Cómo Mantener Tus Hábitos Saludables Cuando Trabajas Desde La Casa

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Estos tips te ayudarán a mantener una rutina saludable esta cuarentena.

Los días de semana son generalmente para ser responsables. Un típico lunes a viernes podría incluir levantarte temprano para hacer ejercicio antes de ir a la oficina, donde comerás una ensalada cuidadosamente preparada y tal vez comer un snack como una barra de proteína.

Trabajar desde la casa cambia por completo tu rutina habitual de entre semana. Ahora, tu living es tu oficina, gimnasio y comedor; además, tu cocina está a solo unos metros de distancia. Mantener tus mismos hábitos saludables requiere un poco más de planificación y un poco más de disciplina, pero es totalmente factible. Confía en estas seis estrategias para poder lograrlo.

 

1. Resiste el impulso de postergar la alarma.

Aunque no vayas a la oficina, trata de levantarte a la hora habitual. Cumplir con una rutina te hace sentir más como un día de trabajo regular, y puedes usar tiempo extra en casa para relajarte en tu mañana. Dedica unos minutos para hacer estiramiento, lee un poco o simplemente toma un café en paz y tranquilidad.

 

 

2. Empieza tu día conscientemente.

No tener que viajar al trabajo significa que no tienes razón para apurarte en tu jornada laboral. En su lugar, toma tiempo para reducir un poco la velocidad y concentrarte profundamente antes de revisar tu bandeja de entrada. Medita 5 minutos y luego escribe tres cosas por las que estás agradecida.

 

 

3. Crea un plan de alimentación saludable.

Podría parecer que sería más fácil comer sano en casa. Pero, la tentación de entrar a la cocina por unas papas fritas puede ser realmente difícil de resistir cuando trabajas a solo unos metros de distancia. Para animarte a comer bien, planifica tus comidas saludables para tener un menú diario que funciona bien para ti y evitar caer en antojos que después te arrepientes.

 

 

4. Mejora tu espacio de trabajo.

El hecho de que puedas trabajar desde tu cama no significa necesariamente que debas hacerlo. Tan cómodo como puede parecer al principio, un sofá acogedor o un colchón blando pueden causar estragos en la espalda después de unas horas. Elige un área y desígnala como tu espacio de trabajo, luego complétela con todo lo que necesitas. Considera una silla de escritorio cómoda, tu computador, un mouse inalámbrico y cualquier otra cosa que pueda necesitar.

 

 

5. No te olvides de hidratarte.

Sin un enfriador de agua cerca de ti, es muy fácil olvidarse de hidratarse mientras trabajas desde tu casa. Establece recordatorios para tomar agua o deja un jarro con agua y pongo cerca de tu escritorio.

 

 

6. Programa tus entrenamientos.

Incontables estudios y gimnasios están ofreciendo clases en vivo a través de sus sitios web y cuentas de redes sociales en este momento. Trata de planificar tu rutina de ejercicios al principio de cada semana y ten en cuenta que escribir un horario te ayudará a cumplir con tus objetivos.

Síguenos en facebook