Estas Súper Hierbas Combaten El Estrés, Te Dan Energía Y Promueven La Pérdida De Peso

Si ya estás al tanto de las tendencias del mundo saludable, probablemente ya habrás escuchado el término “adaptógeno.” Pero si no lo haz hecho, querrás seguir leyendo pues suena tremendamente prometedor…
 

 
597ad3af8c961bed_Rosemary_-Sage-and-Thyme

¿Qué son?

Los adaptógenos son hierbas, y en algunos casos raíces u hongos. Estas plantas especiales ayudan con el estrés, la ansiedad, el sueño, el sistema inmune y mucho más. Se han usado en la naturopatía y la medicina china y ayurvédica durante siglos, y la ciencia occidental también la ha respaldado en numerosas ocasiones.

El ginseng asiático, la albahaca sagrada (tulsi), eleuthero (ginseng siberiano), ashwagandha, la raíz de astrágalo, el espino cerval de mar, la raíz de regaliz, Rhodiola rosea y los hongos cordycep son algunos de los más conocidos.
 

 

¿Qué hacen?

Los adaptógenos son buenos para tu cuerpo, cerebro y vida diaria. El término “adaptógeno” viene de la habilidad de las hierbas de adaptarse a las necesidades de tu cuerpo.

Un estudio del 2010 determinó que los adaptógenos tienen efectos específicos terapéuticos que combaten desórdenes de estrés y pueden tener un importante impacto en la calidad de vida de los pacientes con enfermedades crónicas y condiciones patológicas. Recomendadas por numerosos médicos, estas súper hierbas son utilizadas para combatir el cortisol, la hormona liberada en respuesta al estrés, y calmarte mientras impulsan tu energía.

La Rhodiola rosea específicamente, se ha descubierto durante las últimas dos décadas que tiene un poderoso efecto en el desempeño físico y mental de quienes la consumen, además de servir como un antidepresivo natural.

Además de haberse probado que combaten el cortisol, hay numerosos otros beneficios que vienen asociados a su consumo:

-Reducción de estrés y ansiedad
-Reducción en el riesgo de sufrir una enfermedad autoinmune y cáncer
-Más energía
-Sistema inmune fortalecido
-Mejor digestión
-Pérdida de peso
 

 

¿De dónde sacarlas y cuáles son sus contraindicaciones?

Puedes tomar la mayoría como suplementos en forma de cápsulas, o en té. En cuanto a las contraindicaciones, como el término “adaptógeno” incluye a una variedad de hierbas, es mejor investigar sobre las propiedades y dosis de cada una.