9 Formas Estilosas De Adaptar Tu Living A Prueba De Niños

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

No nos damos cuenta cuando nuestros hijos empiezan a crecer y quieren investigar todo el mundo que los rodea, en especial, su casa! Los adornos y muebles que siempre has tenido empiezan a ser un peligro, y los tapices y pareces tienen que estar reforzados para un desgaste extra.

Si estás en esta etapa de la vida en que tienes que empezar a hacer cambios importantes en tu casa para que quede a prueba de niños, aquí tenemos 9 ideas que te van a encantar para no sacrificar el estilo de tu living!

 

 

1. Cuelga todas las lámparas.

¿Tienes lámparas en las meses laterales o lámparas de pie? No son la mejor opción cuando tienes niños corriendo. Cuando se trata de electricidad, trata de elevar todas las fuentes de luz – básicamente elige modelos que puedas colgar en las paredes o desde el techo. Y si tienes que enchufarlas,  no te olvides de cubrir los cables.

 

 

2. Elige patrones.

Los patrones son increíblemente indulgentes cuando se trata de manchas, así que trata de elegir estampados para tus tapices, cojines, cortinas y sobre todo alfombras!

 

 

3. Usa telas resistentes.

Cuando tengas que elegir una tela para tu sillón, preocúpate de optar por una de buena calidad y que sea resistente a las manchas y líquidos. Otra buena opción es el cuero, porque es fácil de limpiar y es ultra resistente.

 

 

4. Suaviza tu mesa de centro.

Una de las piezas céntricas y con más tráfico en el hogar son las meses de centro, las que al tener bordes rectos se transforman en un gran peligro para los niños. Cubrir las puntas con espuma no es la solución, en su lugar elige un modelo redondo, ya que la clave está en evitar las puntas.

 

 

5. Evita las sillas forradas en tela.

Las sillas forradas en tela pueden ser muy lindas y acogedoras, pero son un imán para las manchas, rasguños, polvo, etc. Con niños dando vueltas por todos lados, es mejor que elijas sillas de materiales fácilmente lavables y sobre todo que tengan las patas expuestas para así facilitar la limpieza.

 

 

6. Elige un color inteligente para tus paredes.

Es un hecho que a los niños les encanta destruir las paredes y es por eso que una pintura lavable es tu mejor amiga. Elige además acabados con semi-brillo o satin, que se pueden limpiar con una esponja y agua, mientras que los acabados mate tienden a acumular suciedad. Optar por un color que no sea el clásico blanco también le va a dar estilo al espacio y va a ser más indulgente con las manchas o suciedad.

 

 

7. Usa cintas.

Algo que realmente necesitas para arreglos simples es un carrete de cinta resistente (y visualmente sutil). Puedes usarla en la repisa de libros para que tus hijos no los saquen, para amarrar la manilla de los cajones y así no los abran o también para bloquear las llaves de las puertas. Te sorprenderás de todos los usos que puedes darle!

 

 

8. Elige maderas naturales.

El vidrio, el metal y las maderas de alto brillo son superficies en que todo queda marcado. Para un mantenimiento más fácil, opta por muebles de madera con acabados naturales.

 

 

9. Aplica la regla de los 60 cms.

Cualquier cosa que los niños puedan alcanzar está oficialmente en la “zona de peligro”. Esto significa que las superficies bajas no son lugar para objetos decorativos y frágiles. Mueve esos objetos a un lugar seguro de al menos 60 cm por encima de la cabeza de tu guagua.

 

¿Tienes más ideas que nos puedan servir? ¡Compártelas en tus comentarios!

Síguenos en facebook