¿Has Tenido Alguno De Estos Efectos Secundarios Al Hacer Ejercicio?

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Nos encanta hacer ejercicio. Nos da energía, nos ayuda a dormir mejor, estimula la pérdida de peso y además nos ayuda a tonificar nuestro músculos y ser más fuertes. Sin embargo, mientras transpiramos hay algunas cosas extrañas e incómodas que pueden pasar con nuestro cuerpo. Lee hacia abajo para saber la causa de por qué tu cuerpo tiembla, sientes hormigueos en los pies y mucho más!

 

 

¡Ay, tus muslos pican!

1

No es raro que después de correr sientas una picazón en tus muslos. ¿Por qué? A medida que aumenta la frecuencia cardíaca y la sangre fluye más rápidamente, millones de pequeñas venitas y arterias en tus músculos se expanden rápidamente. Esto hace que los nervios adyacentes manden un mensaje al cerebro que éste lee como picazón.

 

 

 

No puedes sentir los dedos de tus pies.

2

Cuando te ejercitas, la combinación de la temperatura corporal y el aumento del zapateo constante hacen que los pies se hinchen. Si estás usando calcetines gruesos, tus zapatillas están amarradas muy apretadas o son demasiado pequeñas, terminan cortando la circulación a tus pies lo que hace que estén entumecidos y sientas esos cosquilleos.

 

 

 

Te tienes que sonar mientras corres.

3

Para algunas personas, hacer ejercicio puede desencadenar síntomas de reacción alérgica, como la congestión, secreción nasal y picazón de los ojos. El ejercicio en sí puede ser el único desencadenante (especialmente el ejercicio vigoroso), pero a veces la combinación con otro factor desencadenante como el polen o el frío puede producir también esos síntomas.

 

 

 

Sientes el peso de un elefante sobre tu pecho.

4

Mientras que entrenas, empiezas a toser sin control o te sientes abrumada por la presión en el pecho. Estos signos son comunes del asma y pueden agravar tus pulmones. No es ninguna sorpresa que las personas experimenten el asma inducida por el ejercicio.

 

 

 

Tu cara se parece a un tomate.

5

Cuando corres, andas en bicicleta, haces una clase de baile u otra cosa que te haga transpirar, tu cara roja es sólo un indicativo de que estás trabajando duro y construyendo calor. Tu cara se pone roja y brillante debido a la temperatura más cálida y la oxigenación de la sangre que corre por la superficie de la piel, lo que ayuda a irradiar el calor parta evitar que se sobre caliente.

 

 

 

Tu cuerpo está temblando.

6

Mientras mantienes el equilibrio en tu trasero en la pose del Barco, sientes que tu cuerpo tiembla. Es completamente normal y es una señal de que los músculos están trabajando duro y que no se suelen usar para lo que estás demandado de ellos en ese ejercicio. El temblor es causado por la contracción y liberación de los músculos, ya que se alargan y acortan. Una vez que los músculos se hacen más fuertes, la acción será más suave y el temblor se detendrá.

 

 

 

La natación te da urticaria.

7

Saltar en una piscina de agua fría te puede quitar el aliento, pero para aquellos que sufren de urticaria por frío, esto también les puede causar ronchas en la piel. Una vez expuesta a bajas temperaturas, la piel responde produciendo histamina, lo que provoca ronchas abultadas en la piel. Por lo general sólo duran un par de horas, pero las reacciones más graves pueden conducir a la falta de aliento, dolor de estómago o el aumento de la frecuencia de los latidos del corazón.

 

 

 

Tienes calambres en las piernas.

8

Los calambres en las piernas son los calambres más comunes relacionados con el ejercicio y al igual que otros tipos, pueden ocurrir si estás deshidratada o si te sobre ejercitaste.

 

 

 

Te dan ganas repentinas de ir al baño.

9

Saliste a correr y de repente sientes que tienes que correr al baño más cercano. Los movimientos hacia arriba y hacia abajo pueden irritar los intestinos y hacer que las cosas empiecen a moverse, lo que produce una sensación de tener que ir urgentemente al baño. Comer muy poco tiempo antes de un entrenamiento, el consumo de calorías o endulzantes artificiales y no consumir la suficiente fibra para mantener el tránsito regular, pueden ser los causantes de este problema.

Síguenos en facebook