Cómo Desintoxicar Tu Vida Para Un Buen Año

Nuestra vida – al igual que nuestro closet, garage, bodega y otras áreas de almacenamiento – pueden llenarse con el tiempo de cosas que no nos sirven. A veces pensamos que necesitamos aferrarnos a las cosas que hemos acumulado, sim importar lo inútiles o, en algunos casos, tóxico que pueda haberse convertido. Tal como deberías hacer una limpieza a fondo en tu casa una vez al año para librarte de todos los objetos que ya no quieres o no son necesarios y están ocupando espacio, debes hacerlo con tu vida: con las relaciones tóxicas y otros comportamientos o interacciones poco saludables que pueden afectarnos o estar frenándonos para ser mejores personas.

Ahora que estamos en Marzo y el año está oficialmente empezando, aquí te dejamos una guía completa para hacer la limpieza anual del alma y desintoxicar tu vida!

 

62727e8eaf994ea18eedbac7ba2c0e79

 

 

1. Las amistades disfuncionales.

Identificar las relaciones tóxicas:

De vez en cuando, puedes experimentar la epifanía en que te das cuenta de que una amistad realmente te hace sentir frecuentemente más mal que bien. A veces, puedes arreglar estas amistades, pero otras veces la dinámica es simplemente demasiado disfuncional como para hacer que valga la pena. Las amistades son por elección, después de todo no tienes que mantenerte involucrada con alguien que es una influencia negativa en tu salud o tu felicidad. Los signos de toxicidad incluyen un esfuerzo unilateral en la relación, una competencia constante, los comentarios pasivos-agresivos, la crítica y los comentarios insidiosos.

 

Activamente eliminar la relación:

1. Tener la conversación incómoda. No vas a querer hacerlo, pero no puedes ignorar a un mejor amigo. Recuerda, la dinámica es la tóxica, no la persona, lo que significa que probablemente se siente de la misma manera que tú acerca de la relación. Esta forma de pensar es también útil para la manera en la que te acercas y tu enfoque de la conversación, ya que así evitarás culpar a tu amiga o amigo en favor de la identificación de las formas que hacen que tu dinámica esté quebrada.

2. Después de haber sido honesta con tu amiga, tienes que estar en paz con tu decisión sin importar lo que pase. Quizás esa persona comente cosas de ti a tus espaldas con el fin de sentirse mejor con la situación, pero no te debe importar si lo hace. Ese tipo de comportamiento hace al otro quedar mal, no a ti (siempre y cuando tu tampoco estés haciendo eso).

3. Sé tu propia mejor amiga. Es posible que te sientas mal por tu amiga o culpable por sacarla de tu vida; sin embargo, ¿qué pasa contigo? Hay una razón por la que decidiste poner fin a esa amistad, no lo olvides. No te quedarías en una mala relación romántica porque te sientes mal por la otra persona (¡esperamos!). Esto no es diferente.

 

 

 

2. Lazos románticos poco sanos.

Todas los mantenemos en algún punto de nuestras vidas: los tipos Mr. Big, esos que dan y quitan , dan y quitan hasta volvernos locas y finalmente nos vuelven locas, porque dejamos que un hombre abuse emocionalmente de nosotras de esa manera. Tu Mr. Big es poco probable que un día decida que te ama. Simplemente no funciona de esa manera. Si siempre te está tratando de esa forma en que puede dejarte o tomarte cuando quiera, es porque puede hacerlo, y finalmente, te va a dejar.

La ciencia explica nuestra adicción a este tipo de hombres. Según los estudios, el rechazo de un “Mr. Big” enciende la misma parte del cerebro que se ilumina cuando tenemos un antojo de algo adictivo. Esto significa que si quieres eliminar de tu vida esta relación tóxica para que puedas pasar a estar con alguien que realmente quiere estar contigo, tienes que tratarlo de la misma manera como lo harías con otro mal hábito: Cortarlo de golpe. Sin llamadas, mensajes de texto, mensajes de voz, etc. Este es un paso sumamente difícil pero es la única salida. Él tratará de querer volver, pero de la misma forma en la que te trataba antes. Tú mereces más!

 

29-032629-toxic_relationships

 

 

 

3. Las obsesiones desalentadoras de las Redes Sociales.

La ciencia ha demostrado que esas personas que odiamos pero seguimos (una clase placer culpable) puede hacer sentirnos mejor; sin embargo, eso supone que te sientes mal. Te aconsejamos que te animes a vivir una vida que no requiera de este tipo de relación “te sigo pero te odio”, y dejar de seguir a todas esas personas cuyas publicaciones te provoquen sentimientos negativos, independientemente de lo que signifiquen para ti en la vida real. Quizás sea difícil cortar el cordón, pero te producirá menos ansiedad si sólo sigues a las personas o cuentas que te hacen sentir positiva. Esto incluye cortar el cordón de los Instagrams de ex novios, de sus nuevas amigas, ese hombre que te ignoró después de la primera cita, etc.

 

o-WOMAN-LOOKING-AT-PHONE-facebook

 

 

 

4. Otros malos hábitos…

Aquí nos queremos enfocar en cómo poder tratar la ansiedad que nos lleva a cualquier mal hábito, como fumar, tomar en exceso, etc. Aquí hay cuatro recomendaciones:

1. Identifica tu gatillante. ¿Vas por una copa cuando estás estresada o deprimida? ¿O son ciertas situaciones o amigos que provocan este comportamiento no deseado? Trata de deducir cuándo y dónde eres más susceptible a caer en ese vicio.

2. Ahora que ya has identificado esos factores desencadenantes, puedes comportarte de una manera más consciente. Digamos que tu gatillante de fumar es la ansiedad. La próxima vez que te sientas ansiosa, identifícalo como un factor desesncadenante de fumar y reemplaza el cigarro por otro comportamiento. Salir a correr, llamar a una amiga, hacer yoga, etc.

3. No trates de eliminar la secuencia habitual de pensamientos de una sola vez. Este nuevo entrenamiento tarda un poco en sustituir al antiguo, y si estás tratando de decirte a ti misma que no pienses en un trago, todo lo que haces es justamente pensar en eso. Es importante que sólo te centres en los pasos – qué produce los sentimientos o pensamientos negativos e identificar cuál es el comportamiento de tu activación. Con el tiempo, el segundo comportamiento se convertirá en parte de tu naturaleza.

4. ¿Recuerdas esos factores desencadenantes de los que hablamos antes? Algunos de esos pueden ser fácilmente eliminados mediante simples cambios en tu entorno. ¿Hay alguna amistad tóxica que te pone ansiosa y te hace fumar demasiado? Deja de salir con esa persona. ¿Sólo fumas cuando estás tomando? Podría tener sentido dejar el trago mientras estás tratando de dejar de fumar. Una vez que hayas dejado el hábito, puedes descorchar una botella para celebrar.

 

tips-on-quitting-smoking

 

 

 

5. Pensamientos Negativos.

Las 4 preguntas:

Los sentimientos negativos nos inundan a todos en diferentes grados. Algunas personas son más propensas a la negatividad debido a la combinación de naturaleza y educación, pero la vida puede cambiar drásticamente cuando los pensamientos negativos son sustituidos por otros más positivos. Nos encanta esta estrategia para hacer frente a esas voces desagradables en la cabeza y se trata de responderte las siguientes cuatro preguntas:

1. ¿Es ese pensamiento cierto? Ejemplo: Siento que voy a ser despedida.

2. ¿Estoy absolutamente segura de que es verdad? Ejemplo: Bueno no, no tengo ninguna prueba todavía. Pero están haciendo cortes y mi jefe parecía enojado conmigo ayer.

3. ¿Cómo me siento cuando pienso en ese pensamiento? Ejemplo: Me siento estresada, distraída y desanimada.

4. ¿Quién sería yo sin este pensamiento? Ejemplo: Me gustaría ser una persona que disfruta de su trabajo y que está a la espera de los planes que tiene esta noche después de un buen día en la oficina.

 

Giro de vuelta:

Ahora, es el momento para el cambio. En este paso, se reemplaza el pensamiento negativo con el pensamiento opuesto y, a continuación, proveerte de pruebas de que la versión positiva puede ser cierto. Ejemplo: Yo no voy a ser despedida de mi trabajo. La semana pasada, mi jefe hizo un comentario acerca de lo mucho que le gusta mi trabajo. No me despedirían sin algñun tipo de retroalimentación negativa formal.

Este proceso puede parecer una forma tediosa y que consume mucho tiempo para atacar cada pensamiento negativo en tu vida, pero funciona.

 

Aceptación radical:

¿Otra herramienta que nos gusta para transformar los pensamientos negativos? Lo que se conoce como la aceptación radical: La aceptación radical significa que aceptas algo completamente, sin juzgarlo. Por ejemplo, aceptar radicalmente el momento presente significa que no luchas contra él o tratas de cambiarlo en algo que no es. Para aceptar radicalmente el presente significa que debes reconocer que el presente es el resultado de una larga cadena de acontecimientos y decisiones tomadas por ti y otras personas en el pasado.

 

friends-at-table

 

¿Qué te parece este proceso de desintoxicación interna de cuerpo y mente? ¿Estás dispuesta a intentarlo? ¡Cuéntanos en tus comentarios!

Una Guía De 6 Pasos Para Una Autosanación Profunda

Esto no lo enseñan en la escuela de medicina, pero es un hecho relativamente bastante conocido que, siempre y cuando el sistema nervioso esté relajado, el cuerpo es capaz de hacer una autosanación del organismo.

Decir que uno se puede curar a sí mismo es un poco de paradoja, porque aunque el cuerpo está equipado para curarse así mismo, las investigaciones sugieren que no se puede pasar por el proceso de autosanación sola. Se necesita el amor y el apoyo de coaches, terapeutas, etc. Desafortunadamente la mayoría de los proveedores de salud no tienen idea de cómo ayudar a los pacientes a facilitar la autosanación. Sin embargo, existen 6 pasos de autosanación que todos puedes aplicar en su cuerpo y aumentar realmente la probabilidad de una curación espontánea. Sigue leyendo!

 

 

womandrinkingcoffee111-825x496-2

 

Paso #1: Creer en que puedes sanarte.

Tu cuerpo está muy bien equipado con mecanismos de auto-repación naturales que están bajo la influencia de los pensamientos, sentimientos y creencias que se originan en tu mente. Podemos influir en si la enfermedad se manifiesta antes de tiempo, garantizando que estos mecanismos de auto-reparación están funcionando de manera óptima. La comunidad médica ha estado demostrando por más de 50 años que la mente puede curar el cuerpo. En ciertos estudios, hasta el 80% de los pacientes tratados con nada más que pastillas de azúcar o inyecciones de solución salina dan una solución a los síntomas en un fenómeno que se conoce como “efecto placebo”.

Siempre y cuando tú creas que tu condición es “incurable” o “crónica”, lo será. Una vez que creas que la curación es posible, puede serlo.

 

 

Paso #2: Encontrar el apoyo correcto.

Decir que te puedes curar a ti mismo es una especie de término equivocado, porque los datos científicos prueban que también necesitas del cuidado de un verdadero sanador, alguien optimista que comparta sus pensamientos y creencias positivas, respete tu intuición y se preocupe por tu bienestar, con el fin de revivir verdaderamente.

 

 

Paso #3: Escucha a tu cuerpo y a tu intuición.

Si bien los doctores pueden conocer las arterias de la pierna o la anatomía de los órganos mucho mejor que tú, sólo tú sabes qué es mejor para tu propio cuerpo. Escucha a tu intuición y confía en lo que te dice.

¿No estás conectada con tu intuición? Entonces escucha a tu cuerpo, que es el vehículo que tu intuición usa para hablar contigo. Si tienes una sensación física en tu cuerpo, como dolor, naúseas, mareos, etc, pregúntale a tu cuerpo lo que está tratando de comunicarte, y escucha! Esa es la voz de tu sabiduría interior y siempre te llevará donde necesitas ir.

 

 

Paso #4: Haz un diagnóstico de las causas fundamentales de tu enfermedad.

Tu doctor te puede dar un tipo de diagnóstico – migrañas o síndrome de colon irritable o cáncer de mama, etc. Pero el tipo de diagnóstico del que estamos hablando es sobre encontrar la raíz de lo que podría haber desencadenado respuestas de estrés en tu cuerpo y desactivado mecanismos de defensa del organismo.

Las enfermedades son por lo general una llamada de atención que nos obliga a bajar y centrarnos en lo que realmente es cierto en nuestras vidas. Podemos jugar a ser víctimas o usar la enfermedad como una oportunidad para despertar. ¿Qué aspectos de tu vida están activando tus respuestas de estrés? ¿Qué actividades que inducen relajación – como la meditación, la expresión creativa, la risa, trabajar en lo que te gusta, masajes, yoga, etc – has estado descuidando?

 

 

Paso #5: Escribe tu propia receta.

Esta no va a ser el tipo de receta que usas en las farmacias, pero sí puede incluir elementos de medicina occidental. Es más bien un plan de acción autoguiada destinada a hacer que tu cuerpo alcance un nivel óptimo de salud y la recuperación completa.

Empieza por preguntarte: “¿Qué necesita mi cuerpo para sanar?” Sé lo más específica posible y luego junta el valor necesario para poner en marcha tu plan de acción. Tu receta puede incluir cambios en la dieta, un régimen de ejercicios y un plan de entrenamiento médico convencional. Pero también puede incluir salir de una relación tóxica, renunciar a un trabajo que te hace infeliz, añadir una práctica de meditación, tomar medidas para salir de una deuda o seguir una pasión.

 

 

Paso #6: Ríndete a tu obsesión por saber resultados.

Si has seguido estos cinco pasos, entonces has hecho todo lo que está en tu poder para hacer que tu cuerpo logre milagros y el resto está fuera de tus manos. Así que toma una respiración profunda, confía en el universo y ríndete a esa obsesión de apegarte a resultados y deja que cualquier condición médica que tengas, enfrente la posibilidad de un despertar espiritual.

 

¿Eres lo suficientemente valiente para decir SÍ cuando tu intuición te dice que tu cuerpo necesita algo para sanar? Confiamos en ti…