6 Tips Para Probar Tu Ropa De Gimnasia

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Probarte ropa normal puede no ser tu actividad favorita, pero probablemente ya tienes una rutina bastante establecida para probarte una prenda nueva: revisar el frente, revisar atrás, tal vez hacer algún par de poses o intercambiar una selfie con una amiga, y sabrás si fácilmente si comprarla o no.

Pero… probarte ropa deportiva tiene sus propios problemas… Principalmente porque no sólo estás probando la forma, si no que también la funcionalidad de la prenda. Después de todo, un top que se ve bien en el probador puede ser que genere mucho roce cuando vas en los 10k de la media maratón. O un sostén que se ve bastante firme cuando te lo pruebas, puede no ofrecer el soporte que necesitas cuando haces un set de burpees intensos. O esas leggings que se ven opacas en el vestidor pueden ser completamente transparentes cuando estás haciendo el “perro boca abajo” en clases.

 

12_grande

 

Estamos aburridas de gastar $$ en ropa deportiva que luego será imposible de usar en el gimnasio. Por lo que aquí les dejamos algunos tips que hemos probado para asegurarnos de que estamos haciendo una buena inversión que nos acompañará en varias sesiones!

 

1. Tocar el dedo del pie.

Algo fundamental antes de comprar unas leggings nuevas es hacer la prueba de la transparencia. Agáchate, yendo a tocar los dedos de los pies, frente a un espejo de cuerpo entero, y luego mira entre tus piernas para revisar si la tela que cubre tu trasero se transparenta. Lo más probable es que si tus leggings se traslucen te incomode usarlas sobre todo en disciplinas como yoga o pilates, por nombrar algunas.

 

 

2. La prueba de la torsión.

Desde ahí trata de hacer una estocada profunda para poner a prueba la tela. Si estás en un probador pequeño, las sentadillas también te servirán. Pon atención a costuras, cintura y tela: si algo te incomoda en el probador, será mucho más incómodo cuando estés transpirando en medio de una clase intensa. También fíjate en como se sienten los hombros, codos, muñecas, caderas, axilas, rodillas y tobillas. Si algo se siente muy apretado o irritante, busca una talla más grande o un diseño distinto.

 

Clarissa01

 

3. Saltos de prueba.

Dar saltos es una buena forma de ver si la tela se estira en los lugares correctos o da soporte en los lugares donde se necesita (como en un buen sostén deportivo). Luego corre en el lugar por unos 15 segundos, asegurándote de mover tus brazos y levantar bien tus rodillas. Esto te dará una idea de como tu ropa se mantendrá o no en su lugar al hacer ejercicio. Otra prueba que puedes hacer, es frotar tus codos contra tu cintura y tus muslos internos el uno contra el otro. Estos son dos sitios donde hay mucho roce por lo que asegúrate de que el material no irrita tu piel y se desliza fácilmente.

 

 

4. Telas que respiran.

Después de todos estos movimientos, la temperatura de tu cuerpo debe haber subido un poco (aunque espero que no estés transpirando dentro del vestidor!). Si sientes que te da demasiado calor, puede que sea mejor optar por telas más respirables.

 

Hayley02

 

5. El toque final

Recuerda lo cansados que estarán tus músculos después del ejercicio, y no compres prendas que son difíciles de poner y sacar. Si estás peliando con tu sostén deportivo para ponértelo en el probador, prueba hacerlo después de una sesión de ejercicio intenso… será casi imposible!

 

 

6. La prueba de la selfie

Por último… debes preguntarte algo no menos importante… qué tan bien me veré en mi selfie post-ejercicio?

 

Estas 6 pruebas deberían darte una buena idea de la calidad y comfort de la prenda que te estás probando. Tienes otras formas de probar tu ropa para hacer ejercicio??

Síguenos en facebook