Alivia Tensión En Tus Caderas Y Espalda En 4 Minutos

Tensión de caderas y dolor lumbar, así se le llama a estos maletares populares que que toda persona que trabaja en una oficina ha tenido que pasar.
Si estás dentro de este grupo y no das más del dolor, hoy y te enseñaremos este sencillo ejercicio de 4 minutos que te aliviará por arte de magia.

¿Aún no lo puedes creer?

¡Te invitamos a hacer la prueba!…

 

 

Mariposa

-Siéntate en el suelo, dobla tus rodillas y junta las plantas de tus pies.
-Coloca tus codos en ambas rodillas haciendo presión hacia abajo.
-Lleva tu tronco hacia adelante y mantén durante 30 segundos.
-Realiza 5 repeticiones.

 

 

Rodilla al pecho

-Acuéstate sobre tu espalda.
-Lleva la rodilla izquierda hacia el pecho, sujetando con la mano del mismo lado la planta del pie.
-Mantén esta posición durante 30 segundos.
-Cambia de pierna y mantén 30 segundos más.

 

 

Paloma

-Siéntate con la rodilla derecha doblada hacia adelante y la pierna izquierda bien estirada hacia atrás.
-Estira tus brazos hacia el cielo, inclina tu cabeza hacia atrás, y lleva tu torso hacia adelante.
-Mantén en esta posición durante 30 segundos.
-Cambia de rodilla y mantén 30 segundos más.

 

 

Paloma doble

-Siéntate en el piso en posición indio, con una pierna arriba y la otra abajo de forma perpendicular (sabrás que lo estás haciendo bien cuando mires hacia abajo y veas que tus piernas forman un pequeño triángulo).
-Apoya tus manos en el suelo a la altura de tus caderas
-Inclina tu tronco hacia adelante y mantén durante 30 segundos.
-Cambia de piernas y mantén 30 segundos más.

Cómo Aliviar El Dolor Muscular Alrededor De La Tibia

Si después de entrenar o practicar algún deporte sientes un molesto dolor muscular alrededor de la tibia, lamentamos decirte que eres una chica con periostitis tibial, una lesión dolorosa que a pesar de ser pasajera debe cuidarse muy bien, para así no tener problemas a futuro.
Así que si tu eres una deportista empedernida y no te saltas por nada del mundo un entrenamiento, créenos cuando te decimos que es mejor no pasar por la periostitis tibial.

 

 

11d4ee04_20141210_shot05_122_edited

 

 

¿Qué es la periostitis tibial?

El término periostitis tibial se usa normalmente para describir el dolor o la inflamación alrededor de la parte interna y lateral de la tibia. En la mayoría de los casos, se produce como resultado del sobre esfuerzo del músculo situado sobre la inserción ósea.

Este tipo de lesión es muy común en personas que practican deportes como el fútbol, el basketball, el tenis y el running, ya que todos ellos consisten en carreras intensas con paradas rápidas que impactan en la tibia.

 

 

5fb3cf46_toes-out-toe-walking-cropped

 

 

¿Por qué se desarrolla la periostitis tibial?

Existen numerosas razones por las que esta lesión puede aparecer y el motivo puede ser uno sólo o la combinación de varios.
Algunas causas más comunes son:

 
-Exceso de deporte
-Aumento repentino de la práctica de ejercicio
-Mal entrenamiento
-Sobre esfuerzo muscular
-Calzado inapropiado
-Entrenamiento sobre superficies irregulares, inclinadas o duras.
-Problemas de apoyo del pie, como el pie plano.

 

 

fitness-gifts-runners-2016

 

 

¿Cómo reconocer la periostitis tibial?

La personas que la sufren sienten un ligero dolor en la parte frontal de la pantorrilla. Si después de correr te tocas el hueso de la tibia y te duele, es posible que tengas esta lesión.

 

 

shutterstock_236846167

 

 

¿Cómo se trata?

Existen varias formas de tratar esta lesion, algunas de ellas son:

 

-Usar compresas frías para reducir y calmar la inflamación. Si las aplicas durante unos 20 minutos cada 2-4 horas te aliviará bastante.
-Cambiar de zapatillas (si estas ya están muy gastadas).
-Realizando ejercicios que fortifiquen el músculo de las pantorrillas.
-Enfriar el cuerpo después de un entrenamiento.

 

 

mentioned-shin-splints-were-unfortunately-common-foe-during

 

 

En resumen, la periostitis tibial no es algo agradable, así que esperamos que estos consejos te hayan ayudado.

 

 

 

5 Formas De Aliviar Tus Músculos Adoloridos

Después de un entrenamiento intenso, no es raro que sientas como si un camión te hubiera pasado por encima. Los músculos doloridos no son cómodos ni agradables, pero al menos son la demostración de que empujaste tu cuerpo un poco más de lo habitual. En esos días en que te fuiste un poco por la borda con el nivel de intensidad de tu ejercicio, sin duda necesitarás un poco de ayuda para poder aliviar el dolor, por eso aquí te dejamos 5 formas de hacerlo!

 

 

1. Aplica calor.

ccc10078_987x700

Puede ser un baño de tina con hidromasaje, un baño de vapor o sauna, o simplemente un rico baño de tina en tu casa. Un poco de calor hace maravillas para los músculos doloridos. La aplicación de calor a los músculos reduce el dolor al aumentar el flujo sanguíneo a esa zona, lo que ayuda a aliviar y sanar más rápido los pequeños desgarros musculares que causan el dolor.

 

 

 

2. Estira y elonga.

7

Después de hacer ejercicio, una buena sesión de estiramiento es una necesidad, ya que esto produce el alargamiento de las fibras musculares lo que alivia el dolor producido por el exceso de trabajo. Aunque, algunos estudios han demostrado que el estiramiento no alivia el dolor persistente de una dura sesión de entrenamiento, pero sí puede ayudar a que las fibras musculares estén más saludables y más elásticas.

Los días en que la elongación no es suficiente para aliviar el dolor, disminuye el cardio el día siguiente e intensifica los ejercicios que mejoren la circulación y calienten el cuerpo. Además, ya sabemos que un poco de calor ayuda a que el dolor empiece a desaparecer.

 

 

 

3. Masajea para aliviar el dolor.

Vayo-Massage

Como si cualquiera necesitara una excusa para un masaje, hacerte uno es una gran manera de aliviar la tensión muscular y el dolor. Consiéntete con un masaje profesional, pídele a una amiga que te haga uno o háztelo tú misma con esta técnica del rollo de esponja. 

 

 

 

4. Aplica frío.

lesiones-musculares-frio-calor

Hay una razón por la que los atletas de elite juran que los baños de hielo son lo mejor después del entrenamiento, y es que realmente funciona. La temperatura fría contrae los vasos sanguíneos, lo que reduce la hinchazón. Al salir del baño, el cuerpo se calienta rápidamente mejorando la circulación, lo que también ayuda al proceso de curación. Si no eres fanática de las temperaturas muy frías, usa hielo directamente en la lesión para así tratar un grupo muscular específico.

 

 

 

5. Si todo lo demás falla…

All-Else-Fails

Incluso con el mejor de los cuidados, a veces necesitamos un poco de algo extra para aliviar el dolor. No te avergüences de tomar ibuprofeno, que puede que no te ayude a sanar más rápido, pero sin duda disminuirá el dolor. Date un par de días para descansar y recuperarte antes de hacer tu próxima sesión de entrenamiento intenso.