5 Hábitos Que Te Hacen Destacar En El Trabajo

Además de realizar tus tareas cotidianas, probablemente estés tratando de impresionar a tu jefe y dejar tu huella (¡y no te culpamos!). Después de todo, cada industria es competitiva y la clave para tener éxito en la tuya es no sólo terminando las tareas que se esperan de ti, sino también sobresaliendo en las que no lo son. Con esto dicho, aquí hay cinco hábitos que te ayudarán a perfeccionar tus habilidades y destacar en el trabajo.

 

 

 

1. Ser conocida por algo en específico.

Desde tu capacidad para solucionar cualquier problema tecnológico en cuestión de segundos (y sin usar Google) hasta tu amplio conocimiento de las tendencias de las redes sociales, los rasgos que posees son únicos y la forma en que los incorporas es lo que te hará indispensable.

Si ya puedes enumerar tu fortaleza relevante, recuerda buscar oportunidades para usarla en el trabajo. No te preocupes si no estás segura de cuál es tu destreza en la oficina: mantén la mente abierta y presta atención a lo que te piden tus compañeros. Al ser conocida como una experta en un tema específico, establecerás tu rol en la empresa y aumentará tu confianza dentro del equipo.

 

2. Hacer conexiones fuera de tu equipo.

Para decirlo honestamente, tu talento para terminar el trabajo que tienes enfrente es crucial, y también lo es tu deseo de hacer conexiones con quienes te rodean. Aunque ya hayas intentado convertirte en una mejor compañera de trabajo dentro de tu equipo, también es una gran idea familiarizarte con quienes están fuera de tu departamento. Inicia una conversación con la recepcionista antes de dirigirte a tu escritorio, invita a alguien de un equipo diferente a que se una a un café y disfruta de la sensación de que se aprecia tu amabilidad y que las amistades que se generen serán auténticas.

 

3. Predecir cuando tus compañeros necesitan ayuda.

Otra forma inteligente de llamar la atención es ayudar a otra persona. A pesar de que la descripción de tu trabajo podría no incluir compartir información y datos para guiar a un compañero de trabajo a través de tu trabajo, es agradable acercarse cuando creas que puedes ayudar. Tal vez tengas una hoja de referencia para completar documentos específicos o tal vez simplemente sepas qué impresora debes evitar en todo momento; sin embargo, tu transparencia para ayudar a tus compañeros de trabajo es la forma en que les facilitará la vida y hará que tu entorno sea más feliz.

 

4. Entregar más de lo que te piden en tus tareas.

Si bien completar tu trabajo puede mantenerte contratada, tu dedicación para ir más allá es lo que te hará resaltar. Aunque no estamos necesariamente diciéndote que aceptes cinco nuevos proyectos paralelos y que cuides al perro de tu compañero de trabajo los fines de semana, es beneficioso que des más de lo que se te pide.

Desde la impresión de una copia de tu informe anual para todos en tu próxima reunión, hasta la organización de los datos que has compilado en carpetas nítidas y etiquetadas, la breve cantidad de tiempo que te lleva hacer un esfuerzo adicional es lo que creará una impresión duradera.

 

5. Mostrar voluntad de aprender más.

Lo único que una empresa ama más que un empleado que puede hacer el trabajo, es alguien que puede hacer el trabajo y muestra la iniciativa de querer hacer más. A pesar de tener éxito en tu cargo, siempre hay diferentes habilidades y programas que puedes dominar. Ya sea que te ofrezcas como voluntaria para diversas oportunidades dentro de tu equipo o compartas tus últimas lecciones aprendidas de un seminario relacionado con el trabajo, tu disposición a tomar iniciativas para mejorar tu conjunto de habilidades te ayudará a mejorar tu trabajo actual y fortalecerlo para el próximo.

3 Simples Pasos Para Lograr Todas Las Metas Que Te Propones

La mayoría de nosotras lucha para que nuestros objetivos se hagan realidad. Se necesita dedicación, lo cual no es fácil, especialmente cuando la vida se puede poner encima de ti.

Pero todo se trata de priorizar, poner cierto orden en nuestras decisiones, disciplina y ser más amable contigo misma. Y sí, puedes alcanzar todos tus objetivos y es mucho más fácil de lo que piensas.

 

 

1. Deja de poner tanto esfuerzo.

Una cosa que debes recordar es el principio de Pareto o la regla 80/20. Esencialmente, significa que el 80% de los efectos tienen una causa del 20%. Por ejemplo, el 80% de la riqueza del mundo pertenece al 20% de la población. El 80% de ganancia proviene del 20% de los clientes. Siguiendo este principio, el 80% de los resultados debe venir del 20% de esfuerzo.

Por lo general pensamos que debemos poner el 100% de esfuerzo en cada área de nuestras vidas. Esto puede hacer que nos sintamos agotadas y con demasiados platos en el aire. ¡El opuesto es verdad! El método Kaizen se basa en esto un poco, para ser tu mejor yo, necesitas mejorar solo un 1% cada día. Por ejemplo, plantéate hoy un pequeño objetivo de fitness y mejora un 1% mañana. Diez sentadillas hoy se convierten en once mañana.

 

 

2. Deshazte de la fatiga de la decisión.

Cuantas más decisiones tomes en tu vida diaria, más cansado se sentirá tu cerebro. Probablemente dediques mucho tiempo a tomar decisiones en el trabajo y a decidir qué comidas preparar, qué ropa ponerte, a qué restaurante ir. En cierto punto, tu cerebro será incapaz de tomar buenas decisiones. Debes haber notado que en cierto momento del día estás como: “Sea lo que sea, solo elige algo”.

Para detener esto, mantén tu vida lo más SIMPLE posible. No puedes eliminar la cantidad de decisiones que tienes que tomar en el trabajo, pero puedes simplificar las que puedes controlar. Es por eso que mejorar en un 1% cada día es en realidad una forma mucho más inteligente de tener éxito. Hacer algo un poquito más difícil lo convierte en una cadena.

 

 

3. Usa tu diario u organizador.

Tim Ferris llama al diario “enjaular al mono de la mente”. Debes hacer esto si quieres que las cosas sucedan. Anotar todos los pensamientos en tu cabeza despejará un espacio valioso en tu mente y te ayudará a hacer las cosas. Dependiendo de tu objetivo, deberás obtener un planificador que te respalde.

12 Preguntas Que Deberías Hacerte A Ti Misma Si Quieres Ser Exitosa

Formularse sólo doce preguntas importantes te ayudará a descubrir tus fortalezas y debilidades. Es maravilloso descubrir cómo tu tipo de personalidad te prepara para ciertos roles. Esto te ayudará a prepararse para enfrentar cualquier cargo u obstáculo que la vida te depare, y también a conocerte mejor por dentro y por fuera.

 

 

#1: ¿Cuál es la actividad que te llena de alegría?

Intenta responder a esta pregunta lo más rápido posible. En un segundo. Esto te ayudará a descubrir no sólo lo que te da alegría en la vida, sino también lo que te ayudará a crecer. Tal vez es la clave para comenzar un negocio. Tal vez es el hobby para el que necesitas hacerte más tiempo.

 

#2: Si una relación o trabajo te hace infeliz, ¿Te quedas o te vas?

Solo tú sabes esto de ti misma. ¿Has permanecido demasiado tiempo en un trabajo, relación o amistad que te desanime o te hace sentir infeliz? A veces, nos mantenemos en posiciones o en relaciones que nos hacen infelices. Si algo te está haciendo infeliz, no importa si te describes a ti misma como un individuo fuerte o pasivo, nunca debes permitir que se interponga en tu camino de crecimiento.

 

#3: ¿Qué te impide cortar cosas que te hacen infeliz?

Ahora piensa en las razones por las que te has quedado en situaciones que te hicieron infeliz. Este es el problema que necesitas resolver. El obstáculo que se interpone en el camino de tu éxito. Cuando se trata de tu felicidad, no hay nada más importante y siempre debe ser lo primero.

 

#4: ¿Qué crees que es posible para ti?

Esta es tu oportunidad de soñar en grande. Todas tenemos grandes sueños que nos ayudan a seguir adelante, nos mantienen motivadas y hacen que los largos caminos parezcan valer la pena. Cuando respondas esta pregunta, no debes contenerte. No te burles de algo porque piensas que es imposible, porque la verdad es que nada lo es. Y una vez que creas esto, serás imparable. Para ti, solo debería haber un destino, y ahí es donde debes dirigirte.

 

#5: ¿Cómo haces del universo un mejor lugar?

Esta es una pregunta bastante difícil de hacerte. A veces, podemos estar tan ocupadas y atrapadas en nuestras propias vidas que nos olvidamos de devolver y dar a cambio. Pero estos no tienen que ser grandes gestos; es probable que hagas tanto por otras personas a diario que ni siquiera te das cuenta.

 

#6: ¿Cómo te gustaría que los otros te perciban?

Reconocer cómo quieres que los demás te perciban te ayudará a moldearte en la mujer en la que quieres convertirte. Imagina lo que quieres que otros digan sobre ti cuando no estás cerca. Quieres que digan cosas increíbles, porque eres una persona increíble. Entonces, ¡sé esa persona y dales algo bueno de lo que hablar!

 

#7: ¿Cómo crees que los otros te perciben?

Esta pregunta difiere de la anterior. Te estás preguntando cómo crees que las personas realmente te ven. Lo importante de esta pregunta es que te enseñará más sobre ti misma que sobre otras personas. Te ayudará a descubrir tus debilidades y defectos percibidos, para que puedas convertirlos en fortalezas.

 

#8: ¿Crees que el destino está predeterminado o en tus manos?

Lo que sea que creas afecta cómo haces tu vida. Si crees que tu destino está predeterminado, aceptarás los fracasos y los reducirás al destino. Pero si no crees en el destino, entonces te permites sentirte mal por algo porque es tu deber. Tener un equilibrio entre los dos es bueno. Debes aceptar lo que sucedió y avanzar rápidamente, pero también reconocer dónde salió mal para que puedas ser mejor.

 

#9: En tu opinión, ¿Cuál es el significado de la vida?

Pregúntate, ¿por qué estás aquí? ¿Qué impacto tienes en el mundo y las personas que te rodean? Esta pregunta te proporcionará una respuesta profunda que te hará darte cuenta de que eres especial en este mundo y que no sería lo mismo sin ti. También te motivará, ya que verás los efectos positivos de tus acciones en lugar de enfocarte en los negativos.

 

#10: Si te dieran un día completamente libre, ¿Qué harías con ese tiempo?

Cómo gastarías tu tiempo si fueras completamente libre dice mucho sobre ti. Si tuvieras una tarde libre de la nada, ¿Volverías corriendo a la cama? ¿O harías algo que agregue valor a tu vida? Si tu respuesta es algo que te mantiene dentro y alejada de las personas, entonces sabes que necesitas trabajar haciendo cosas valiosas con tu tiempo. Eso sólo traerá alegría a tu vida.

 

#11: ¿Te motiva la competencia con otros?

¿La idea de estar en competencia directa con alguien te asusta o incluso te desmotiva? Sentir envidia de los demás es en realidad sentir envidia de lo que los hace exitosos o “mejores”. Tu respuesta a esta pregunta determinará tu autoestima y te dirá si es algo en lo que necesitas trabajar, porque la confianza es la clave.

 

#12: ¿Hay algo que estés esperando antes de poder tener éxito?

Antes que nada, tu vida no debería estar en espera. Si estás esperando que las cosas se alineen, siempre estarás esperando por algo. Estas son, efectivamente, sólo excusas. No veas tus limitaciones, destrúyelas. Siempre hay algo que puedes hacer, siempre.

4 Ediciones Simples Que Necesitas Hacerle A Tu Vida Ahora Mismo

Hay algunas estrategias y cambios que puedes hacer en tu vida y que realmente marcan la diferencia en todo. Entonces, si sientes que necesitas ayuda para retomar el rumbo, intenta incorporar estos hábitos en tu vida diaria.

 

 

 

1. Edita tu dieta.

Si llevas un registro de lo que comes, te puedes dar cuenta de, por ejemplo, la cantidad de azúcar que hay en tu dieta. Aunque no elijas agregar azúcar a las cosas, está en muchas más de lo que imaginas. Entonces, puedes dejar de agregarla y así seguir registrando tus elecciones.

Para poder editar tu dieta, lo mejor es escribir lo que comes y así tener más claras las malas desiciones. Esto te hará menos propensa a las “trampas”.

 

2. Tómate tus entrenamientos en serio.

Hacer ejercicio es tan fácil como prometerte a ti misma que lo practicarás todas las semanas, y cumplirlo. Puedes empezar con HIIT día por medio, y luego empezar a correr. Quizás ni te imaginas que puedes amar correr, pero ese espacio mental que te da puede convertirse en adictivo. Busca las oportunidades para encontrar algo y hazlo cada semana más fuerte. Te sentirás fortalecida tanto mental como físicamente.

 

3. Crea una rutina para los domingos.

Hacer que cada día cuente para ser tu mejor yo es el truco número uno de la vida que te ayudará a mantener el rumbo. Si te has sentido un poco perdida o si no tienes suficientes horas en el día, respira profundamente y usa algunas horas de tu fin de semana o después del trabajo para volver al buen camino. Te sentirás mucho mejor después. Puedes usar tu domingo para preparar todo lo que viene por delante en la semana.

 

4. Crea un plan sólido.

Lo mejor que puedes hacer es crear un plan sólido para tu vida. No estamos hablando sólo de tu lista de pendientes, sino que de tu vida diaria y todo lo que conlleva. Llevar un seguimiento de todo lo que haces te ayuda a estar segura de si estás tomando las desiciones correctas.

Cómo Usar Tu Tiempo Después Del Trabajo Si Quieres Ser Productiva

El hecho de estar horas frente a nuestro computador y vivir estresadas, no significa para nada que estamos siendo productivas con nuestro trabajo, es más, puede llevarte justamente a lo contrario.

Cuando empiezas a tomarte tiempo para ti, además de los fines de semana, podrás ver un cambio importante. Sigue bajando para conocer estas 6 cosas que te ayudarán a ser mucho más productiva.

 

 

 

1. Asegúrate de mantenerte lejos de tu computador.

Incluso si tienes algunas tareas pequeñas pendientes cuando llegues a tu casa, asegúrate de no prender tu computador apenas entras a la casa. Sabemos que puedes preferir terminar eso de inmediato para luego relajarte, pero también puede significar que te quedes trabajando durante horas. Además, es importante que te tomes un respiro después de la oficina y dediques algo de tiempo para ti, especialmente si ha sido un día largo.

Si hay algo importante que tengas que terminar, mejor quédate en la oficina hasta completarlo y no llevarte el trabajo a casa. Es importante que mantengas los espacios separados: uno para trabajar y otro para relajarte. No fusiones los dos.

 

2. Dedica una hora para hacer vida social.

Trata de evitar las ganas de meterte a la cama en cuanto llegas a tu casa y esconderte del mundo. Oblígate a estar en compañía de otros, eso siempre te dará el impulso que necesitas. No importa el problema y lo pequeño que sea, tomarte el tiempo para estar y hablar con tu gente siempre hará maravillas. A veces todo lo que necesitas es a alguien con quién descargar.

 

3. No te des un clásico baño de tina, date uno de lujo.

No nos referimos a poner unas burbujas y meterte a la tina, es mucho más que eso. Agrega unos aceites esenciales que sirven para aliviar la ansiedad. Una vez que estás en la tina, relaja tu cabeza con un cojín y olvídate de todo, dejando que el estrés del día salga de tu cuerpo. Puedes dedicar este tiempo a pensar en ti, leer o simplemente disfrutar del silencio absoluto.

 

4. Haz el esfuerzo de cocinar.

Si te gusta cocinar, entonces date el tiempo para poder hacerlo para tus comidas. Si eres de las que en realidad lo detesta, encuentra formas entretenidas de empezar a gozarlo y hacerlo parte de tu rutina. Elige tu menú semanal y te darás cuenta de que de esta manera es mucho más fácil mantenerte firme y al día con tus objetivos fitness.

 

5. No uses las redes sociales para relajarte.

Trata de no pasar más de 10 minutos de tu día en redes sociales. Conéctate más con la vida real y haz recuerdos reales. Te darás cuenta que cuando hagas otra cosa, mirarás para atrás y nunca habrás deseado estar en Facebook en su lugar. Sinceramente, no te estás perdiendo de nada sin estar todo el tiempo revisando tus redes sociales.

 

6. Planea con anticipación.

Por lo general, cuando estás estresada no puedes relajarte (claro, son justo lo contrario), entonces asegúrate de repasar tu lista de pendientes, ver lo que tienes que hacer y así planificar tu futuro. Esto ayuda a aliviar la ansiedad en tu pecho, poder dormir tranquilamente y te permite estar más organizada. Esto realmente puede marcar la diferencia.

10 Frases Que Te Aseguran Que Leerán Tu Mail

En una época en que las llamadas ya no funcionan, confiamos mucho en llegar a las personas por correo electrónico para atraer nuevos negocios y crear nuevas relaciones. Pero sin interacción humana, se vuelve extremadamente difícil hacerlo. Pero, existen algunas frases que pueden hacer que tu mail sea más atractivo y te garantice una respuesta. Sigue leyendo…

 

 

1. “Ayer estuve hablando con X…”

Los amigos y las conexiones son tu camino hacia la cima. Pero no todos pueden asistir a eventos y conocer al tipo correcto de personas y conquistarlas. Se necesita mucho coraje y mucho trabajo. Pero no necesariamente tienes que haberlos encontrado, incluso una comunicación previa puede ser todo lo que se necesitas. Haz tu investigación, conoce algunos nombres de las personas de la compañía a la que estás tratando de apuntar y déjate conocer por ellos. Esto te ayudará a dar saltos, especialmente si has dejado una gran impresión.

 

2. “Vi tu reciente post/publicación…”

En lugar de hacer que tu correo se refiera a ti, deberías, en cambio, hacerlo sobre ellos y su marca. Aquí debes mostrarles que no son solo otra persona en tu lista, debes hacerles sentir que los has buscado por alguna razón. Y puedes hacerlo iniciando tu mail de esta manera.

 

3. “¿Cómo te gustaría mejorar tu estrategia?”

En lugar de decir “Somos conocidos por ayudar y aumentar”, debes comunicar tu valor relacionándolo con sus objetivos. Abre un diálogo con ellos, esto suele ser lo más efectivo. No sientas la presión de escribir párrafos; puedes llegar a eso cuando te acerques más a ellos. ¡Primero debes convertirlos en líderes!

 

4. “¿Estás libre para un llamado (hora y fecha)?”

Esto funciona porque cerrar con una oración procesable es algo a lo que pueden comprometerse y sentirse obligados. El desayuno es bueno porque a todos les encanta que los saquen, especialmente si también piensan que es interesante. Al hacer una pregunta, también tienes un 70% más de probabilidad de obtener una respuesta, incluso si no es positiva.

 

5. “Me encantaría invitarte a tomar un café…”

Nunca les pregunte si están libres la próxima semana. Siempre sugiera una fecha, hora y lugar, si entra en conflicto con su horario, te lo harán saber. Pero debes guiarlos ahí y no darles la opción.

 

6. “La última vez que hablamos…”

Al comenzar de esta manera, les está devolviendo la obligación y la responsabilidad. Volverás a abrir tu comunicación de una manera que les demuestre que los está esperando y también necesitas comunicar esta urgencia. No empieces simplemente con “seguimiento”, es una gran señal de advertencia y no insta al destinatario a tomar medidas.

 

7. “Nuestro amigo, X, me recomendó que nos pusiéramos en contacto…”

Nunca, nunca escriba las palabras “si se perdió mi último correo electrónico”, porque, en realidad, lo más probable es que no se perdieron tu último correo electrónico, lo ignoraron. HubSpot es una herramienta fantástica para rastrear esto. ¿Quieres poder ver si alguien leyó tu mail, la cantidad de veces que lo vieron y cuántos clics recibió en los enlaces? Con este programa, puedes!

 

8. “Mi compañía…”

Las personas tratan a las personas en el poder de manera muy diferente. Cuando perciben el poder, es más probable que respondan, porque sienten la responsabilidad de hacerlo. No tienes que presentarte o mentir y pretender un cargo, pero puedes transmitir esto al referirte a la marca/compañía como tuya.

 

9. “Noté que tú…”

Todo empieza con la primera línea. Evita “Hola, mi nombre es …” cueste lo que cueste. Recuerda, debes captar toda la atención de tu receptor y ganarte la confianza. La forma de hacer más amigos es simplemente mostrando interés en ellos, en lugar de tratar de hacer que se interesen en ti.

 

10. “¿Es (x) una prioridad para ti en este momento?”

La línea anterior involucra a tu destinatario; los invitas a responder en lugar de ignorarte por completo. Y porque afecta sus necesidades, les mostrarás la importancia de su participación sin tener que explicar algo como esto “Te ayudaremos a aumentar tu tráfico en un 50% en la primera … Y sin esfuerzo le brindaremos ROI a nuestros clientes”.

Cómo Encontrar Más Propósito En Tu Carrera

Independientemente de la industria en la que te encuentres, la sensación de que hay algún tipo de propósito mayor puede hacer que sea mucho más fácil levantarse e ir a trabajar todos los días.

No nos gusta la idea de ponernos en piloto automático y olvidarnos de por qué buscamos este camino para comenzar. Si esto despierta tu interés, aquí hay algunas cosas que puedes hacer para empezar a encontrar un poco más de propósito en tu carrera.

 

 

 

1. Encuentra un balance entre vida-trabajo.

No es malo disfrutar de lo que haces y dedicarte a ello, pero prestarle un poco de atención a la parte “vida” puede servir como un gran recordatorio de por qué trabajas para empezar. Date un tiempo para disfrutar con tu familia, amigos y seres queridos.

 

2. Dona a una causa.

Relacionar el trabajo con una obra de caridad puede darle un objetivo extra a tu carrera. El 5% de tus ingresos (o el porcentaje que decidas destinar) puede que no influya tanto en tu presupuesto pero sí ayude en gran medida a la institución que apoyes.

 

3. Ofrécete como mentor.

Algunas vez fuimos personas que necesitaban orientación y un mentor para ayudarnos. Puede ser un soplo de aire fresco reunirse con estudiantes universitarios o unirse a algún tipo de programa que tenga como objetivo ayudar a los jóvenes a encontrar su camino e inspirarlos en su carrera. Probablemente recordarás cómo te sentiste a su edad y cuán agradecida estabas cuando alguien se tomó el tiempo para ayudarte.

 

4. Sigue estudiando.

Seguir evolucionando a lo largo de tu carrera es probablemente una de las mejores cosas que puedes hacer por ti misma profesionalmente, así que siempre mantente abierta a nuevas oportunidades de aprendizaje. Esto puede ser asistiendo a conferencias, talleres o incluso volviendo a la universidad.

Lo Que Deberías Hacer Tu Primera Hora En La Oficina Para Ser Súper Productiva

Debemos querer tener tiempo para las cosas que importan y dedicar suficiente tiempo a lo que necesitamos hacer. Sin embargo, es un hecho comprobado que cuanto más ocupada estás, menos original y creativa eres.

La primera hora del día suele ser ocupada, sin darnos cuenta de que en realidad no estamos siendo productivas, y como sabemos la importancia de encender una buena semana laboral y ser más productivas, aquí te detallamos los tips para lograrlo.

 

 

1. Usa tu tiempo sabiamente.

Trata de hacer todo lo que puedas con el tiempo que tienes. Es muy fácil perder la noción del tiempo y arrastrar el trabajo hasta la noche o el fin de semana, pero debes saber usar tu tiempo para las cosas que corresponden. Trabajo cuando es trabajo y también darte minutos de distracción y pasarlo bien. No dejes que el trabajo se apodere de toda tu vida.

 

2. Energiza tu mañana.

La primera hora de trabajo es un momento poderoso. Es un momento que marca la pauta para tu día; puedes gastarla haciendo un trabajo ajetreado o haciendo un trabajo productivo. Llega media hora antes que los demás para hacer ese trabajo tan ocupado si es necesario. Lo importante es que te configures según el tiempo que tienes. Puedes usar aplicaciones especiales o un cuaderno, pero ten una idea clara de lo que tienes que hacer y el tiempo con el que cuentas para eso.

 

3. Come lo que te hace bien.

Nunca subestimes el poder de un buen desayuno. Es lo único que te ayudará a superar el día, por lo que esta es una parte importante de tu primera hora. Lo que pongas en tu cuerpo tiene un efecto en tu mente.

 

4. Entrena tu cerebro para el éxito.

Aunque no lo creas, podemos preparar nuestro cerebro con esquemas. En pocas palabras, nuestra mente está influenciada por ideas y piensas subliminalmente en palabras y conceptos asociados. Los esquemas nos influyen todos los días, lo sepamos o no. Prepara tu cerebro para el éxito mostrándole imágenes que promuevan la energía, la productividad y el éxito. Trata de hacer esto en la mañana leyendo y mirando una tabla de estados de ánimo. Aprovecha también la primera hora de la mañana para intercambiar ideas y preguntas con tus compañeros.

7 Cosas Que Puedes Hacer En Tus 20 Y Te Harán Exitosa El Resto De Tu Vida

No seas de esas personas que miran hacia atrás y se arrepienten de lo que podrían haber hecho. Si tienes un sueño, no dejes que nada te detenga. Y si bien puedes tener éxito a cualquier edad, es importante que crees la oportunidad y tener una ventaja inicial…

 

 

1. Absorbe toda la información que puedas.

El conocimiento es poder. No se puede negar. Pero no sólo eso, la superación personal es esencial si estás buscando avanzar. Todos los días, de cada semana, dedica unas horas para aprender algo nuevo. Este es tu momento para formarte como la mujer en la que quieres convertirte.

 

2. No te estreses por el tiempo.

No hay un camino correcto, y aunque el tiempo pasa rápidamente, puedes convertirte en lo que quieras en la medida que vayas estableciendo metas personales. La belleza de los veinte es que tienes tiempo para resolverlo todo, pero debes recordar tomar tu tiempo. Piensa dos veces antes de hacer algo, porque recuerda que el lento y constante gana la carrera, no hay prisa.

 

3. Ahorra cuando puedas.

Una de las mayores tensiones de la vida es el dinero. Ser financieramente independiente por primera vez puede ser aterrador y difícil. Pero al igual que cualquier otra cosa, es una curva de aprendizaje y te ayuda a madurar. Ser realista acerca de lo que puedes guardar hace toda la diferencia, especialmente cuando recién comienzas tu carrera. Tienes que ser sabia y ver lo que puedes permitirte ahorrar, y si no es mucho, recuerda que es un comienzo.

 

4. Aprende a hablar otro idioma de manera fluida.

Aprender un idioma no sólo te ayudará a destacar tu CV, sino que también te ayudará a destacar en tu carrera. En la actualidad todo es internacional, y probablemente conozcas a muchos clientes de otros países, por lo que hablar su idioma o uno global como el inglés puede jugar muy a favor para la compañía para la que trabajes.Y la verdad es que esas cosas sí importan.

 

5. Invierte.

Quizás esto te pueda sonar demasiado complicado para siquiera empezar a entender, pero tomarte el tiempo para entenderlo puede cambiar todo. Lo que esencialmente estás haciendo es que tu dinero genere más dinero, así que empieza poco a poco a familiarizarte con esa idea y a estudiar cómo y donde hacerlo.

 

6. Establece una rutina.

Crear y mantener una rutina para ti ahora te ayudará mucho más adelante, porque ya habrías hecho el trabajo duro de romper los malos hábitos y establecer los positivos. Tus 30 años son la parte más seria de tu vida y es donde las cosas realmente se convierten en el siguiente nivel. Al entrar en una rutina, te asegurarás de estar organizada e incluso energizada, lo que te hará más productiva.

 

7. Gana la mayor experiencia que puedas.

Ahora es el momento de probar las aguas y descubrir qué es lo que quieres hacer. Una vez que conozcas tu industria, tus veinte años se deberían tratar de obtener la mayor experiencia posible en ese campo. Es un comienzo lento, pero vale la pena, especialmente cuando eso te puede ayudar a conseguir un buen trabajo después.

5 Pasos Para Lograr Lo Que Quieres En La Vida

Probablemente empezaste este año por el buen camino, tal vez incluso ya has hecho algunos cambios importantes para lograr lo que quieres, pero es importante no desviarse. Obtener lo que queremos en la vida empieza por construir la vida de nuestros sueños y trabajar para eso todos los días.

Incluso si sólo es una idea en la cabeza, metas que parecen imposibles de lograr o algo que nunca creíste posible, puedes lograrlo. Debes mantenerte inspirada, motivada y creer en ti misma. Para lograrlo, aquí te explicamos los 5 pasos que necesitas.

 

 

 

1. Aprender algo nuevo todos los días.

Inscríbete en una nueva clase de tu gimnasio, aprende una nueva receta o lee sobre algún tema que no hayas leído antes. Sea lo que sea, suma un nuevo conocimiento en tu día a día. Esto te mantendrá creativa, inspirada y motivada.

 

2. Establecer pasos.

Pon tus ambiciones en perspectiva, los asensos no vienen tan seguido como nos gustaría, pero sucederán si te aplicas a ti misma y estableces un límite realista para lograrlo. De esta misma manera, tus objetivos en general no pasarán de la noche a la mañana. La mejor manera de establecer tus plazos es dividirlo durante el año, incluso en 5 años o 10 años si tu sueño es demasiado grande. Sin embargo, debes tener cuidado. Una vida tan planeada te hace resistente a las oportunidades. Nunca dejes de estar abierta a nuevas posibilidades, ¡nunca se sabe dónde te llevarán!

 

3. Tomar las riendas de tu vida.

La única forma en que puedes lograr la vida que quieres es asumir la responsabilidad de eso. Nadie te va a entregar tu vida soñada en un plato; sólo hay una persona responsable por la calidad de vida que llevas y esa eres tú. Deja de esperar cosas de la gente y prepárate para hacer sola la mayor parte del trabajo. Esto no significa que no pidas ayuda cuando estás luchando por algo, sino que seas realista… esa ayuda no siempre estará ahí.

 

4. Fortalece tu visión.

Nadie dijo que construir la vida que quieres sería fácil. De hecho, es difícil. Con algunos reveses emocionales, malos hábitos y pensamientos que nos atrapan, es difícil mantenernos en el camino todo el tiempo. Pero mantente fiel a tu visión, úsalo como una luz al final del túnel. Si tienes una semana realmente mala, recuerda por qué estás haciendo todo esto. Mantén la visión viva y clara especialmente cuando las cosas no siguen su camino.

 

5. Usa tus días sabiamente.

La mayoría de las personas no usan su día sabiamente. Incluso la profesional más exitosa puede ser víctima de no usar su tiempo productivamente. Obviamente hay un lugar y un momento para Netflix, pero usar dos horas de tu día para hacer realidad tus sueños no es mucho pedir, especialmente cuando la mayoría de nosotras está despierta durante alrededor de catorce horas. Piensa en lo rápido que puedes lograr lo que quieres si empiezas a trabajar hoy y todos los días hasta conseguir la vida de tus sueños.

Cómo Impresionar A Tu Jefe Cuando Eres Nueva En Tu Trabajo

Estás comenzando un nuevo trabajo y tienes mil preguntas diferentes dando vueltas en tu cerebro. ¿Le gustarás a tus compañeros de trabajo? ¿Te gustará el trabajo? ¿Con quién vas a almorzar? Y más importante aún ¿Le gustarás a tu nuevo jefe? Más allá de lo básico como llegar temprano el primer día, hay otras cosas que puedes poner en práctica para impresionar a tu superior y asegurarte de empezar la relación con el pie derecho.

 

 

1. Haz tus propias conexiones.

Tus primeros días en un trabajo nuevo te pueden hacer sentir rápidamente como la hermana chica desagradable. Todavía no sabes mucho, así que te sientas en tu escritorio sin saber qué hacer o metafóricamente tirando sigilosamente la manga de tu jefe.

No tienes que depender de tu jefe para empezar a forjar relaciones. No tiene nada de malo mostrar iniciativa e intentar expandirte por tu cuenta. Conversa con las personas con las que trabajarás estrechamente, pregunta si puedes tener más información sobre algún proyecto en el que están trabajando actualmente o si puedes acompañarlos a alguna reunión. Incluso si no entiendes de lo que están hablando, es una excelente manera de familiarizarte con lo que está pasando en la empresa y al mismo tiempo empezar a establecer algunos vínculos.

 

2. Toma nota.

Esto ya lo sabes: empezar un trabajo nuevo significa que vas a recibir un montón de nueva información. Desde las claves de inicio de sesión, los procesos de la empresa y los nombres de las personas, hay muchas cosas que deben quedar en tu cerebro. Esto puede ser abrumador, así que lo más eficiente que puedes hacer las primeras semanas es tomar nota. Al tener todo escrito, podrás echar mano a esa información cuando inevitablemente la necesites. Esto significa que no tendrás que molestar a tu jefe con las preguntas que deberías poder responder tú misma.

 

3. Haz preguntas inteligentes.

Incluso cuando haces tu mejor esfuerzo por absorber hasta la última palabra de lo que te dice tu jefe o tus nuevos compañeros, es posible que tengas muchas preguntas. Sin embargo, los buenos nuevos empleados se toman el tiempo e invierten esfuerzo en tratar de responder sus propias preguntas antes de acercarse a otra persona.

Cuando no tengas algo claro, asegúrate de aprovechar los recursos que tienes a tu disposición. Revisa tus notas o incluso observa a tu alrededor como las personas manejan las situaciones similares. Esto no quiere decir que no te acerques nunca a tu jefe con una pregunta, sino que cuando toques su puerta, tengas todo el conocimiento previo posible.

 

4. Muestra iniciativa.

Los primeros días en un nuevo trabajo pueden ser bastante aburridos. Hay una avalancha de nueva información pero no sabes exactamente cómo empezar. En muchos casos esto también significa que estás obligada a tener un tiempo de inactividad. Cuando te veas frente a tu computador sin saber qué hacer, pregúntale a tu jefe si hay algo en lo que lo puedes ayudar. Tomar la iniciativa es la forma segura de demostrar que estás ansiosa por mostrar tu valor.

 

5. Demuestra que eres confiable.

La confiabilidad es una cualidad que casi todos los empleadores buscan, y no hay mejor momento para demostrar que eres confiable que cuando eres nueva. Asegúrate de entregar las cosas en el plazo que te dicen y si te piden que participes en una reunión, llega preparada. Pequeñas fallas como estas pueden influir en tu reputación y por lo tanto en tu relación con tu jefe.

4 Cosas Que Debes Hacer Para Ser Querida En Tu Trabajo

Cuando amas tu trabajo, no es difícil levantarse en la mañana. Trabajas duro, disfrutas de tu día y obtienes la mayor satisfacción de todas tus tareas. Pero el ambiente de trabajo es igualmente importante, y sentirse querida entre los compañeros es otro ingrediente clave para lograr estar plenamente feliz en tu ambiente laboral, y por eso aquí te contamos sobre 4 cosas que debes hacer para ser una persona querida y valorada en tu oficina.

 

1. Comparte tu expertis.

Todo el mundo es bueno en algo, y la oficina es un gran lugar para compartir esa habilidad. Quizás eres una pro en excel, editando o formateando. Independientemente de lo que sea, puedes compartirlo con tus compañeros de trabajo.

Si ves a alguien luchando en un área que tú manejas bien, entonces no dudes en ofrecerle tu ayuda. Apreciarán tu actitud y volverán a ti cuando necesiten ayuda en un nuevo desafío.

 

 

2. Participa activamente.

Una de las mejores formas de incluirte bien en tu ambiente laboral es participar en las actividades. Comienza hablando y aportando en las reuniones, inscríbete en los desafíos de equipo, etc. Los empleados más dedicados están siempre dispuestos para cualquier cosa, en especial para las actividades de construcción de equipo.

 

 

3. Mantente preparada.

Esto es clave si mantienes un rol específico que requiere que hagas presentaciones o encabeces reuniones de grupo. Prepárate antes de cada evento y preséntate como la persona más informada sobre el tema que elegiste. Mientras más preparada estés, más confiada y segura te sentirás. Tu fuerza e intelecto definitivamente te harán brillar.

 

 

4. Simplemente sé tú misma.

Sólo hay una versión de ti y nadie más puede aportar lo tuyo. Mostrarle a tus compañeros de trabajo tu verdadero carácter construye confianza y respeto. Cuando intentas ser algo que no eres, la gente se da cuenta y se vuelve escéptica. Permanece siempre fiel a quién eres, en lo que crees y en lo que representas.

¿Puedes Fingir Las Cosas Hasta Que Las Logres?

¿Sabes qué tienen en común las personas más exitosas? Su capacidad para fingirlo. Tenemos la suerte de que, gracias a las redes sociales, podemos presentarnos de la manera en que queramos, todo está en la forma en que lo hagamos. Obviamente no estamos aprobando la mentira, pero algunas pocas mentirillas blancas pueden ser esenciales para llegar al lugar que te has propuesto.

 

 

 

1. Fingirlo te puede hacer parecer más profesional.

Es más profesional decir que tienes una pequeña oficina compartida cuando en realidad estás trabajando en tu pieza y tener un media kit y un sitio web que se vea profesional, pero que en realidad diseñaste tú misma.

A veces decir la verdad puede alejar a las personas, pero siempre y cuando tengas un negocio creíble y estés trabajando duro para tener tu propia oficina, una mentira blanca no hará ningún daño.

 

 

2. Puedes fingir tus sentimientos también.

Si has visto la charla TED de Amy Cuddy, ella habla sobre la cantidad de veces que nos ponemos en situaciones de miedo o intimidación y que inmediatamente nos sentimos como un impostor. Muchas podemos relacionarnos con ese sentimiento, ya sea asistiendo a un evento de networking o siendo invitada a una comida, tu lenguaje corporal refleja que te sientes intimidada. Tómate un tiempo para “simular” la confianza y esto hará que empieces a sentirte poco a poco una persona más segura.

 

 

3. La única manera de lograr llegar donde quieres estar, es actuar como si ya estuvieras ahí.

Mientras más actúes como si ya lo hubieras logrado, más te aseguras tu camino hacia el éxito y no tienes nada de qué preocuparte – más segura y cómoda te sentirás con tu progreso. Conocer gente nueva y absorber ideas es aterrador si te sientes como un pequeño pez nadando en un gran estanque, pero si te dices a ti misma que ya estás ahí, entonces te sentirás más segura.

Quizás has oído más de una vez a alguien decir “sabía que ella iba a tener éxito”, y esto es porque generalmente ellas lo sabían también. Esas personas que son protagonistas de las historia de éxito, sabían del poder de actuar como el líder que querían ser.

5 Simples Trucos Que Mejorarán Tu Productividad

Todas queremos ser la mejor versión de nosotras mismas y aprovechar al máximo cada día, pero a veces, es fácil quedarnos atascadas en la rutina de cero productividad donde se dificulta incluso lograr nuestras metas.

Para esos momentos en que realmente quieres avanzar o incluso llegar más allá de lo que esperabas, aquí de te dejamos 5 simples trucos para todos los días que te harán ser mucho más productiva y feliz!

 

 

1. Planea tus días con anticipación.

Invertir en un buen planificador y de preferencia lindo, te motivará a anotar los plazos, reuniones y todo lo demás. ¡Nunca llegarás tarde u olvidarás una cita de nuevo! Aunque no lo creas, una buena agenda o cuaderno puede ser la clave del éxito.

 

 

2. No olvides dejar tiempo para ti misma.

Es un hecho que el exceso de trabajo y nunca dejar tiempo ti misma, para el relajo o para hacer las cosas que amas, sólo hace más lenta tu productividad y motivación, como también te hace sentir más infeliz y estresada. Puedes leer un buen libro, salir con tus amigas o disfrutar una taza de té, pero nunca olvides que planear tiempo para ti misma es el mejor truco de productividad.

 

 

3. Distribuye tu tiempo.

Usa tu agenda como lista de pendientes y toma un pequeño descanso luego de terminar cada ítem. Come algo rico, ve un video corto en YouTube o llama a tu mamá o mejor amiga. De esta manera puedes ser productiva pero también lo pasas bien. Además, estarás motivada a hacer más cosas para así llegar a ese merecido descanso.

 

 

4. Saca partido a las app.

Existen aplicaciones para todo y sacarles el mayor provecho posible te ayudará enormemente en tu viaje por convertirte en una persona súper exitosa. Aquí te dejamos 6 aplicaciones que puedes empezar a usar para hacer tu vida más fácil.

 

 

5. Dale importancia a las pequeñas cosas.

Es fácil envolvernos en el día a día: la rutina, las cargas de trabajo, etc. Pero no olvides darte el tiempo de apreciar incluso las cosas más pequeñas que dan alegría en tu vida. Esto ampliará tu visión del mundo y te volverá más ansiosa por querer trabajar duro y lograr hacer las cosas que te has propuesto.

4 Pasos Para Lograr Todo Lo Que Te Has Propuesto En La Vida

Puedes tener muchos planes para tu futuro, pero llevar a cabo tus metas es otra cosa y es ahí donde podemos tener problemas. Lograr el futuro que quieres y te has propuesto no será nada fácil al principio, te lo aseguramos, pero ¡creemos en ti! y apostamos a que lo conseguirás. Pero para que así sea, tienes que seguir estos 4 pasos que te detallamos a continuación.

 

 

1. Centrarte en el presente.

Lo único que te limitará en lograr el éxito es quedarte pegada en el pasado. Esto no te ayudará a crear tu propio futuro. Todas hemos tenido experiencias que nos impiden avanzar, y eso tampoco te hace feliz. Deja ir el pasado, eso fue antes y esto es ahora. Tu pasado no te define, sólo te hace más fuerte, así que deja de hacer excusas y en su lugar vuelve a centrarte en ti, en ser una mujer empoderada que no deja que nadie la detenga!

 

 

2. Planea con anticipación.

Lo único que te mantiene avanzando es planificar y programar las cosas con anticipación. No son sólo metas, sino las cosas que tienen que pasar en un momento determinado. Tienes que tratarte a ti misma y a tus objetivos como un negocio, si no haces el trabajo entonces tu negocio va a fallar. Sé realista con tus planes y objetivos, y cumple tu meta en pequeños pasos, para que así puedas celebrar cada uno de los que vas logrando. Esto te demostrará que ya has llegado lejos y te motivará a no rendirte demasiado rápido.

 

 

3. Invierte.

Nadie nace sabiendo cómo invertir en si misma y en su éxito. Aunque signifique un gran esfuerzo, compra las herramientas necesarias para ayudar a organizar tu vida y también las adecuadas para alcanzar el éxito. No todas las inversiones se pagan, pero invertir en tu futuro sí. Por ejemplo, un libro inspirador puede hacerte cambiar el foco de tus objetivos y querer perseguir nuevas metas.

 

 

4. Hazte el tiempo.

El futuro vendrá a ti, sí, pero no será la versión que esperabas si no pones esfuerzo. El hecho de que estés atrapada en un trabajo que no te hace feliz por la necesidad de pagar cuentas no significa que no puedas investigar y trabajar en un proyecto propio en tu tiempo libre. Obviamente estarás agotada y a veces desmotivada, pero tienes que seguir si quieres que tu futuro sea mejor, y la única manera de lograrlo es trabajar para eso. Así que hazte el tiempo aunque no lo tengas, ¡no hay excusas!

Las 5 Lecciones Más Importantes Que Aprendes Trabajando Para Ti Misma

Lo has hecho, has establecido tu negocio y estás lista para despegar! Las ruedas están saliendo y estás tratando de encontrar el equilibrio. Hay un montón de cosas que pueden aparecer en el camino y para las cuales no estás preparada, o errores que no sabrás cómo enmendar. Esto es nuevo para ti también. Hay muchas lecciones que puedes aprender rápidamente cuando vas a empezar tu propio negocio, pero es la manera en cómo manejes y reaccionas a estas lecciones lo que hará que seas exitosa.

Aquí te dejamos un resumen de las 5 cosas que tienes que saber y que te ayudarán a alcanzar esa gran meta que te has propuesto cuando empiezas a trabajar para ti misma!

 

1. Tienes que aprender a confiar.

Una de las cosas más importantes que aprenderás es que si quieres hacer las cosas bien, tienes que confiar en los miembros de tu equipo. Es raro encontrar personas que entiendan y compartan tu visión, pero no imposible. Es difícil dar responsabilidades importantes a otros, pero necesitas hacerlo si quieres crecer y prosperar. Lo mejor es construir y desarrollar tus habilidades de liderazgo.

 

 

2. No puedes detenerte.

Puedes estar ultra ocupada e incluso algo estresada, pero una vez que has empezado con tu proyecto, no puedes detenerte. No te engañes pensando en que las cosas se van a calmar, y que pronto se vendrán vacaciones o días de descanso. Tu negocio es tu guagua, así que no puedes dejar de darle atención todo el tiempo. Sueñas y sueñas con un descanso, pero en realidad nunca tendrás uno. Hay mucho que hacer todo el tiempo, y te encanta. Nunca es un correo electrónico más. En los primeros meses es lo normal, pero realmente necesitas darte algo de tiempo para dormir y respirar.

 

 

3. No tienes que decirle Sí a todo el mundo.

Cuando recién empiezas, estás ultra emocionada y desesperada por ser exitosa. Entonces, cuando los clientes y las oportunidades se acercan, estás feliz de tomarlas y abrir los brazos del ancho de cualquier posibilidad. Sin embrago, nuestro consejo es que conozcas muy bien tu marca y nunca te alejes de su imagen. La construcción del sello de tu marca es muy importante!

 

 

4. Negocios son negocios.

A veces vas a tener que tomar decisiones difíciles y eso va a incluir conversaciones duras. Nunca es fácil la retroalimentación negativa, pero son negocios, no es nada personal. Tendrás que hacer esto constantemente, y esas conversaciones no tienen por qué ser difíciles y malintencionadas, pueden ser alentadoras y lograr decir cosas que resulten ser edificantes y aumentar la posibilidad de mejora.

 

 

5. Es como la universidad de la vida.

Aprenderás cosas sobre ti misma y sobre otras personas que nunca pensaste posibles. Superarás todos los temores que hayas tenido, te presionarás a ti misma a ser mejor cada día y ver hacia atrás con mucho orgullo todos los logros que has alcanzado. Será el mejor crecimiento personal que hayas hecho – así que realmente vale la pena si estás pensando dar el paso!

3 Razones Por Las Que No Estás Alcanzando Tus Metas

¿Estás atrapada en la rutina? ¿No entiendes por qué te cuesta tanto lograr terminar las cosas? Si te sientes parecida a un hamster en su rueda – trabajando y trabajando, pero sin lograr avanzar -, no te preocupes. Sabemos exactamente cómo te sientes y por lo mismo te queremos ayudar. Lo importante es reconocer dónde te estás equivocando y cómo ordenarte para lograr alcanzar tus metas, por eso aquí te contamos cuáles son las tres razones que probablemente son las culpables de no lograr avanzar y además te damos los tips para superarlas!

 

 

1. No tienes un plan.

Algo que te puede ayudar a alcanzar tus metas es escribirlas en un papel. No tener un plan es una forma peligrosa de comenzar. Decide exactamente dónde quieres estar, en qué momento y desarrolla una línea de tiempo de pasos.

Es posible que ni siquiera sepas cuáles son esos pasos, así que haz algo de investigación para averiguar dónde quieres estar. Investiga, por ejemplo, cómo las mujeres que están en tu mismo campo alcanzaron el éxito. Escucha entrevistas de personas que admires para ver si tienen algún consejo que te pueda servir. Escríbelo todo y averigua la respuesta a qué, cuándo y cómo vas a lograr tus metas.

 

 

2. No has superado la etapa de planificación.

Detente cuando esto te suene familiar: Dices “Voy a trabajar”, tomas una taza de café, eliges una lista de canciones “serias”, haces tu lista de pendientes, te sientas frente a tu computador y piensas “Uf, esto fue harto trabajo. Debería tomar un descanso…”

Simpatizamos con esa situación, no nos mal interpretes (después de todo, las listas de pendientes no se hacen solas). Pero la verdad, en este escenario, estás tomando un descanso sin realmente haber empezado ningún trabajo. La inspiración es una gran cosa, pero no puedes esperar que venga a ti, tienes que actuar, estando motivada o no. Deja de desear y ponte a hacer las cosas!

 

 

3. No crees en ti misma.

Este es uno grande para algunos soñadores: ¿Realmente crees que vas a tener éxito? ¿Puedes verte a ti misma entre los que admiras, chocando hombros con las personas que aspiras a ser? ¿Te imaginas a ti misma en una gran oficina (si ese es tu sueño)?

Parte de esto es ser segura de ti misma (¡sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo!). Pero hay algo mucho más importante: ¿Crees que eres digna de todo ese éxito que quieres? ¿Crees que vas a conseguir todo lo que quieres, a través del trabajo duro y la determinación? Si no es así, entonces eso va a ser tu mayor obstáculo. ¡Nadie va a creer que eres capaz de hacerlo si tú no lo crees primero! Tienes que creer en ti misma, porque eso es lo único que te llevará al siguiente nivel. ¡Nadie va a hacerlo por ti! Tienes talento, cree en eso.

10 Cosas Que Puedes Hacer El Domingo Para Tener Una Semana Más Productiva

Es fácil dejar que los domingos sean realmente flojos y relajados, pero en realidad puede ser un muy buen día para hacer un montón de cosas y lograr que el comienzo de semana sea mucho más motivante.

Aprovechar el tiempo es crucial para lograr el éxito y crecimiento, así que podrías empezar a considerar dejar parte del domingo para preparar lo que viene por delante. Descansar también es importante para cargar energías, por eso aquí te dejamos una lista de 10 cosas que fácilmente puedes hacer el domingo y que además te dejan horas para un poco de flojera.

 

1. Revisa tus mails para que puedas empezar la semana con la bandeja de entrada limpia.

2. Escribe tus metas para la semana.

3. Haz una lista de pendientes para cada día de la semana.

4. Organiza tus indispensables para el trabajo.

5. Limpia y organiza tu escritorio o lugar de trabajo.

6. Ordena tu casa para así empezar la semana sintiéndote aliviada y fresca en lugar de en un completo desastre.

7. Actualiza tu calendario con las reuniones y deadlines.

8. Planea las tenidas que vas a usar para cada día de la semana.

9. Busca algo de inspiración para mantenerte creativa durante la semana.

10. Decide cuáles son las prioridades que tienes para así hacer un buen manejo de tu tiempo y evitar sentirte estresada.