10 Malos Hábitos Que Como Padres Debemos Dejar Atrás

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Desde el minuto que nos convertimos en padres, debemos trabajar en nuestras acciones.

Cuando escuchas las palabras “malos hábitos”, tus pensamientos pueden volcarse a tomar en exceso, fumar y cosas por el estilo. Pero una vez que los niños entran en escena, cada movimiento que haces influye en sus acciones, incluidos esos vicios previamente inocentes. Una mala palabra descuidada aquí y allá no es gran cosa para un adulto promedio, pero nadie quiere asumir la responsabilidad del niño que grita obscenidades en el patio de juegos, ¿verdad? Poe esto, hemos reunido una serie de hábitos no tan buenos que las mamás y los papás deberían intentar eliminar una vez que lleguen los hijos.

 

1. La adicción a la tecnología.

Cada familia tiene su propia filosofía cuando se trata de niños y tecnología, pero todos podemos estar de acuerdo en que estar amarradas a un dispositivo 24/7 no es un enfoque saludable. Con eso en mente, analiza tus propios hábitos tecnológicos. Si revisas tu iPhone cada dos minutos, será difícil decirles a tus hijos que no se les permite hacer lo mismo.

 

 

2. Auto desprecio.

Ya sea que seas madre de niñas o niños, la clave para que tus hijos tengan una autoestima saludable es liderar con el ejemplo. No hables mal de tu cuerpo, peso, arrugas o cualquier otra cosa sobre ti frente a ellos.

Si estás tratando de perder peso a través de la dieta y/o el ejercicio, haz hincapié en los alimentos saludables que consumes y qué tan fuerte y enérgica te sientes, en lugar de los números en la pesa.

 

 

3. Llamar a esto una comida.

Sabemos que las madres somos unas maestras del multitasking, pero no dejes que tus hijos te vean devorando una dona o saltándote comidas. Haz un esfuerzo por dar el ejemplo y fomentar los hábitos saludables a la hora de comer.

 

 

4. Hablar mal de los demás.

Como todas sabemos, las “copuchas” no desaparecen después del colegio. Si bien no puedes controlar la sesión de chismes que está sucediendo sobre otra madre mientras ves el partido de futbol de tu hijo, puedes optar por no participar.

Permitir que tus hijos te vean hablar de manera negativa sobre otro padre, hijo, profesora o cualquier persona, realmente, inevitablemente los llevará a pensar que está bien hacer lo mismo.

 

 

5. Exceso de velocidad.

Poner el pedal en el metal y empujar los límites de tu velocímetro nunca es una idea inteligente, pero lo último que quieres hacer es poner a tus hijos en peligro. E incluso si llegas a tu casa de forma segura, arriesgarse a un encuentro con la policía tampoco es el mejor ejemplo.

 

 

6. Las malas palabras.

Es posible que decir una o dos palabrotas mientras hablas con una amiga no parezca un gran problema antes de que tu hijo esté hablando, pero no hay nadie tan impresionable como un niño pequeño. Están absorbiendo todo lo que dices, e incluso si no lo repiten de inmediato, ¡nunca sabes cuál será la próxima palabra de esas boquitas!

 

 

7. Quedarte en la cama.

Si estás en la minoría rara (¡y afortunada!) de padres cuyos hijos duermen hasta tarde, es importante dar un buen ejemplo sobre cómo comenzar tu día. Ser el último en llegar al colegio todos los días no establece una buena base para su nivel de motivación en el futuro.

 

 

8. Dejar la televisión prendida todo el día.

A veces sin darnos cuenta la televisión permanece prendida durante todo el día, incluso si nadie la está viendo ¡Terrible! Si bien todos tenemos nuestros programas favoritos, no hay necesidad del ruido de fondo constante, para nadie.

 

 

9. Ponerse mucho al sol.

No hay nada más familiar que un viaje a la playa, pero si tomar sol es uno de tus placeres culpables, es hora de cubrirte. El juego al aire libre (con abundante protector solar y protección contra los rayos UV) es genial: ¿ver a la mamá enjabonarse en aceite y quemarse hasta quedar calcinada? No tanto.

 

 

10. Pequeñas mentiras blancas.

No es fácil para los niños distinguir la diferencia entre una “pequeña mentira piadosa” y la deshonestidad, así que simplifica las cosas simplemente diciendo la verdad, siempre.

Síguenos en facebook