Por Qué Correr No Te Está Ayudando A Bajar De Peso

Partiste corriendo hace unos meses, sin embargo, cada vez que te subes a la pesa no ves ningún cambio. ¿Qué puede estar pasando? Mientras el running es un ejercicio que quema muchas calorías, existen algunas razones que no estás considerando y pueden ser la causa de que no veas resultados satisfactorios de pérdida de peso. Aquí te los contamos!

 

3a14155bc25550a9_run-weight.xxxlarge

 

Lo que comes después de correr.

La quema de tantas calorías puede causar una fuerte sensación de hambre después, y aquí es muy importante que te alimentes sabiamente. Elegir comida chatarra para tu recuperación, además de ser una exageración de calorías, te hará tener hambre nuevamente a la hora siguiente. Un snack post-entrenamiento es esencial pero debes asegurarte de que éste sea alto en proteínas y carbohidratos y que no exceda las 150 calorías. Si te ejercitaste antes de comer, disfruta de un plato con una porción sensata y no tires por la borda todo el esfuerzo que acabas de hacer.

 

No estás corriendo lo suficiente.

Si estás corriendo pero no ves resultados, echa un vistazo a tu calendario. Correr 45 minutos un día a la semana, o 20 minutos dos veces a la semana, no es suficiente como para perder peso. Con el fin de perder cerca de 1/2 kg. a la semana, necesitas quemar 500 calorías diarias, esto combinando la dieta y el ejercicio. Si la pérdida de peso es tu objetivo, debes ejercitarte tres a cuatro veces por semana e incorporar otras formas de ejercicio cardiovascular para quemar calorías todos los días.

 

Estás quemando menos de lo que piensas.

Acabas de terminar de correr y estás cubierta de transpiración, segura de que quemaste 500 calorías. Pero, lo hiciste realmente? Una mujer de de unos 65 kilos quema 495 calorías luego de correr durante 45 minutos y a un ritmo rápido. Entonces, si estás corriendo menos tiempo y muy lento, estás quemando menos de lo que piensas. Lo mejor es realizar un seguimiento de tu entrenamiento con un monitor de ritmo cardiaco. Para esto existen varias aplicaciones que puedes descargar gratuitamente desde tu celular.

 

Hacer el mismo entrenamiento todos los días.

Si has encontrado un buen circuito de 5 km. cerca de tu casa, hacerlo por varias semanas seguidas puede ser una buena forma de convertirlo en un hábito. El problema está en hacer continuamente el mismo tipo de ejercicio. Tus músculos se adaptan rápidamente a las demandas que les estás exigiendo, lo que es una forma de contrarrestar la pérdida de peso. Evita este problema mezclando diferentes tipos de entrenamientos que tengan una ejecución distinta: intervalos de velocidad, subir cerros, correr en diferentes superficies, etc.

 

No todo se trata del peso.

Correr es una de las mejores maneras de tonificar la parte inferior de tu cuerpo, ya que ayuda a disminuir grasa mientras construyes musculatura. El tejido muscular es más denso que el tejido graso, por lo que ocupa menos espacio, esto significa que a pesar de que tu peso podría no disminuir (incluso podrías subir un poco), otras medidas de tu cuerpo van a cambiar, como por ejemplo la medida de tu cintura, talla de sostén o la forma de tu trasero. El número que marca la pesa no es siempre la mejor manera de controlar tu evolución.