5 Preguntas Con Alicia Ureta, Healthy Coach (Cocina, Nutrición Y Estilo De Vida)

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

A Alicia -o Pitu como la conocen sus cercanos- siempre le apasionó la cocina, sobretodo la comida saludable. Pero no fue hasta que se fue a vivir a Australia (y después de una experiencia con su embarazo), que se tomó en serio el tema de dar un giro hacia una dieta plant based (alta en el consumo de verduras, frutas, legumbres, frutos secos y granos enteros). Y para profesionalizarse en el tema, se puso a estudiar Health Coaching, deleitándonos con exquisitas recetas naturales y asesoría para cambiar la forma en que comemos.

1. ¿Cómo te formaste?

Estudié Diseño de Ambientes y Objetos, pero siempre tuve la idea de que en un futuro complementaría mi carrera con algún estudio relacionado con la cocina, que es un tema que -desde que tengo memoria- me apasiona. Me acuerdo que en la universidad casi todos mis trabajos, de alguna u otra manera, terminaban en un producto alimenticio, un envase, una etiqueta o algún diseño que hiciera aún más placentero el acto de comer. Luego de terminar mis estudios me puse a trabajar en Cut y Paste escribiendo artículos de decoración y cocina (¡mejor pega de la vida! ya que mezclaba las cosas que más me gustaban). Esta experiencia me sirvió muchísimo para formarme en el ámbito de la publicidad y para aprender a transmitir mis ideas de forma entretenida a un público (mi marido siempre se ríe y me molesta que mis recetas son como leer uno de mis“posts” de Cut y Paste porque tienen una introducción entretenida que cuenta una historia jajajaj).
Pero no fue hasta después de casarme, venirme a vivir a Australia y tener mi primera guagua, que me atreví a seguir mi sueño de estudiar algo relacionado con la cocina. Sin embargo, en lugar de estudiar cocina tradicional como siempre lo pensé, me fui por el algo holistico que mezcla cocina, nutrición y estilo de vida. Esto es Health Coaching, una carrera que ha cambiado mi vida en el mejor de los sentidos y que me ha motivado a querer compartir mi experiencia y mis conocimientos con los demás, ya que si de algo estoy completamente segura, es que una buena alimentación y estilo saludable son la base para la salud y también la felicidad.

 

 

 

2. Desde antes que te fueras a vivir a Australia ya te había “picado el bichito” de la cocina saludable y consciente, lo que se profundizó aún en ese país, hasta el punto de estudiar para ser Health Coach. ¿Qué te motivó a llevar este estilo de vida y qué buscas transmitir a tus seguidores?

Siempre me ha fascinado la cocina y comer, sin embargo también me gusta estar en forma y sentirme bien conmigo misma. Por eso me gusta la comida saludable, ya que puedo cuidar mi cuerpo sin morirme de hambre o pasarlo pésimo haciendo una dieta restrictiva que, en mi opinión y a la larga, es mucho peor. Antes de vivir en Australia, para mí la cocina saludable era comer lechuga, brócoli, zuchinni, zanahoria, un poco de palta (no comía tanto porque creía que engordaba ¡que forma de desperdiciar mi vida, la palta es lo mejor!) salmón, pollo, quinoa, manzana y sandía jajaj literalmente esa era mi dieta en la semana por lo que obviamente no estaba del todo nutrida, ya que como se sabe mientras más variada es la dieta y más colores tenga nuestro plato, más vitaminas y minerales les estamos metiendo al cuerpo.

Cuando llegué a Australia estaba embarazada de 18 semanas y mis exámenes señalaban que tenía los niveles de hierro baj0s (algo muy común durante el embarazo). Anteriormente en Chile, los doctores me habían dicho que era importante que comiera carnes rojas (ya que eran la fuente más alta de hierro) y también me advirtieron que lo más probable era que me tendrían que hacer una transfusion de sangre antes del parto por lo bajo de mis niveles. Sin embargo, cuando llegue aquí y fui al hospital público, los doctores me dijeron todo lo contrario; que una dieta basada mayormente en vegetales (sobre todo de hoja verde), fruta, legumbres, frutos secos y algunos productos como el tofu, la temphe, la levadura nutricional y las leches vegetales eran lo mejor para equilibrar el hierro y todas la vitaminas y minerales que necesita nuestro cuerpo. Además, nunca he sido una amante de la carne y siempre me ha llamado la atención el mundo vegetariano, por lo que decidí seguir el modelo australiano, con ayuda de una guía de alimentos “plant-based” que me dieron en el hospital. Con esta guía en mano y con el compromiso de seguir al pie de la letra las indicaciones, me lancé. Todos los días tenía que comer algún tipo de legumbres ya esta era mi proteína principal (mis favoritos eran lentejas, garbanzos, porotos negros, edemame, hummus, tofu y temphe, estos dos últimos, acá son súper baratos y los encuentras libres de GMO y aditivos en todos los supermercados). En solos dos meses mis niveles se regularon, mis examen salieron impecables y jamás necesité una transfusión. Mi guagua nació sana y bien gordita.

Luego de vivir esta experiencia me pude dar cuenta de la influencia que tiene la alimentación en nuestra salud y creo que es mi meta y mi misión poder transmitirle al resto este “secreto” que puede cambiar vidas. Y ¿qué mejor que sanarse comiendo o no???

Hoy en día sigo una dieta plant-based imperfecta, le digo así porque ocasionalmente, cuando mi cuerpo me lo pide como pollo, huevo, pescado, azúcar y no me siento mal por eso, creo que la dieta no es una religión y no existe un estilo de comer que sirva para todos. Somos todos diferentes, a algunos le va bien con la carne y los lácteos y a otros no, lo importante es aprender escuchar y captar las señales que nos da nuestro cuerpo.

 

 

3. ¿Cuál es tu tip de estilo que nunca falla?

Vestirse con básicos monocromáticos como una polera negra, unos jeans, una blusa camisera blanca, o unos pantalones anchos negros, para luego complementar con chaquetas, zapatos, pañuelos y accesorios originales y entretenidos. Creo que esas cosas son las que le dan ese toque final que queremos lograr a nuestra tenida sin vernos sobrecargadas.

 

 

 

4. ¿Cuál es tu indispensable de belleza?

Lo más importante es comer bien jajajaj…Lo digo en serio, una dieta libre de químicos y alta en frutas y verduras es el mejor regalo que le podemos hacer a nuestra piel. Hace poco cambié todas mis cremas y productos de belleza por marcas naturales que no utilizan químicos (Juniper puré organic skincare, La Mav organic y The Ordinary), y es realmente impresionante el cambio que he tenido en mi piel, la siento mucho más suave y se me han ido las manchas. Lo bueno es que se pueden comprar por Internet. Otras marcas que me encantan son Weleda, Burt Bees y algunos productos de Kiehl’s.

 

 

 

5. ¿Dónde te podemos encontrar?

En mi IG @healthy.maria.coach. También me pueden escribir a [email protected] y próximamente en mi página web!

 

Síguenos en facebook