5 Tips Para Aprender A Meditar

Tranquiliza la mente. Reduce la velocidad de tu respiración. Despierta tus chakras. ¡Es tiempo de meditar! Sabemos que meditar puede resultar algo difícil e incluso te puedes sentir un poco desorientada, pero la clave es asegurarse de que el lugar en que vas a hacerlo esté tranquilo, atenuar las luces y centrarte en la respiración.

Hay muchos beneficios para la salud asociados con la meditación – incluyendo la reducción del estrés, una mayor conciencia en sí mismo y ser capaz de olvidarse de las distracciones. Existen varios tipos de meditación, y esto es clave, porque una vez que exploras los distintos estilos, puedes elegir el que más te conviene.

 

7e7156e61b4dc8c9_bb8028ca_meditation-main.xxxlarge.xxxlarge

 

Lo primero es lo primero, tienes que encontrar un lugar cómodo y tranquilo para sentarte. A algunas personas les gusta acostarse mientras meditan, pero eso puede ser tentador para quedarse dormida, por lo que es preferible hacerlo sentada. El siguiente paso es elegir un estilo de meditación que te interese. Aquí hay cinco, que son los que mejor se adaptan a cualquier persona nueva en la meditación:

 

1. Meditación a consciencia.

La meditación consciente es el tipo más conocido y se trata de estar consciente de los sonidos y actividades que suceden a tu alrededor. Debes dejar que tu mente literalmente fluya y fluya de un pensamiento a otro y sin centrarse en nada en particular. Por ejemplo, si vives en una ciudad ruidosa, no tienes que bloquear las sirenas exteriores y los niños gritando, dejas que tu mente esté consciente de los sonidos pero sin llegar a estar demasiado centrada en eso.

 

 

2. Meditación espiritual.

Este tipo de meditación es para aquellos que regularmente participan en la oración, ya que está basada en la comunicación con Dios. Al igual que los otros estilos, debe convertirse en calma y tranquilidad y luego empezar a centrarse en los problemas o preguntas que puedas tener. Este tipo de meditación puede sentirse no sólo relajante, sino que también gratificante.

 

 

3. Meditación enfocada.

Si tienes la idea de despejar tu mente de todos los pensamientos y tensiones, la meditación enfocada es una buena alternativa pata ti, porque puedes centrarte en un sonido, mantra, objeto o pensamiento. La clave aquí es que sólo se centra en una de esas cosas y tienes que permanecer enfocada en ese pensamiento u objeto. Aquí es cuando la música de relajación viene muy bien. A pesar de que estás usando tu mente básicamente, te sorprenderás de lo rejuvenecida que te sientes después. En nuestro día a día, nuestra mente está en más de 10 lugares diferentes a la vez!

 

 

4. Meditación en movimiento.

La meditación en movimiento puede parecer intimidante, pero si estás sola y realmente te involucras con ella, puede ser muy estimulante y relajante al mismo tiempo. Sentada con los ojos cerrados, sólo tienes que concentrarte en la respiración y probar diferentes movimientos repetitivos que fluyan suavemente. En lugar de centrarse en el sonido, objeto o pensamiento, tu atención debe centrarse en tu movimiento. Podrías intentar un movimiento lento de izquierda a derecha, mover todo tu cuerpo superior de forma circular lentamente.

 

 

5. Meditación mantra.

Los mantras son palabras que se cantan en voz alta durante la meditación. Puede parecer extraño hacer ruidos fuertes durante una sesión de meditación, pero en realidad son sonidos que se convierten en el objeto en el cual te centras. En el yoga, el mantra OM se usa regularmente, ya que ofrece una vibración profunda que hace que sea fácil para la mente centrarse en ese sonido particular.