Una Guía De 5 Pasos Para Romper Cualquier Mal Hábito

portada

Todos tenemos malos hábitos que podríamos mejorar. Desde acostarnos muy tarde y tener atracones con la comida, a olvidar pagar las cuentas a tiempo. Y a pesar de que no son graves, hay ciertos ajustes que se pueden hacer para superarlos…

Brad Lamm, intervencionista de las celebridades y adicto recuperado, que trata con problemas de abuso de drogas y desordenes alimenticios, creó una pequeña guía con cinco pasos con los que puedes romper cualquier mal hábito. Sigue leyendo para conocerla, y atrévete a hacer los cambios necesarios para mejorar tu vida!

 

 

1. Conoce la diferencia entre un hábito y una adicción

A diferencia de las adicciones, un mal hábito es lo que Lamm identifica como “situacional.” Esto significa que mientras una adicción es más habitual e interfiere con tu vida cotidiana, un mal hábito no es tan severo. Una vez que has identificado la diferencia, puedes empezar a trabar para romperlo.

¿No estás segura si es un hábito nocivo o una adicción? Hablar con tu médico puede ser un buen comienzo.

 

 

2. Fija una intervención

El primer paso para fijar una intervención es imaginarte en el futuro, y ver cómo sería tu vida cuando renuncies a tu hábito destructivo. Deja que esa visión sea tu motivación y escríbela en algún lado que puedas ver con facilidad cuando tu voluntad flaquee.

 

 

3. Establece una fecha límite

Contrario a lo que puedas pensar, simplemente deicidir parar un día y por ejemplo botar todos tus cigarros, no es cómo se logra eliminar un mal hábito: “El cambio se logra cuando se tiene un plan,” explicó Lamm. Elige una fecha de término que quede más adelante en el tiempo, y luego ve fijando metas diarias o semanales para introducirte de a poco en la conducta.

how-to-break-bad-habits
 

 

4. Usa las redes sociales

No es por nada que hashtags como #IQuitSugar y #BikiniBodyChallenge son tan populares: publicando tus planes e intenciones, le estarás avisando a lo que Lamm llama tu “círculo de cambio,” que son esas personas que te recordarán tus metas aún cuando no quieres que lo hagan.

 

 

5. Trátalo como un antojo pasajero

Cuando sientas ganas de volver a tu desagradable hábito, Lamm sugiere usar esta técnica para superarlo: “Las ganas vienen y van, así que visualízalas como algo temporario que serás capaz de superar y que no se quedará contigo para siempre.” Recuerda que estudios muestran que se necesitan 66 días para que un hábito adquirido se convierta en algo automático, así que aguanta!