Donde Deberías Estar Aplicando Tu Perfume Realmente

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Si tienes un perfume que te caracteriza o eres de las que prefiere probar nuevos olores todo el tiempo, lo cierto es que todas quieren lograr lo mismo: Que la fragancia dure todo el día! Muchas veces con el fin de lograr este objetivo cometemos el error de usar más de cuenta o desperdiciar perfume al poner una doble dosis en nuestras muñecas o clavículas pero sin obtener ningún resultado.

Probablemente no lo estás haciendo tan mal, pero hay algunas zonas de tu cuerpo que estás desaprovechando! Existen “puntos calientes” o “puntos de pulso”, también conocidos como las zonas que tienden a calentarse, lo que ayuda a difuminar de mejor forma el aroma.

Para asegurarte de emanar ese olor encantador durante todo el día y no caer en excesos innecesarios, aquí te contamos cuáles son las zonas del cuerpo en que realmente deberías estar aplicando tu perfume!

 

 

1436479636-upload

 

1. Pelo.

Aunque no lo creas, algunas personas aseguran que el pelo es un mejor lugar para llevar una fragancia que la piel, pero hay que tener cuidado con su aplicación. En lugar de aplicarlo directamente sobre el cabello (el alcohol lo seca), rocíalo sobre tu cepillo, lo que hará que se esparza de manera uniforme por todos tus filamentos.

 

2. Detrás de las orejas.

Al igual que las muñecas, las áreas detrás de las orejas son consideradas “puntos de pulso”, donde las venas están más cerca de la piel lo que genera más calor y amplifica el olor. Aplicar el perfume en estos puntos te dará resultados más inmediatos, a diferencia de otros puntos más bajos en que el olor irá floreciendo a través del día. Además, si estás usando joyas, esta es una buena alternativa al cuello porque el perfume puede decolorar tus collares.

 

3. Parte baja de la espalda.

Puede sonar un poco raro, pero esta es una zona perfecta para darle larga duración a tu perfume pero sin tener un olor demasiado dominante para los que te rodean. Gira tu cuello y aplica perfume en la parte baja de tu espalda, entre tu piel y la ropa. Si tu perfume es ligero, hazlo dos veces. Tus movimientos naturales a través del aire difundirán el aroma de forma sutil y además no te cansarás de sentirlo durante todo el día, sino que pasará a ser parte de ti.

 

4. Dentro de los codos.

Este es otro punto de pulso y es una alternativa un poco más escondida que tus muñecas. Ten en cuenta: para maximizar la difusión de tu fragancia asegúrate de hidratar tus brazos (o cualquier otra parte de tu cuerpo) antes de rociar el perfume.

 

5. Detrás de las rodillas.

Seguro recuerdas la regla que dice que el calor sube. Entonces tiene sentido aplicar perfume en alguna parte baja del cuerpo y que se evaporará durante el día. Un buen punto es la parte interna de tus rodillas, que además es una zona de pulso lo que la hace el área más lógica para aplicar tu fragancia.

 

6. Ombligo.

Este es un pequeño truco que tomamos de Liv Tyler, que lo heredó de su padre Steven Tyler. “Me pongo unas gotitas de perfume en mis dedos y las aplico debajo de mis brazos y en mi ombligo”, dijo al medio “Into the Gloss”.

Síguenos en facebook