Los 5 Lugares Más Icónicos De Europa Para Visitar Este Año

Muchos misterios europeos todavía se están descubriendo, especialmente gracias a las ciudades y ruinas más antiguas que se albergan en ese continente. Se hablan más de 250 idiomas y hay un sin fin de culturas, ideales y paisajes. Si hay un lugar que deberías visitar próximamente es Europa y en especial estos 5 icónicos lugares.

 

1. Roma.

Haz un viaje a la “Ciudad Eterna”, el hogar de 3.000 años de arte, arquitectura y cultura. Impresionantes ruinas antiguas como el Foro y el Coliseo la rodean, pero hay mucho más en esta encantadora ciudad. Mientras estés ahí, asegúrate de visitar Sant’Eustachio II Caffe, que se encuentra a poca distancia del Panteón y es famoso por el mejor café de la ciudad. Incluso está mezclado con agua de un antiguo acueducto.

 

 

2. Paris.

París ha inspirado a algunos de los mejores artistas de nuestro tiempo. Si buscas algo de inspiración, Montmartre es donde tienes que ir. Este distrito artístico inspiró a grandes como Picasso y Vincent van Gogh. Elige una dirección y camina, encontrarás belleza en cada esquina, desde el museo de Picasso hasta el Sacre Coeur con sus interminables filas de pulidos escalones blancos. Tómate un momento al sol y haz un picnic, es posible que incluso puedas ver la icónica Torre Eiffel a lo lejos.

Debes visitar los lugares de interés mientras estés ahí, desde la Torre Eiffel hasta el Moulin Rouge. La verdadera joya de París es que puedes encontrar algo que valga la pena ver, comer, leer o tomar donde sea que vayas. Y claro, siempre hay algunas compras por hacer. Si eres fanática del lujo, París es el lugar de nacimiento de Chanel, por lo que puedes esperar ver lo mejor de la alta costura y las tendencias mientras caminas.

 

 

3. Santorini.

Con más de tres millones de publicaciones en Instagram, hay una cualidad icónica pero de ensueño en la isla de Santorini. Particularmente la ciudad de Oia, famosa por sus iglesias de cúpula azul y sus increíbles puestas de sol.

Hay mucho más que ver y hacer en Santorini de lo que te puedes imaginar. Si buscas el sol, querrás hundir los dedos de los pies en la arena blanca, leer un buen libro frente a la calma de las olas y no hacer nada más que relajarte. Y si está interesada en la exploración, esta ciudad caleidoscópica tiene tantos tesoros, incluyendo las ruinas de Akrotiri, lugar que se sospecha puede ser la ciudad perdida de Atlantis.

Si te interesa encontrar algunas piezas únicas, puedes caminar por las estrechas calles de Fira y comprar obras de arte locales, recuerdos y joyas hechas a mano.

 

 

4. Barcelona.

La capital del noreste de España se visita mejor con la mente abierta y ganas de vivir como una local. Esta bulliciosa ciudad es un tesoro, desde la genial arquitectura de Gaudí hasta el barrio de Gracia. En el corazón de Barcelona, puedes encontrar playas, una vibrante vida nocturna que se extiende hasta altas horas de la madrugada, y terrazas altas con vista a la ciudad.

Una cosa que debes hacer es visitar el Brunch & Cake, un lugar tan solicitado que es raro no ver personas haciendo fila afuera. Arrienda una bicicleta eléctrica y anda al mercado de la Boqueria para comprar productos frescos y vivir una experiencia auténtica y culinaria.

 

 

5. Lisboa.

Lisboa tiene un encanto que no podrás resistir. Es una de las ciudades más antiguas de Europa y, como tal, puede ser un rompecabezas de preciosos edificios y calles de adoquines. Especialmente durante el verano, te encantará el espíritu de este lugar.

Deléitate con la rica gastronomía de Portugal, porque la buena comida es una de las cosas que cada portugués tiene en su corazón. La comida en Lisboa es una experiencia, y hay muchos lugares para probarla.

Para una auténtica experiencia portuguesa, anda a los famosos Pasteis de Belém y prueba el Pasteis de Nata. Este pequeño pastel cremoso con relleno de crema es uno de los muchos puntos de orgullo de Lisboa. También asegúrate de ir a Pappabubble en la Rua da Conceicao. Pappabubble vende dulces caseros con un sabor increíble y es el regalo perfecto para llevar de vuelta a casa.