Los Errores Con Tu Corrector Que Están Haciendo Que Tus Ojeras Se Vean Peor

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

A veces, incluso el descanso de una noche completa no puede curar esas ojeras, y es por eso que tenemos una poción mágica llamada corrector. Pero, a menos que lo estés haciendo bien, puede terminar haciendo que esa zona delicada bajo los ojos se vea peor.

Pero antes de perder las esperanzas, déjanos ayudarte. A continuación te detallamos todos los principales errores de corrector que puedes estar cometiendo, además de cómo corregirlos y dejar tu rostro más fresco sin importar cuántas horas dormiste la noche anterior.

 

 

1. No estás tratando el problema.

El maquillaje es genial, nos ayuda a esconder muchas cosas, pero es importante también que tratemos el problema. Por ejemplo, si incorporas una crema iluminadora para los ojos en tu rutina de cuidado de la piel, entonces el corrector no tendrá que trabajar tan duro.

 

2. Estás usando el tono incorrecto.

El corrector debe ser del mismo color que tu base; porque estás tratando de ocultar las ojeras, no de resaltarlas.

 

3. Estás haciendo que las líneas finas se vean peor.

Si tu corrector es demasiado grueso, puede verse muy falso y hacer las líneas y círculos más obvios. Para aligerar la fórmula, mezcla el corrector en crema con una crema hidratante liviana y aplícalo directamente en las áreas problemáticas.

 

4. No estás corrigiendo con color.

Para aquellas con ojeras prominentes, un corrector regular no puede hacer el truco. Antes de aplicar la base y el corrector, neutraliza la decoloración con un producto de corrección de color. En la guía a continuación podrás elegir la correcta para ti.

Verde: Neutraliza las ojeras que tienen un tinte rojo.

Amarillo: Aclara al instante la pigmentación oscura debajo de los ojos.

Rosa: Tonifica los círculos azules o de color púrpura.

Púrpura: Compensa los tonos amarillos.

 

5. No lo estás aplicando con tu dedo.

La mejor herramienta para aplicar el corrector de ojos es tu dedo anular. La calidez de tus manos emulsionará el producto y lo ayudará a mezclarse.

 

6. No lo estás fijando de la manera correcta.

Ajusta tu corrector (especialmente debajo de los ojos) con un polvo suelto; de lo contrario, se borrará fácilmente y permitirá que las ojeras se asomen. Esto también evita que se quede en los pliegues.

 

7. No estás re-hidratando.

Nos encanta el maquillaje, pero tiene una forma de deshidratación que deja la piel con un aspecto desinflado, opaco y magnifica las líneas finas. Mantén un agua hidratante en spray en tu escritorio o en tu cartera para refrescarte y re-hidratarte.

Síguenos en facebook