5 Cosas Fáciles Que Puedes Hacer Para Que Tu Fin De Semana Dure Más

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

¿Te ha pasado que llega el lunes y te preguntas qué fue de tu fin de semana?

Hay un secreto para hacer que tus fines de semana se sientas mucho más largos, ¡en serio! Sólo necesitas un plan y hacerte cargo estratégicamente de las horas disponibles.

Contrario a la creencia popular, hacer nada no es realmente bueno para ti. No te ayuda a descansar ni enfrentar de mejor manera la semana, sólo hace que los días pasen más rápido. Como sabemos que no quieres eso, sino que hacer que tus dos días de descanso sean mucho más productivos, a continuación te dejamos un pequeño plan de acción.

 

 

Paso #1: No hagas nada.

Sí, el fin de semana es para descansar, por supuesto, pero hacer nada más que relajarte frente a la televisión no es bueno para ti. Tu fin de semana pasará en un instante y, finalmente, todos los fines de semana se confundirán en una temporada de lo que sea nuevo en Netflix. Necesitas un plan. No necesitas una planificación excesiva, pero deberías saber al menos en qué quieres gastar tu tiempo.

Decide cuáles son tus tareas más importantes, ¿Quieres avanzar con tus hobbies? ¿Intentar algo nuevo? ¿O tienes metas de autocuidado y bienestar para el fin de semana? ¿Tienes tiempo para un masaje, una limpieza facial, tiempo con tus amigos y familiares? Prográmalo y sentirás que has tenido mil años durante un fin de semana y no sólo unos días.

 

Paso #2: Deja de sobre planear.

La planificación excesiva es fácil. Tus amigos deciden que les encantaría venir el sábado por la tarde y, de repente, se convierte en una fiesta. No es así como vas a disfrutar el fin de semana, y de hecho, cuando pasas tanto tiempo estresándote por algo, pasará volando. Lo mejor que puedes hacer, de hecho, sería dejarlo ir. Planea bien, planeando de a poco. Usa la regla de tres a cinco, debes planificar de tres a cinco cosas por día para aprovechar al máximo tu tiempo.

 

Paso #3: Prueba hacer algo que te asuste.

Cuantas más cosas hagas y no tengas ganas de hacer, más se te abrirá el mundo. Acepta a ese amigo aventurero en su oferta de escalar, inscríbete en un curso de actuación o canta en un escenario, haz algo que te aterrorice para demostrarte que puedes hacerlo.

Si intentas hacer una cosa que no quieres hacer al menos una vez al mes, de repente dejarás de temer otras cosas. Tendrás la sensación de que, si pudieras hacer eso, puedes hacer cualquier cosa. Sal de su zona de comodidad tan seguido como sea posible, y los resultados te sorprenderán.

 

Paso #4: No trabajes el domingo.

Amas tu trabajo, ¿verdad? Pero, cuando empiezas a pensar en lo que se avecina el lunes, ya sea una revisión de desempeño, una reunión importante o simplemente tu viaje, puedes sentirte un poco cansada.

No te rindas a ese sentimiento. Reserva algo para hacer en la noche y así prolongar tu sensación de domingo todo el tiempo que puedas. Algunas familias eligen reunirse para comer el domingo, otras personas reservan un masaje. Es importante que te recuerdes a ti misma que todos los lunes hasta ahora has sobrevivido y prosperado.

 

Paso #5: Haz algunos rituales para ti misma.

Todos los fines de semana puedes darte un baño o jugar tenis, pasear a tu perro durante una hora o comer un asado. Estos son tus rituales, las cosas que te ayudan a obtener cierta perspectiva y le dan a tu cerebro un descanso de la semana. Estas son las cosas que fomentan la productividad y te ayudan a desempeñarte de la mejor manera posible.

Síguenos en facebook