Cómo Limpiar Tu Clóset En 6 Pasos

Recibe las últimas novedades del mundo de la moda.

Llego la primavera y es tiempo de hacer una limpieza de clóset con el cambio de temporada. Limpiar tu clóset puede ser muy difícil!! Por lo menos para mí lo es!! Quieres eliminar cosas, pero siempre hay algo que te es imposible de regalar. Por qué?  Tu ropa no es sólo algo que te pones, también es una forma de expresión personal, lo que significa que muchas veces estamos llenas de prendas con las que nos encariñamos y que significan algo para nosotras. Si, eso está bien, pero tampoco quieres terminar con una casa digna de programa de televisión a la que van expertos para deshacerse de tu basura. Llego la hora de tomar desiciones difíciles y limpiar tu clóset.

Aquí te tengo 6 simples preguntas que puedes hacer para cada prenda y ver si debes dejártela o regalarla!

 

a50160e224651bf4527a97e95dae0ea8138a75f3e3bd1256bf642e8e029bfdfa_large

Cher Horowitz sabe de lo que estamos hablando!

 

1. Te gusta?

Si: Sigue al paso Nº2.

No: Deshazte de él. Dónalo a la caridad, o si está en buen estado, puedes tratar de venderlo.

Peligro de racionalización: “No lo amo, pero es algo bueno para tener.” Por qué? Si no lo amas, nunca vas a querer usarlo de verdad. Sólo ocupará espacio en tu clóset y contribuirá al clásico sentimiento de no tengo nada que ponerme a pesar de que tu clóset esté lleno.

 

 

2. Si está manchado?

Si: Ve si la mancha se puede sacar fácilmente. Es suciedad o es que está arruinado? Valdrá la pena llevarlo a la tintorería a ver si allá logran sacar la mancha? Esas manchas bajo los brazos saldrán o ya están impregnadas?

No: Sigue al paso Nº3.

Peligro de racionalización: “Da lo mismo, nadie se va a dar cuenta. Es sólo un poco de desodorante bajo el brazo/raya de lápiz en la manga.” Si ese es el caso, llévalo a la tintorería o prueba este truco. Si las manchas no salen, es hora de despedirte. Si tú notas las manchas, el resto también lo hará e incluso si no lo hicieran, de verdad quieres usar ropa que esta manchada? No comprarías algo que viene manchado, así que por qué guardarlo?

 

 

3. Está desteñido?

Si: Deshazte de él.

No: Sigue al paso Nº4.

Peligro de racionalización: “Igual es algo útil. Lo puedo usar dentro de la casa.” Incluso, si te encanta andar dentro de tu casa en ropa desteñida y poleras viejas, seguro hay un par que usas siempre y el resto sólo está ocupando espacio. No necesitas 20 poleras para estar en la casa. Y tampoco necesitas 6 “Pequeños Vestidos Negros” (Little Black Dress) que ya no son tan negros. Déjalos ir.

 

spring-cleaning-big

 

4. Está apelotillado, roto o deshilachado?

Si: Revisa si tú o una costurera o sastre pueden arreglar el problema fácilmente. Si se puede, sigue a la pregunta al paso Nº4 y recuerda separarlo del resto para llevarlo a que lo reparen. Si no se puede parchar fácilmente, entonces dile adiós.

No: Sigue al paso Nº5.

Peligro de racionalización: “Me voy a hacer el tiempo para arreglarlo un día. Justo ahora no puedo.” Sé honesta contigo misma (este es mi clásico error). Si no vas a usar tu tiempo para arreglarlo o gastar dinero en que otra persona lo haga, deshazte de él y punto. Con una afeitadora puedes sacar las pelusas de tus sweaters, un sastre puede arreglar fácilmente una basta rota, y tú misma puedes cortar las hilachas con una tijera. Si sabes que no vas a hacer nada de esto, entonces chao.

 

 

5. Te queda bien?

Si: Sigue al paso Nº6.

No: Deshazte de él.

Peligro de racionalización: “Antes me quedaba bien/seguro me quedara bien.” Si hacer que algo te quede bien es cuestión de llevarlo al sastre y hacer algunos ajustes, Ok, no hay problema. Pero no te quede con ropa que te queda demasiado chica o que te queda muy mal y que será muy difícil de arreglar. No importa si está nueva, o si te costó mucho dinero, o si está súper de moda. Si no te quda bien, no lo vas a usar asíque regálalo!

 

 

6. Cuando fue la última vez que lo usaste?

Menos de un año: Guárdalo! Está en buen estado y lo sigues usando. Es probable que ahora lo uses mucho más ya que no tienes “basura” estorbando en tu clóset.

Más de un año: Si llegaste a la pregunta Nº6 y te das cuenta de que no has usado esa prenda en más de un año, no la botes; sepárala. Dóblala, ponla en una bolsa, y guárdala en un cajón o bajo tu cama (Yo las guardo en bins plásticos transparentes en mi bodega). Es un ítem que está perfecto. Puede ser que ahora no lo uses mucho, y no hay problema, pero no por eso vas a eliminarlo o dejarlo en el clóset con la ropa que ahora usas más. Ponle una marca con la fecha en la bolsa y revisa en seis meses más o un año. Puede que vuelvas a usarlo o que te des cuenta de que en realidad ya no te gusta para nada y te deshagas de él.

Peligro de racionalización: “No necesito guardarlo. Sé que no lo uso tan seguido y ya es suficiente.” No lo es! Necesitas dejar de verlo por un tiempo para darte cuenta si te gusta o no. En serio, me ha pasado! Guárdalo. Lo estás guardando para concentrarte en las prendas nuevas que te fascinan y usas más. Aunque eso signifique que te quedes con 15 prendas.

 

Messy Closet

 

Source: Marie Claire y Cosmopolitan

Síguenos en facebook