Lo Que Recomiendan Los Doctores Para Ablandar Tus Zapatos

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Con estos trucos tus zapatos nuevos nunca más serán una tortura.

Comprar zapatos nuevos es tanto una bendición como una maldición. Además de la alegría que puede traer estrenar un nuevo par, también podemos estar sometidas a algo de incomodidad, ampollas y rigidez. Pero, ¿cómo se supone que deberíamos ablandar nuestros zapatos? ¿Hay un camino correcto y otro equivocado? ¿Hay una manera más fácil que otra? Para responder a estas interrogantes, buscamos lo que dice la medicina, ¡atención!

 

 

1. Estíralos.

Cualquier zapato nuevo afecta la posición de las articulaciones del pie junto con los tobillos, las rodillas, las caderas y la espalda. Cada vez que compres un par de zapatos nuevos, concédeles al menos unos tres días para ablandarlos y “estirarlos” poco a poco. El primer día úsalos durante 30 minutos dentro de tu casa. Esto permitirá que el pie se adapte al zapato y permita que las articulaciones de tu cuerpo se alineen correctamente. El segundo día, úsalos 60 minutos dentro y fuera de la casa. El tercer día, úsalos al menos dos horas, ahí ya sabrás si los zapatos están aptos para ser usados.

 

2. Póntelos al final del día.

Empieza ablandando los zapatos en la tarde o al final del día cuando los pies están más hinchados. Esto permitirá que el calzado se estire hasta el tamaño adecuado del pie.

 

3. Usa tu secador de pelo.

Si sientes presión en los dedos de los pies cuando te pones tus nuevos zapatos de cuero, puedes usar tu secador de pelo para estirar el area que te molesta. Al hacerlo, esto ayudará a reducir la formación de uñas encarnadas y juanetes dolorosos. Seca el área por al menos 30 minutos y repite si es necesario.

 

4. Identifica los puntos de dolor.

Trata de identificar los puntos de dolor cuando recién estás ablandando tus zapatos. Asegúrate de acomodar esos puntos con parches que se compran en cualquier farmacia. Esto te ayudará a cubrir y proteger zonas que pueden producir problemas más adelante.

 

5. Mantén tus pies secos.

Asegúrate de tener los pies secos mientras usas un nuevo par de zapatos. Esto lo puedes lograr rociando un spray antitranspirante en tus pies antes de ponerte los zapatos. Esto reducirá la dolorosa formación de ampollas e incluso posibles hongos.

Síguenos en facebook