Hábito #3: La forma en que duermes

Tu funda de almohada es de algodón? Es hora de cambiarla por una de seda o raso. Esto no sólo ayudará a tu cabello (disminuye la fricción) si no que también a los pliegues y arrugas de tu rostro. Además, si duermes hacia abajo, te sugerimos que cambies la postura y empieces a hacerlo de espalda con la cara hacia arriba, ya que evitará el síndrome de despertar con un rostro destruido.

 

Hábito #4: Subir la calefacción

Nada mejor que un ambiente cálido y acogedor para dormir, esto hasta que se consideran los daños que puede tener para nuestra piel. Las altas temperaturas pueden secar la piel y dejarla opaca, por esto apaga la calefacción durante la noche y opta por usar una frazada extra o un guatero. Y no olvides el humidificador!

 

Hábito #5: Hablar por celular justo antes de acostarte

Puede ser muy entretenido tener una larga conversación por tu celular antes de quedarte dormida, pero seguro no estás considerando la cantidad de bacterias que estás transmitiendo desde tu teléfono a tu rostro recién limpio. Opta por usar el alta voz (o FaceTime!), pero de todas formas trata de usarlo al mínimo antes de acortarte. Por qué? El exceso de luz artificial antes de acostarse interfiere con la producción de melatonina, la hormona que induce el sueño.

 

Hábito #6: Las tendencias noctámbulas

A todas nos ha pasado que partimos viendo una serie o leyendo un libro y es imposible parar. Pueden ser las tres de la mañana y aún así la tentación es demasiado grande a apretar el botón de “siguiente episodio”. La próxima vez que estés en esa situación recuerda esto: Dormir lo suficiente es vital para la salud de tu piel. Debes dormir al menos 7 a 8 horas por noche para permitir que tu piel tenga el tiempo suficiente para recuperarse, sanar y rejuvenecer.

 

Hábito #7: Beber alcohol antes de ir a dormir

Algunos piensan que un cóctel o copita de vino es la solución para dormir mejor. La realidad es otra. Un estudio publicado por la revista “Alcoholism: Clinical & Experimental Research”, mostró que los estudiantes que bebieron alcohol antes de acostarse tenían ondas de sueño más lentas, pero un aumento en el poder alta frontal, lo que se cree que es un trastorno del sueño. Los trastornos en el sueño son un mal amigo de la piel (como lo mencionamos más arriba). No estamos diciendo que no puedas tomar trago, sólo que lo reduzcas al mínimo.

 

Hábito #8: No tomarte el pelo hacia atrás

Es recomendable tomar tu pelo hacia atrás con un pañuelo de seda durante la noche para mantenerlo lejos del rostro. Por qué? Los ingredientes de los productos para el cabello, así como sus aceites naturales, se pueden transferir al rostro y tapar los poros, lo que produce brotes de acné.

 

Hábito #9: Una larga y relajante ducha caliente

Una ducha caliente y llena de vapor puede ser la rutina favorita de muchas para terminar el día y no las culpamos, qué mejor? Pero aquí hay una mala noticia: Puede secar la piel de manera importante. Las temperaturas calientes o frías extremas pueden desbalancear la piel y deshidratarla. Cuál es la cura? Limitar tu ducha a 5 minutos o menos y no hacerla tan caliemnte. Luego preocúpate de usar tu crema hidratante de noche antes de ir a dormir.

Síguenos en facebook