Cómo reparar tu maquillaje

Seamos realistas: es muy difícil mantener nuestro maquillaje intacto y como recién salido de la tienda para siempre. Quizás ya has experimentado ese desagradable sentimiento cuando se te cae tu rubor preferido y ves que ha quedado partido en mil pedazos, o cuando pierdes la tapa de tu delineador en crema…

Antes de tirar a la basura estos “desechos” de maquillaje, da un paso atrás y evalúa los daños. ¿Es posible salvar algo? Si tus productos se rompen, se secan o simplemente se ven raros, es probable que puedas darles vida nuevamente con un poco de ingenio. Aquí he reunido cinco soluciones básicas para las debacles más comunes y así poder salvar tu maquillaje favorito y ahorrar un poco de dinero en el proceso!

 

 

1. Sombra de ojos rota.

image

Cuando tu producto llega al suelo, es muy triste ver que ahora está roto o quebradizo, pero afortunadamente hay una manera de salvar tus polvos rotos! Todo lo que necesitas es alcohol y un poco de papel plástico (el que viene en rollo).

Haz tu mejor esfuerzo para reunir todas las piezas rotas y volver a ponerlas en su contenedor, luego enrolla un trozo de papel plástico alrededor de ella para mantener las piezas en su lugar. Con la ayuda de tus dedos aplasta la sombra de ojos a través del plástico para crear una consistencia suelta casi como polvo y luego desenvuélvelo. Añade unas cuantas gotas de alcohol hasta que el polvo se mezcle con el líquido. Una vez que el producto tenga una textura maleable, usa un dedo o una mini espátula para alisarlo dentro del contenedor. Cuando se seque, tu sombra estará como nueva!

 

 

 

2. Lápiz labial roto.

image-(1)

Una de las peores cosas que le puede pasar a una amante del maquillaje es una barra de lápiz labial rota o derretida. Lamentablemente es bastante difícil restaurarlo a su estado original, pero con un poco de calor y un recipiente vacío, podrás obtener muchos usos más de tu color favorito.

Simplemente saca el producto residual de tu barra con un cuchillo, mondadientes o incluso un clip de papel y pon todo el labial que recuperaste en un recipiente apto para el microondas. Derrítelo en el microondas por 10 segundos y repite si es necesario hasta que quede completamente licuado. Vierte el líquido en un tubo vacío de bálsamo de labios, deja que se enfríe y voilà! Haz reutilizado tu labial roto.

 

 

 

3. Polvos rotos.

image-(2)

Si un producto en polvo que amas (sombra de ojos, rubor, bronceador, lo que sea) de repente pierde sus cualidades pigmentadas, lo más probable es que una película dura se haya formado en su superficie. Esto es por lo general debido a la acumulación de petróleo por los meses de uso o pinceles sucios. Es común que la gente simplemente bote estos productos, pero una tira de cinta de embalaje puede traerlos de vuelta.

Corta un pedazo de cinta de embalaje y presiona firmemente sobre la parte superior del producto. A continuación, tira suavemente de la cinta y ve como la película se levanta. Listo, lo reviviste!

 

 

 

4. Cremas secas.

image-(3)

Uno de los problemas de desgaste de maquillaje más común son la sequedad de la sombra de ojos o rubores en crema que hacen que no funcionen como en un principio. La solución es fácil! Todo lo que tienes que hacer es añadir unas gotas de solución salina al producto seco, mezclándolo con un mondadientes. El líquido salado restaurará la humedad necesaria pero no pondrá en peligro el color con el uso en el tiempo.

 

 

 

5. Para alcanzar los conchos.

image-(4)

La frase “tan cerca pero tan lejos” se ajusta perfecto a ese momento en que vez abajo del recipiente las últimas gotas de un preciado producto de belleza y que no logras alcanzar. Por lo general, esto se debe a envases mal diseñados, que sin importar cuanto aprietes o uses su aplicador, siempre queda algo que no va a ceder.

Las espátulas de belleza fueros creadas para este mismo dilema y te ayudarán a ahorrar dinero en el largo plazo. Se ven como mini utensilios de cocina y te permiten raspar hasta la última gota. Sólo asegúrate de tener un recipiente vacío para decantar el producto.

Reinventa Tus Jeans Antiguos Según Las Últimas Tendencias

¿Tienes una montaña creciente de jeans en tu closet que ya no usas? Es probable… Puede que sean un poco pasados de moda, tienen un lavado demasiado anticuado o los encuentras muy aburridos. Por estas u otras razones, aquí te queremos contar sobre estas 4 formas en que fácilmente puedes reinventar tus jeans antiguos tú misma. Son una forma muy sencilla de poder reciclar lo que ya tienes y ser parte de las últimas tendencias!

 

 

 

1. Jeans flare con flecos.

WEB-Milano-str-RS16-0702-600x900

DIY: Añade 10 cm de franja a la parte inferior de tus jeans flare antiguos. Empieza por cortar la basta y luego usa unas tijeras para cortar líneas verticales rectas cada 1 cm desde la parte baja hacia arriba. Luego mételos a la lavadora y después a la secadora para que se formen los flecos como los de la foto.

 

 

 

2. Pintura salpicada vintage.

WEB_AKS6482-600x852

DIY: Tus jeans clásicos pueden ser fácilmente actualizados usando esta técnica de pintura. Ponte en una zona exterior sobre una lona o plástico para que no manches los espacios con la pintura extra. Sumerge un pincel de 1 pulgada dentro de pintura para tela y pinta tus jeans como tú quieras. Luego cuélgalos por alrededor de 24 horas hasta que estén totalmente secos antes de usar.

 

 

 

3. Dobladillo extra grande.

WEB-New-York-str-RS16-8502-600x853

DIY: Si nunca consigues llevar a la modista esos jeans extra largos, entonces este truco de estilo será tu favorito. Dale a tus jeans un borde desgastado cortando la basta con la que vienen y luego metiéndolos a la lavadora y secadora. Termina haciendo el dobladillo extra grande doblando los pantalones hacia afuera y fijando el borde con la ayuda de la plancha.

 

 

 

4. Bastas deshilachadas.

WEB_AKS8403-600x852

DIY: Actualiza tu par de jeans al tobillo, cortando la basta y dejándolos con el borde sin terminar. Usa un des-cosedor para retirar los puntos de sutura y dejar ver la raya de cocido con ese borde decolorado que le dará más interés y diseño a tus jeans.

8 Preguntas Que Te Ayudarán A Ordenar Tu Desorden

Deja de inventar excusas y empieza a limpiar y botar lo que ya no usas en tu casa. Esto te hará sentir mejor y además vivir en un ambiente más limpio, ordenado y grato. Pregúntate a ti misma estas siguientes 8 preguntas y decide qué hacer con tus cosas en base a tu respuesta. Puedes, botar, reciclar , donar, regalar, etc., eso queda a tu criterio!

 

4822c670d99c891b9802204abac00ddf

 

1. ¿He usado esto en el último año?

Si la respuesta es no, es hora de dejarlo ir.

 

2. ¿Si estuviera de compras ahora, elegiría esto?

Si en el presente no comprarías este ítem, entonces por qué lo mantendrías?

 

3. ¿Lo único que me impide desechar esto es porque no quiero perder dinero?

Piénsalo de esta manera: ya perdiste dinero al comprar algo que no usas.

 

4. ¿Estoy aferrándome a esto porque tiene un valor sentimental?

Sé estricta y sólo guarda unos pocos artículos en una pequeña caja de recuerdos. Luego saca fotos de las cosas que vas a deshacerte para que puedas mantener su recuerdo para siempre.

 

5. ¿Tengo un artículo similar que sirve para el mismo propósito?

Si la respuesta es sí, entonces desecha uno de ellos.

 

6. ¿Tengo un plan realista para usar esto?

Recuerda, no te mientas sobre lo perfecto que podría ser un artículo para Halloween. Asegúrate de concretar un plan de uso para ese item y si no lo usas en el período de tiempo en que pensabas hacerlo, entonces es hora de dejarlo ir.

 

7. ¿Me queda bien a mi o al lugar donde vivo?

Puedes amarlo, pero tienes espacio para esos ítems que ni siquiera te caben? Piensa bien en lo que realmente vale la pena mantener, el espacio es sagrado.

 

8. ¿Estoy guardando un artículo roto con el plan de arreglarlo en el futuro?

Arréglalo ahora, si no consigues corregir el problema en las próximas dos semanas, entonces bótalo.