4 Signos Que Te Dicen Que Tu Sostén No Te Queda Bien

Alguna vez te has detenido a pensar lo importante que es el sostén en nuestras vidas? Y es que esta simple y delicada prenda es la primera que te colocas por las mañanas y la última que te quitas por las noches. Es por esto, que es muy importante que esta sea cómoda y súper sentadora.

Sin embargo, más de la mitad de las mujeres en el mundo están usando la talla de sostén equivocada, dándole el soporte equivocado al busto, deformando así su figura.

¿Y tú?! ¿Sabes cuál es tu talla?

A continuación te mostramos los cuatro signos que dicen que tu sostén no te queda bien.

¡No digas que no te lo advertimos!

12785702423_d27401dde7_o

Se te caen las tiritas

Esto quiere decir que tus pechos no están recibiendo el soporte necesario. Prueba ajustándolas un poco, si estos se siguen cayendo cambiar la talla de tu sostén por otra más pequeña.

 

 

Tu banda se sube por la parte posterior

Tu banda siempre debe estar firme y horizontal. Si esta se sube, quiere decir que la copa de tu sostén es demasiado grande. Prueba entonces bajando la talla (de 34 a 32 por ejemplo).

 

 

Te duele la espalda

Si tienes dolor de espalda, significa que tus senos están ejerciendo peso hacia adelante, encorvando así tu cuerpo.  Prueba usando sostenes con barba, que le dan más firmeza confort a tus pechos.

 

 

Tu sostén te hace ver un “doble busto”

Si tus pechos se derraman por toda la copa, y se te marca el temido “doble busto”, debes comprar uno nuevo con urgencia, ya que definitivamente esta no es tu talla.

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde 1800 Hasta Hoy La Completa Evolución De La Lencería

La lencería ha ido cambiando gradualmente desde los últimos 2oo años, pasando de ser una prenda tosca y tortuosa que no se podía ver, a un accesorio fino y delicado que muchas veces se complementa con nuestro look.  Aquí te mostramos una pequeña linea del tiempo visual para que veas cómo a evolucionado la ropa interior a lo largo de la historia respondiendo siempre a alguna tendencia de estilo.

¡Sigue bajando!

 

 

Año 1800

1800

Se usaba el corsé, que ayudaba a marcar la silueta del cuerpo, mejorar la postura y fortalecer el pecho.

 

 

Año 1900

1900

El corsé trata de minimizar al máximo la cintura.

 

 

Años 20’s

1920

La silueta de la mujer se comienza a marcar menos, se utiliza ropa interior liviana y sin agarre.

 

 

Años 30’s

1930

El sostén comienza a tomar forma.

 

 

Años 40’s

1940

Los sujetadores y las barbas le dan más soporte al busto. Además se comienza a fabricar por tallas.

 

 

Años 50’s

1950

Aparecen los primeros sostenes strapless y push up.

 

 

Años 60’s

1960

Los encajes y telas estampadas le dan inicio al boom de la lencería, todas quieren tener más de un par de calzones y sostenes en su closet.

 

 

Años 70’s

1970

El segmento juvenil, que antes se había descartado, comienza a usar ropa interior. El estilo elegante y racional de seda y encajes es ahora reemplazado por uno mucho mas moderno de materiales más simples como el algodón.

 

 

Años 80’s

1980

El mercado de la lencería crece enormemente con la aparición de la marca Victoria’s Secret.

 

 

Años 90’s

1990

Los años 90 marcan el inicio de la ropa al descubierto, con este emblemático vestido de Kate Moss.

 

 

Año 2000

2000

Con faldas y jeans abajo de la cadera la ropa interior comienza a marcar tendencia en todas las pasarelas.

 

 

Año 2005

2007

La ropa interior se convierte en una prenda de vestir. En esta foto Victoria Beckham usa un body completo como parte de su atuendo.

 

 

Año 2010

2009

La lencería se complementa con nuestro look con distintas combinaciones, formas y texturas.

 

 

Año 2015

2015

Desfile de modas de la marca Givenchy, con vestidos completamente transparentes donde se puede lucir con estilo y elegancia la ropa interior.

 

 

Año 2016

2016

Gigi Hadid, una de nuestras celebridades favoritas luciendo una espectacular vestido transparente con un body blanco.