3 Trucos Inspirados En El Yoga Para Ayudarte A Dormir

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

La mayoría de la gente sabe que uno de los beneficios de practicar yoga es que te ayuda a dormir mejor. ¿Pero qué pasa si te despiertas en la mitad de la noche? ¿O si simplemente no logras conciliar el sueño cada vez que te acuestas? A todas nos ha pasado. Hay veces que sin importar la cantidad de posiciones del perro invertido que hagas, no logras quedarte dormida. Por suerte hay algunos trucos inspirados en el yoga que te pueden ayudar a dormir tus 7-8 horas de corrido…

Estos tres trucos se basan en técnicas de conscientización que puedes hacer cuando practicas yoga o antes de dormir. Prueba los tres, y ve cual funciona mejor para ti!

 

adidas-yoga-1

 

1. El truco del patrón de respiración

Esta es la fundación de cualquier práctica de yoga y puede hacer maravillas en general. De hecho, se recomienda partir por este ejercicio y luego probar otros en adición a esta rutina de respiración consciente.

Primero, asegúrate de estar respirando por la nariz y comienza a contar qué tan largas son tus inhalaciones y exhalaciones. Si puedes, haz que duren lo mismo y mantén el ritmo par varias rondas de respiración.

Cuando este patrón se sienta natural, comienza a alargar tus respiraciones. Gradualmente alarga sólo tus exhalaciones, una cuenta cada un par de vueltas, hasta que sean el doble de largas que tus inhalaciones. Mantén este radio de 1 es a 2 mientras continues contando y concentrándote en tu respiración.

Este tipo de patrón de respiración le indica a tu sistema nervioso parasimpático que estás en un espacio seguro y que tu cuerpo y nervios pueden relajarse. La respiración controlada permite que tu ritmo cardíaco se vuelva más lento, al igual que tu presión, y el conteo rítmico le da a tu mente un lugar para concentrarse y descansar.

 

 

2. El truco para ordenar pensamientos

El arte de liberar tensiones– que pueden causar muchos síntomas y enfermedades en el cuerpo– tiene raíces en la antigüedad japonesa. Es un técnica de meditación que cualquiera puede hacer, y presupone que cada dedo de tu mano está conectado a una emoción a la que quieres acceder. El dedo gordo es la preocupación, el índice es el miedo, el del medio es enojo, el anular es tristeza y culpa y el meñique está conectado a los sueños y deseos.

Para usar esta técnica para dormir, toma una mano y sostén un dedo de la otra. Por ejemplo, sujeta el dedo gordo izquierdo en tu mano derecha. Luego, revisa mentalmente las cosas en tu vida que calcen con la emoción que es representada por ese dedo.

Cuando sientas que has revisado esa emoción por completo, sigue con el siguiente, trabajando desde tu dedo gordo al meñique. Esta técnica es genial si tienes problemas dando vueltas por tu cabeza y evitando que te quedas dormida.

Usa esta práctica para ordenar tus pensamientos, no para dejar que tu imaginación corra libre o intentar encontrar soluciones. Es sólo una forma de traer consciencia a tu mente y para crear un espacio que acomode el revoltillo de cosas que se acumulan durante el día.

 

 

3. El truco de visualización

La visualización puede ser una herramienta poderosa para hacer que el cuerpo siga a la mente. Intenta imaginar tu lugar favorito en todo el mundo o inventa uno nuevo en tu imaginación. Realmente concéntrate en los detalles, ¿cómo huele? ¿o qué tipo de objetos están presentes?

Digamos que es una playa tropical. Tiene una cabaña justo en la orilla. ¿De qué están hechas las murallas? ¿Tiene una hamaca enfrente? También concéntrate en cómo te hace sentir el lugar y la sensación de paz que te transmite.

Puedes volver a tu espacio especial cuando quieras, noche tras noche, y construir o modificar cualquier detalle de tu visión para cómo te sientes ese día en particular.

Otra poderosa visualización es intentar darle presencia a tus pensamientos. Esto se hace generalmente durante meditaciones guiadas, pero puede hacer maravillas para ayudarte a relajar hasta dormir. Primero, intenta ver si puedes simplemente ver tus pensamientos sin juzgar. Cada vez que un pensamiento nuevo aparezca en tu cabeza, imagina que se lo llevan en una nube o un globo hacia el cielo. Obsérvalo irse más y más lejos hasta que no lo puedas ver más. Haz esto con cada pensamiento nuevo que surja.

Puedes encontrarte con un set completo de ideas a veces. Está bien. Concentra tu atención en visualizarlas poniéndose más y más pequeñas, y en poco tiempo te encontrarás cayendo en un sueño reparador.

No ser capaz de quedarse dormida, o despertarse en medio de la noche puede ser una experiencia frustrante y estresante, especialmente si es algo recurrente. Pero no necesitas pasar tus noches dando vueltas y vueltas despierta! Estos ejercicios inspirados en la práctica del yoga pueden ser la clave, inténtalos antes de dormir, y ve si alguno te sirve.

Síguenos en facebook