4 Cosas Que Debes Hacer Para Ser Querida En Tu Trabajo

Cuando amas tu trabajo, no es difícil levantarse en la mañana. Trabajas duro, disfrutas de tu día y obtienes la mayor satisfacción de todas tus tareas. Pero el ambiente de trabajo es igualmente importante, y sentirse querida entre los compañeros es otro ingrediente clave para lograr estar plenamente feliz en tu ambiente laboral, y por eso aquí te contamos sobre 4 cosas que debes hacer para ser una persona querida y valorada en tu oficina.

 

1. Comparte tu expertis.

Todo el mundo es bueno en algo, y la oficina es un gran lugar para compartir esa habilidad. Quizás eres una pro en excel, editando o formateando. Independientemente de lo que sea, puedes compartirlo con tus compañeros de trabajo.

Si ves a alguien luchando en un área que tú manejas bien, entonces no dudes en ofrecerle tu ayuda. Apreciarán tu actitud y volverán a ti cuando necesiten ayuda en un nuevo desafío.

 

 

2. Participa activamente.

Una de las mejores formas de incluirte bien en tu ambiente laboral es participar en las actividades. Comienza hablando y aportando en las reuniones, inscríbete en los desafíos de equipo, etc. Los empleados más dedicados están siempre dispuestos para cualquier cosa, en especial para las actividades de construcción de equipo.

 

 

3. Mantente preparada.

Esto es clave si mantienes un rol específico que requiere que hagas presentaciones o encabeces reuniones de grupo. Prepárate antes de cada evento y preséntate como la persona más informada sobre el tema que elegiste. Mientras más preparada estés, más confiada y segura te sentirás. Tu fuerza e intelecto definitivamente te harán brillar.

 

 

4. Simplemente sé tú misma.

Sólo hay una versión de ti y nadie más puede aportar lo tuyo. Mostrarle a tus compañeros de trabajo tu verdadero carácter construye confianza y respeto. Cuando intentas ser algo que no eres, la gente se da cuenta y se vuelve escéptica. Permanece siempre fiel a quién eres, en lo que crees y en lo que representas.

Las Mujeres Que Hacen Esto Todos Los Días Son Menos Ansiosas Y Más Productivas

Cuando tienes una estresante semana de por delante, tu primer instinto es hacer una enorme lista de quehaceres para organizarte mejor. Y aunque sabemos que esta es la mejor solución a la hora de ser una mujer productiva, diversos estudios de la universidad de Columbia indican que hay un punto muy importante que deberíamos incluir en esa interminable lista de tareas.

¿Quieres saber cuál es?

 

 

 

 

Se trata de las horas de relajación mental, una tarea que aunque muchas consideran como irrelevante, tiene la gracia de estimular el cerebro, aumentando así la creatividad y la productividad.

Para llegar a la conclusión, los investigadores observaron a dos grupos de estudiantes. A ambos grupos se les encargó realizar una serie de tareas en un tiempo determinado, pero solo uno podría gozar de los momentos de relajación. El estudio, pudo evidenciar que el grupo que descansó la mente trabajó de una manera muchísimo más enfocada y estructurada, logrando así completar la tarea en casi la mitad de tiempo.

 

 

 

 

¿Tienes muchas cosas para hacer esta semana?

¡No dudes en dejarte un tiempo para la relajación!

 

 

26 Malos Hábitos En El Trabajo Para Dejar En El Pasado

Una buena forma de enfrentar un nuevo año es proponernos nuevas metas o desafíos, los que también se pueden aplicar a tu vida laboral. ¿Por qué no usar el inicio de un año para reiniciar tu carrera?

Claro, esto puede significar la búsqueda de un nuevo trabajo o conseguir nuevas habilidades, pero también puede ser trabajar en cómo tu jefe y compañeros te perciben. ¿Tu escritorio es un desastre? ¿Interrumpes constantemente a los que te rodean? Hay varios hábitos que tienes que empezar a evitar, ya que la mayoría de ellos pueden disminuir tu productividad, creatividad y posibilidades de ascender.

Sigue leyendo para conocer esta lista de 26 hábitos que te están jugando en contra en tu vida laboral. Deshazte de unos pocos – o de todos, te prometemos que si los mejoras tendrás una vida laboral muchísimo mejor este 2016!

 

 

 

1. Ser el último de la oficina en llegar en la mañana.

“Yo soy directora de bajo perfil, pero definitivamente me doy cuenta cuando alguien llega tarde todos los días”, dice Nicole, de 38 años, editora ejecutiva de una empresa editorial. “Esto hace que la persona se vea como que no les importa”.

Haz que el 2016 sea un año en el que te conviertes en la “persona que llega temprano” – o al menos la que llega puntual todos los días.

 

 

2. Llegar al trabajo con el estómago vacío.

Evita llegar al trabajo con el estómago vació o con resaca después de una larga noche de fiesta, porque esa cara de cansancio y fatiga tu jefe la notará. El consejo es que si tuviste una fiesta la noche anterior, te preocupes de tomar muchísima agua, para que así al menos no sea tan obvio tu estado.

 

 

3. Estar sentada en tu escritorio todo el día.

Hemos escuchado un millón de veces que estar sentadas todo el día es malo para tu cerebro y también para tu trasero. No te olvides de moverte por la oficina cada cierto tiempo, esto te hará sentir con más energía y ser más productiva.

También trata de comprometerte con tomar al menos dos litros de agua al día, ya que esto al menos hará más frecuentes tus viaje al baño (además de sus muchos otros beneficios).

clima-laboral

 

 

4. Quedarte en un trabajo que odias.

¿Tienes esa sensación de dolor en la boca del estómago todas las mañanas? Esa es una señal de que estás lista para dejar tu trabajo. Encuentra alguno que te haga feliz y aprende a reconocer cuándo es necesario hacer un cambio.

 

 

5. Quedarte hasta tarde porque te sientes culpable.

Si te ven todos los días quedándote hasta muy tarde para terminar el trabajo, más que comprometida, pueden verte como alguien desorganizada y que no puede manejar su carga de trabajo. Obviamente a veces es necesario trabajar más horas, pero no lo hagas sólo para consentir a tus superiores.

 

 

6. No hablar ni dar opiniones en las reuniones.

Si estás invitada a una reunión, es para que des tu opinión y seas un aporte (a menos que estés invitada a tomar apuntes, que es algo que debe quedar claro desde el principio). Así que actúa de esa manera y evita quedarte callada siendo sólo una espectadora.

iStock_000007058416_Large

 

 

7. Pedir comida todos los días.

El gasto diario que significa estar comprando comida está causando estragos en tu presupuesto, sin importar lo que ganes. Opta por llevar algo de tu casa al menos un par de veces a la semana, lo que además te hará ser mucho más productiva.

 

 

8. Evitar a Recursos Humanos.

Es un hecho que en Recursos Humanos deben saber quién eres, por lo que es importante que mantengas una relación con ellos, especialmente en las empresas grandes, ya que pueden ayudarte a alcanzar varias oportunidades laborales.

 

 

9. Perder tiempo en las redes sociales.

Obviamente quieres ver tu muro de Facebook o galería de Instagram, pero no deberías tenerlos constantemente abiertos mientras trabajas. Sólo echa un vistazo un par de veces al día, cuando sea necesario un pequeño descanso de tu trabajo. No sólo vas a hacer más cosas, sino que también estarás más dedicada a tus labores. Lo mismo pasa para los whats up incesantes, ya que te hace ver muy poco profesional si pasas todo el día jugando con tu celular.

 

 

10. No tomarte los días en que estás enferma.

Estás enferma – estornudas sin parar, tienes tos y flujo nasal. No entres a la oficina, ya que sólo estás corriendo el riesgo de enfermarte más y a la vez contagiar a todos tus compañeros. Además, no vas a ser lo suficientemente productiva.

 

 

11. Tenerle miedo a tu jefe.

Puede parecerte muy intimidante, pero trata de tener una conversación casual con tu jefe en el ascensor. Mientras más conversaciones casuales tengas con tu superior, es mejor para tu carrera profesional.

musica-para-mejorar-el-desempeño-laboral-2

 

 

12. Quejarte de tu trabajo en las redes sociales.

Incluso un post divertido en Instagram puede influir a tu jefe de la manera equivocada, o incluso peor cuando pones en Facebook una actualización de tu infelicidad. Mantén una actitud positiva, o si tienes alguna queja o descarga, hazla con un amigo en un espacio privado.

 

 

13. Centrarte solamente en tu trabajo.

Mantener tu cabeza hacia abajo y lograr hacer todas tus tareas es impresionante, pero los ascensos y aumento de sueldo van para las personas que saben lo que está pasando con la empresa en su conjunto. Es importante que conozcas tu empresa y a las personas que te rodean, además del trabajo que haces.

 

 

14. Ser chismosa.

Mantén tus comentarios sobre tus compañeros de trabajo fuera del área de trabajo. Básicamente, no hables de cosas de trabajo en el entorno de trabajo.

 

 

15. Verte atrapada perdiendo el tiempo en hacer cosas poco productivas.

Sí, tienes la bandeja de entrada en cero, pero ¿esto realmente te está ayudando con tus metas? Mantente alerta sobre las tareas importantes que tienes pendientes, en lugar de quedarte atrapada en otras cosas que no te dejan avanzar. Guarda tus correos electrónicos y otras tareas sin tanta relevancia para los momentos en que te sientas menos concentrada.

 

 

16. Preguntar: “¿Tienes un segundo?”

Puede parecer que no es una gran cosa pedirle a un compañero un poco de ayuda, pero tomarse un par de segundos para averiguar la respuesta por ti misma puede ser realmente valioso.

 

 

17. Saltarte el happy hour de la oficina.

Pasas ocho o más horas del día con tus compañeros de trabajo y sí, las actividades después de la hora de oficina pueden acortar tu tiempo personal, pero salir regularmente con tus colegas te hace parecer como parte del equipo y te ayuda a construir relaciones significativas. Puedes decir sí, ir a tomarte un trago y luego irte a tu casa.

preview_2363502

 

 

18. Perder mucho tiempo en “Instant Messenger”.

Tienes que disminuirlo, incluso si estás hablando de trabajo. Si tienes un par de tareas que necesitan tu atención completa, apágalo para que así no te distraigas. Si necesitas comunicarte con algún compañero, puede ser incluso más productivo hablar con ellos cara a cara en lugar de tratar de resolver los problemas a través de mensajes.

 

 

19. Hablar demasiado con tus compañeros.

El lugar de trabajo puede ser un tanto informal, pero esto no significa que puedas hacer las cosas de manera muy personal (especialmente durante los happy hours!). Está bien compartir una historia divertida sobre tu pareja o tus planes para el fin de semana, pero lo mejor es evitar ir demasiado profundo. El lugar de trabajo no es el adecuado para describir el término de una relación, una pelea con tus papás, problemas de dinero o el último trago que te tomaste con tu mejor amiga. Debes ser amable con tus compañeros de trabajo, pero ellos no necesitan saber todo de ti.

 

 

20. Tener grupos cerrados con tus compañeros de trabajo.

Puede resultar que, incluso sin darte cuenta, estás saliendo a almorzar todos los días con las mismas tres personas, formando así un grupo cerrado. Obviamente es importante tener amigos en el trabajo, pero asegúrate de no estar juntándote todo el tiempo con las mismas personas – o peor, estar excluyendo a otros compañeros. La mezcla puede ser de mucha ayuda para tu carrera profesional.

 

 

21. Tener el escritorio desordenado.

Tú puedes creer que es creativo, pero para tus jefes eso puede ser en realidad señal de desorden. Finalmente, tu escritorio es una señal de quién eres. Si quieres verte profesional, mantén las cosas en su lugar.

home-office1

 

 

22. Usar audífonos 24/7.

La oficina es un ambiente colaborativo, es por eso que debes evitar estar conectada a tus audífonos todo el día, todos los días. Trata de estar disponible de vez en cuando y verte como un jugador más del equipo.

 

 

23. Almorzar en tu escritorio.

En estos días, no es raro que la mayoría se salte el almuerzo, o almuerce mientras trabaja en su escritorio, pero esto puede ser realmente deprimente y terminar por interferir en tu trabajo. Trata de tomarte unos minutos cada día para alejarte el escritorio, y mejor aún si puedes compartir tu tiempo de almuerzo con algún compañero de trabajo.

 

 

24. Tener todas las ventanas abiertas.

Puede ser bastante confuso tratar de controlar todas las ventanas de tu navegador que tienes abiertas. En realidad, hacer muchas cosas a la vez simplemente no funciona.

 

 

25. Hacer las tareas más fáciles primero.

Es conveniente empezar el día resolviendo la tarea más larga y tediosa, así estás con más energía y motivación para hacerlo y además quedas con el resto de la jornada más relajada.

16268_800x600_crop_537ff4ee360be

 

 

26. Esperar hasta la próxima evaluación para pedir un aumento de sueldo.

En el momento en que te toca la evaluación, puede ser demasiado tarde para pedir un aumento. Programa una reunión con tu jefe unos pocos meses antes y piensa en pedir un aumento por tus logros alcanzados durante el año.