5 Geniales Alternativas A Las Clásicas Resoluciones De Año Nuevo

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

marianna-hewitt-blog-scuba-swimwear-venice-beach-outfit-street-style-vogue-bike

A pesar de que creemos que es totalmente admirable tratar de mejorarse, nos resulta un poco cliché y molesto el concepto de las resoluciones de año nuevo. ¿Quién dice que tenemos que mejorar en esta época específica del año? ¿Quién dice que no somos perfectas como estamos?

Como tendemos a ir en contra de la corriente, pensamos en algunas buenas alternativas a las clásicas resoluciones de año nuevo que estamos acostumbradas a hacer…

Sigue bajando para conocer cinco geniales opciones que se nos ocurrieron para este 2016!

 

 

Haz un compromiso con alguien más

Uno de nuestros grandes problemas con las resoluciones de nuevo año, es que generalmente son muy egoístas. A pesar de que creemos en ser mujeres empoderadas y mejorarnos constantemente, también creemos que el cambio de año es una oportunidad increíble de dirigir nuestra concentración hacia afuera. Ya sea ayudar a un amigo o familiar, hacer un voluntariado o donar a alguna causa en la que creas. Este 2016, es una linda idea ayudar a otros.

 

 

Elige una palabra del año para el 2016

En vez de resolver en qué aspectos de tu vida quieres trabajar, puede ser útil e incluso más productivo que elijas una palabra que resuma cómo te quieres sentir este 2016. Quizás hay una sola palabra que incluya todo lo que quieres mejorar de ti, como “atenta”, “paz” o “equilibrio”. Es lindo pensar que llevarás esa palabra contigo durante todo el año y la aplicarás a todas tus actividades.

 

 

Escribe una carta para tu futuro yo

Escribe una carta para ti misma con la fecha del 1 de enero del 2016. Cuéntate a ti misma todo lo que quieres lograr este año, en qué quieres evolucionar y los cambios que quieres lograr. Ábrela el 1 de enero del 2017 para que veas cuánto avanzaste.

 

 

Concéntrate en tu intención más que en el resultado

La mayoría de las resoluciones de año nuevo se concentran en los resultados: “Quiero bajar de peso” o “Quiero ser más productiva en el trabajo.” Pero si te concentras en tus intenciones, puede que consigas muchos mejores resultados. Por ejemplo, en vez de perder peso, haz que tu meta sea comer alimentos más nutritivos y evitar comer para sentirte mejor. Te impresionaría como cambios sutiles en tu mentalidad pueden cambiar tu vida!

 

 

Resalta las cosas que haces bien, no las que quieres cambiar

Finalmente, ¿quién dice que necesitas cambiar?! Tal vez estés perfecto tal como eres, con cada defecto y kilito extra. Quizás en vez de “arreglar”, debas celebrar todo lo que te hace única y amarte un poco más.
¿Cuál es tú plan para las resoluciones de año nuevo? Cuéntanos en los comentarios!

Síguenos en facebook