Con Este Paso En Tu Rutina De Maquillaje, Eliminarás Realmente Las Ojeras

Estamos hablando del “Baking”, que traducido al español es “hornear” y en este contexto significa dejar que el producto específico se “cocine” en el rostro. Esto hará que el maquillaje se funda en la piel y el resultado será una textura y color increíbles. Probablemente no estés haciendo este vital paso, que se trata de aplicar polvos traslúcidos que dejen entrar la luz y no tengan color ni brillo, en zonas como el mentón, las ojeras y la zona T y dejarlo reposar entre 10 a 20 minutos. Mientras tanto, puedes seguir maquillando las otras zonas de la cara.

 

 

¿Cómo aplicar correctamente el “baking”?

Toma el polvo con una brocha gruesa que esté húmeda. Sacude el exceso y aplica gran cantidad en aquellas zonas que necesiten luz. Déjalo actuar durante 10 ó 20 minutos. Pasado ese tiempo o lo que te demores en maquillar el resto, retira el exceso de polvo con una brocha limpia, barriendo hacia afuera.

9 Rápidos Trucos Con El Corrector Que Todas Deberíamos Saber

Hoy les queremos compartir algunos trucos para lograr un cutis perfecto! El corrector es uno de esos productos de belleza que todas las mujeres deberían tener en su bolso de maquillaje. Nos ayuda a vernos menos cansadas, más frescas y luminosas. Cuando se aplica de la manera correcta, puede hacer un real cambio en la piel del rostro. Sigue hacia abajo y conoce estos 9 trucos rápidos con el corrector que realmente tienes que saber!

 

 

original-959x1024

 

#1: Elige el tipo correcto.

Hay básicamente dos tipos de corrector. El corrector líquido, que es mejor para la piel seca y gruesa / Corrector en crema, que funciona mejor para la piel grasa.

 

#2: Elige la marca correcta.

Al buscar un corrector, trata de encontrar uno que no obstruya los poros, ofrezca la mejor cobertura y luego elige un color que se adapte a tu tono de piel. Los mejores correctores son de MAC, Maybelline, Laura Mercier y Bobbi Brown.

 

#3: Qué estás corrigiendo?

Cuando estás cubriendo las ojeras, usa un corrector en tonos rosa o damascos. Luego, elige un corrector que sea un tono más claro que el de tu base y que tenga un tono amarillento para aclarar las ojeras. Y si lo quieres para tapar las manchas rojas, elige un corrector con tonos verdes para cubrir el enrojecimiento.

-Verde: Cubra áreas rojas
-Rosa: Cubrir las ojeras
-Amarillo: Funciona en la piel tonos oliva o tonos más oscuros y aclara y da luminosidad a la piel.

 

#4: Prepara tu piel.

Antes de que apliques el corrector, prepara tu cara y zona de los ojos con crema hidratante y un primer. Mientras más pigmentado sea tu corrector, lo más probable es que se acumule en la líneas finas o arrugas. Aplica una buena cantidad de crema hidratante primero ya que da volumen a las capas externas de la piel, dejando una superficie más lisa para aplicar el corrector.

 

#5: Aplica el corrector después de la base.

Si aplicas antes la base, te darás cuenta de que no necesitas usar tanto corrector. Si aplicas el corrector antes, además de necesitar más cantidad, removerás la mayoría de éste cuando te pongas la base.

 

#6: La técnica.

La forma más favorecedora para aplicar el corrector es dibujar un triángulo con la base bajo el ojo y el punto hacia tu mejilla. Esta forma no sólo oculta las ojeras, sino que también crea al instante la ilusión de que tu cara se estira. Piensa en esto como si estuvieras poniendo una linterna contra tu mejilla, saliendo la luz justo debajo de tu ojo de forma ascendente.

 

#7: Da golpecitos en lugar de frotar para esparcir.

En vez de frotar para esparcir el corrector, debes dar pequeños golpecitos alrededor del área que deseas cubrir para distribuirlo. De la otra forma sólo estás eliminando el producto de donde quieres que en realidad esté.

 

#8: Para ocultar manchas.

Cuando quieras ocultar manchas, usa primero el corrector en tonos verdes y luego cubre el área con un corrector que coincida con el tono de tu piel perfectamente. Cubre una mancha o grano rojo con corrector en tono verde y usando un pincel limpio aplica el producto sólo sobre el grano y no en la piel que está alrededor de él, ya que de esta forma evitas propagar la bacteria. Luego, usa un cotonito de algodón para aplicar el corrector que coincide con tu tono de piel para así terminar de camuflar el grano. Mezcla suavemente con movimientos y circulares y termina con un poco de polvo para fijar.

 

#9: Fija el corrector.

Usa un pincel pequeño para aplicar polvo traslúcido que evita que el corrector se mueva.