Cómo Salir De Tu Zona De Confort En La Moda

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Cuando se trata de la moda, todas tenemos nuestra propia zona de confort, pero ya es hora de ampliarla y empezar a probar cosas nuevas!

Algunas se sienten cómodas con unos pantalones estampados y zapatos altos, mientras que otras se sienten sobre vestidas usando cualquier cosa que no sean jeans y zapatillas. Siempre y cuando tu zona de confort coincida con tu estilo, está todo bien, porque no importa si no te sientes cómoda usando un crop top si no tienen nada que ver con tu estilo.

El problema está cuando tu zona de confort te impide expresar por completo tu estilo personal. Como cuando por ejemplo te encantaría usar un vestido maxi y unos zapatos con plataforma pero ni siquiera les das una oportunidad porque piensas que te vas a ver mal. Ahí es cuando tu zona de confort se está interponiendo entre tu estilo personal y tú.

¿La solución? En lugar de dejar que tu zona de confort determine lo que usas, trata de expandirla, hasta cubrir todo el espectro de colores, siluetas y looks que amas. Aquí te mostramos tres formas de hacerlo:

 

 

1. Combina piezas nuevas (y atrevidas) con tus básicos favoritos.

Regla número uno: Ponte una pieza a la vez, incluso si tu tablero de Pinterest está lleno de prendas negras de pies a cabeza. Si te estás inspirando en outfits negros, encuentra un ejemplo que lo refleje, por ejemplo: una chaqueta de cuero, y combínala con tus prendas de todos los días por un tiempo. Si te gustan los vestidos ajustados, usa uno bajo un blazer y unos flats. Si tu sueño es vestirte como una modelo de Free People, empieza a sumergirte en ese look usando sólo una prenda o accesorio bohemio junto con tus básicos. Una vez que te sientas cómoda con este pequeño paso, puedes empezar a agregar gradualmente más piezas al mix.

 

 

2. Por un tiempo, usa versiones atenuadas del look que quieres lograr.

Otra manera de acostumbrarse a los estilos más audaces es usar una versión unos tonos más bajo al principio. Por ejemplo, el lugar de un labial oscuro, sin máscara de pestañas y el pelo tirante hacia atrás, elige un tono berry, usa la máscara más sutil que encuentres y toma tu pelo hacia atrás pero no tan tirante. En lugar de unos culottes de piernas súper anchas, elige unos ligeramente anchos. En vez de un abrigo de leopardo, opta por un clutch de este estampado, y así sucesivamente.

 

 

3. Acostúmbrate a las nuevas prendas usándolas frente a extraños primero.

Una razón por la que muchas personas se sienten incómodas usando un look más audaz o diferente de lo habitual, es su miedo a lo que sus amigos o compañeros de trabajo les pueden decir. Cuando estás trabajando para dejar tu cómoda zona de confort, incluso un inocente comentario como “¿Por qué tan elegante, estás tratando de impresionar a alguien?”, puede hacer que te sientas expuesta y disminuya tu confianza. Si te preocupa la forma en que otros pueden reaccionar a tu nuevo estilo más audaz, entonces haz esto: cuando uses tus nuevas prendas, hazlo frente a desconocidos en primer lugar, por ejemplo mientras viajes, o vayas de compras o simplemente en tu casa. Pretende que esa es la forma en la que siempre te vistes. Eventualmente, tus piezas más audaces empezarán a sentirse como parte natural de tu closet y podrás abordar cualquier comentario con mucha más confianza.

Síguenos en facebook