Como Perder Peso Sin Sufrir: La Guía De Las Chicas Perezosas

Cuando nos proponemos empezar una dieta y bajar de peso, sabemos que eso implica una buena cantidad de sudor, sacrificio y disciplina. Si estás pensando en perder algunos kilos, pero no estás dispuesta a someterte a una dieta estricta y exigentes rutinas de ejercicio, existen algunas cosas que puedes hacer y seguro también serán una ayuda.

Si bien no existe una receta mágica, aquí te dejamos una guía con los pasos a seguir para perder algunos kilos sin sufrir.

 

WEIGHT-LOSS-PROGRAM

 

1. Siempre empezar una comida con un vaso de agua: Vas a mantenerte hidratada y sentirse más satisfecha al instante, lo que le puede ayudar a no comer en exceso.

2. Hacer algunos intercambios simples en cada comida: Reemplazar un aliño preparado por una vigreta o limoneta hecha en casa, puede ahorrarte unas 80 calorías. También lo haces si eliges fruta fresca el lugar de una en conserva.

3. Come un trozo de chocolate amargo para el postre: En lugar de optar por unas galletas a media mañana, calma tu antojo de azúcar con un trozo de chocolate amargo. Puede que las primeras veces no sea absolutamente satisfactorio, pero a medida que vayas dejando la ingesta de azúcar, lo será.

4. Mide el tamaño de tus porciones: Si estás buscando perder peso, es importante que comas porciones adecuadas de comida. Sirve una porción antes de comer, en lugar de hacerlo directo desde la bolsa.

5. Muévete más: Incluso si no estás dedicando algunas horas a entrenar, puedes quemar calorías extra al hacer un esfuerzo y caminar más durante el día. Puedes tomar descansos y dar algunas vueltas alrededor de la oficina, también puedes elegir las escaleras en lugar del ascensor.

6. No bebas tus calorías: Es una razón común por la que a veces no notas los resultados de una dieta. Un jugo en la mañana o un vino durante la comida pueden subir tu ingesta de calorías. Elige siempre el agua, a la que puedes darle sabor agregando unas rodajas de pepino o limón.

7. No pases hambre por demasiado tiempo: Un poco de hambre puede ser bueno, pero esto no puede pasarte durante todo el día, ya que eso es malo para tu metabolismo y además, puede provocar visitas a la cocina en que comes más de la cuenta para saciar ese apetito. Cuida organizar bien tus comidas para que así evites niveles demasiado bajos de azúcar en la sangre.

8. Come snacks con alto contenido de proteínas y ricos en fibra: Cuando es el momento de hacer una pausa a media mañana mientras estás en el trabajo, cuida mantenerte alejada de los snacks envasados o esos al vacío: las galletas, papas fritas, etc; tienen alto contenido calórico y graso. Inclínate por aquellos ricos en proteínas y fibra, los que te ayudarán a sentirte satisfecha más rápido y por más tiempo.

9. Que tu cena sea liviana y temprano: Trata de que tu comida contenta alrededor del 25% de las calorías que has consumido a lo largo del día y de cenar al menos dos o tres horas antes de acostarte. Comer demasiado tarde puede causar problemas de digestión y afectar en el sueño.

10. Duerme más: La falta de sueño puede provocar que comas más durante el día y no tener suficiente energía para hacer algún tipo de deporte. LO recomendable es dormir de 7 a 9 horas cada niche. Esta es una manera fácil y eficaz de mantener tu meta de la pérdida de peso en el camino correcto.