8 Ideas Saludables Para Sacarle El Mayor Partido A Tu Freezer

Si abrimos la mayoría de los congeladores es probable que encuentres un par de cajas de helado y alguna comida preparada para salir de apuros. Si bien estos pueden ser algunos básicos de tu freezer, no te ayudan en tu búsqueda por bajar de peso. Sin embargo, cuando lo usas correctamente, el congelador es la forma correcta para perder kilos, y así es cómo lograrlo.

1. Granos cocidos.

Congélalos en porciones de media o una taza y agrega los granos congelados a las sopas calientes, caliéntalos en el microondas, agrégalos a las ensaladas o saltéalos.

 

 

2. Verduras.

Compra verduras a granel y congélelas tal como están o haz puré en bandejas de cubitos de hielo para sopas, salteados o batidos. Cualquier tipo de verduras se congelará bien, por lo que puedes probar con espinacas, kale, acelga, betarraga, rúcula o una combinación.

 

 

3. Leche de almendras.

En lugar de agregar cubitos de hielo a tus batidos, usa cubos de hielo con leche de almendras para agregar un poco de calcio y cremosidad adicional. Este es también un gran truco si no puedes terminar una caja y no quieres que se desperdicie.

 

 

4. Avena.

Este pequeño truco de congelar convierte la avena cortada en avena rápida, por lo que en menos de cinco minutos puedes comerte un cremoso y contundente desayuno que te mantendrá satisfecha durante toda la mañana.

 

 

5. Huevos.

¿Sabías que puedes congelar los huevos? Duran de tres a cinco semanas en el refrigerador, pero pueden guardarse en el congelador hasta seis meses. Esta receta es para congelar las claras y las yemas juntas, para que puedas tomar rápidamente unos pocos y calentarlos en la mañana para un desayuno rico en proteínas. ¡Nunca te quedarás sin huevos!

 

 

6. Puré de vegetales.

Congela verduras en puré como arvejas, espinacas, camote, zapallo y zanahoria para agregar fibra adicional a las sopas, productos horneados, puré de papas, salsas, batidos, granos enteros cocidos, masa para panqueques, etc. Aquí hay una guía práctica para preparar y almacenar purés de verduras.

 

 

7. Ingredientes para un smoothie.

Lava, pela y corta en cubos la fruta y almacena los ingredientes que usarías para un batido en bolsas en el congelador. Se recomienda cortar la fruta en trozos pequeños para asegurarse de que se hagan bien.

Vierte la fruta congelada en tu licuadora o procesador de alimentos y agrega yogurt, leche, mantequilla de maní, o cualquier otro ingrediente que elijas, un poco de agua, y tu batido estará listo en poco tiempo.

 

 

8. Hiervas.

Darle sabor a tus platos con hierbas es una forma saludable de agregar sabor sin toneladas de calorías. Congela las sobras en bandejas de cubitos de hielo y agrega agua o caldo de verduras.