Las 5 Razones Por Las Que Tu Ejercicio No Funciona

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Es muy común escuchar a gente que se queja de entrenar durísimo pero no ver nunca los resultados que esperan. A muchas nos ha pasado, y realmente apesta porque sientes que estás haciendo todo bien pero no logras ver ningún cambio.

Hay muchas razones por las que tu rutina de ejercicio puede no estar funcionando como esperabas, pero para simplificarlo reunimos una lista con las más comunes. Sigue leyendo.

 

06ad1168cc077d91_shutterstock_61642609.xxxlarge_2x

 

1. No has cambiado tu dieta

Tu dieta es el 70 u 80% del trabajo. No hay ejercicio alguno que pueda compensar una mala dieta, y a pesar de que a veces sintamos que ejercitar significa que podemos comer lo que sea, esto no es así.

Tienes que encontrar un equilibrio porque la realidad es esta: si comes en exceso, aumentas de peso, y si no comes lo suficiente no tienes la energía que necesitas para funcionar correctamente y terminarás ralentizando tu metabolismo. Todas somos distintas, por lo que tienes que probar con cuanto y qué tipo de comidas funciona mejor tu cuerpo. Un buen punto para partir es cortar el consumo de comidas procesadas, limitar el consumo de azúcares refinadas, comer más vegetales, cambiar a carbohidratos inteligentes (como vegetales, frutas y granos enteros) y consumir abundante proteína y grasas saludables.

Si ya sientes que estás comiendo una dieta limpia, tienes que seguir controlando el tamaño de tus porciones. Comer alimentos sanos en exceso sigue siendo un abuso. Prueba escribiendo un diario donde anotes cada cosa que comes, por lo menos durante un par de semanas. No tienes que contar las calorías, sólo escribir lo que comes para que vayas ganando conciencia.

 

 

2. Estás atascada en una rutina de ejercicios

¿Has estado repitiendo la misma rutina durante meses o incluso años? Es buenísimo que te estés manteniendo motivada y estés ejercitando, pero tienes que cambiar un poco las cosas para ver resultados.

Necesitas consistencia con tu rutina de ejercicios, pero es mejor cambiarla cada cuatro semanas o algo así. Esa cantidad de tiempo le da a tu cuerpo suficiente tiempo para trabajar duro y sacarle provecho al ejercicio, sin todavía adaptarse a la rutina.

 

 

3. Eres un conejito de cardio

No puedes esperar que subirte simplemente a la trotadora día tras día haga magia. El cardio es necesario ya que ayuda a quemar grasas, pero para desafiar a tu cuerpo y mente debes incorporar entrenamiento de resistencia a tu rutina. Haz ejercicios que incorporen pesas que te ayudarán a crear y definir tus músculos.

 

 

4. Te sientas demasiado

Es mucho más difícil mantener tu peso cuando debes pasar tu día sentada en una oficina, y no puedes esperar que una hora ejercicio sea suficiente. Es importante mantenerte activa durante todo el día: estaciónate más lejos, limpia la casa, sube por las escaleras, sal a caminar o a bailar con tus amigas, haz todo lo que puedas por moverte!

 

 

5. No duermes lo suficiente

Todas necesitamos diferentes cantidades de sueño para sentirnos bien, pero la mayoría de la gente requiere entre 7 y 9 horas. El sueño es uno de los aspectos más importantes para balancear tus hormonas y reparar células. La falta de descanso puede aumentar la producción de ghrelina (la hormona del hambre) y el cortisol (la hormona del estrés), lo que se asocia frecuentemente al aumento de peso. El sueño es también esencial para reparar tus músculos después del ejercicio y volver a abastecerte de energía para enfrentar al mundo.

Síguenos en facebook