Está Comprobado Científicamente: Sesiones De Trote Más Cortas Y Lentas Son Más Beneficiosas Para Ti

5a6b5f9b_20141210_SHOT05_876_copy.xxxlarge

 

Una gran noticia para las que odian correr: Hay un límite en cuánto bien te puede hacer. Un nuevo estudio, publicado por el American College of Cardiology, encontró una relación entre correr más de cuatro horas y un riesgo de muerte temprana.

Los investigadores hicieron seguimiento a más de 1.000 corredores sanos y casi 4.000 persons sanas no corredoras durante 14 años, y encontraron que aquellos que corrían demasiado o nada en absoluto, tenían las tasas más altas de muerte durante el período de tiempo que duró el estudio. En otras palabras, si estaban sentados en el sillón todo el día o corriendo cientos de kilómetros, tenían el mismo riesgo de muerte. Además, los que corrían a un ritmo más intenso (11 km/hr o 1,5 km en 8 minutos) también les fue peor.

Los ganadores, según el estudio, fueron aquellos que corrieron sólo 2,4 horas a la semana, lo que es equivalente a cuatro sesiones de 3o minutos de trote a la semana. Aún mejor: el ritmo ideal para la salud es correr 1,5 kilómetros en 12 minutos o 8 kilómetros por hora. La deducción de este estudio es que en realidad no tienes que hacer demasiado para tener un buen impacto sobre tu salud. Y el hecho de que muchas horas de ejercicio intenso no sean precisamente beneficios para el cuerpo, son una prueba más de que no se puede tener demasiado de algo bueno.

4 Tips Para Empezar A Trotar

La palabra “running” quizás te da un poco de miedo. A algunas nos trae recuerdos del colegio, de esas clases de gimnasia con frío y las manos moradas. Pero, si te has propuesto empezar a trotar y quieres hacerlo de la manera correcta, esto puede ser una gran opción para ponerte en forma y tonificar, sin embargo, es importante que consideres estos consejos para que así tu rutina de trote dure a largo plazo y te transforme en algo placentero para ti!

 

09-woman-running-main

 

1. Mapea tu ruta de trote.

Planea con anticipación la ruta que piensas trotar y asegúrate de que la gente sepa hacia dónde te diriges, en caso de que estés demasiado cansada como para hacer el camino de vuelta. Existen aplicaciones en que puedes encontrar buenos mapas de rutas en el área que vives.

 

 

2. Invierte en equipamiento.

Lo más importante es asegurarte de que tienes el equipamiento adecuado y de buena calidad. Lo último que quieres son ampollas en los pies en tu primer trote.

 

 

3. Empieza de a poco!

Sólo estás lista si has estado haciendo por lo menos media hora de ejercicio cuatro días a la semana y has construído una buena rutina de caminatas. Si sientes que estás en forma suficiente para empezar a correr, empieza con una caminata suave que luego se transforme en trote. Ten cuidado de mantener la rutina y asegurarte de no estar haciendo demasiado esfuerzo.

 

 

4. No ignores el dolor.

Deja que tu cuerpo te de señales de cómo lo estás haciendo, los calambres están bien, pero no debes ignorar ningún dolor punzante.

Por sobre todo, pásalo bien, no te esfuerces demasiado duro y sé paciente cuando estés esperando resultados. Correr es una buena manera de construir fuerza y tonificar, pero toma tiempo y dedicación. La mejor manera de lograr tus objetivos es tener una rutina y apegarte a ella, no hacer caso a las excusas y salir a trotar!

Las 7 Reglas Para Hidratarte Cuando Corres

La cantidad correcta de hidratación puede hacer de un buen trote o carrera, una mucho mejor. No tomar suficiente agua puede ser incómodo y también peligroso, es por eso que aquí te dejamos las 7 reglas de hidratación que es necesario seguir tanto para corridas cortas o largas.

 

b0742962_20141210_SHOT04_031_copy.xxxlarge

 

 

#1:

Toma atención a la ingesta de agua el día antes de la carrera. Tomar suficiente agua todos los días ayuda a mantener las células hidratadas y así no empiezas a correr deshidratada, lo que te puede causar calambres, fatiga y un alto ritmo cardíaco.

 

 

#2:

Si corres por una hora o menos, entonces puede que no necesites llevar una botella contigo a menos que la temperatura o la humedad sean muy altas. Asegúrate de estar bien hidratada antes de salir a correr, así puedes dejar la botella en tu casa. Pero, si sientes sed mientras corres, entonces es preferible que lleves una botella con agua.

 

 

#3:

La hidratación es extremadamente importante cuando vas a correr una distancia larga, pero no es necesario tomar tanto como lo que estás perdiendo con el sudor. Sigue adelante y confía en las señales de tu cuerpo. De esta manera obtendrás tanto líquido como el que tu cuerpo realmente necesita y no va a aumentar el riesgo de tener que parar tu carrera por un malestar gastrointestinal.

 

 

#4:

Asegúrate de que tienes un plan de hidratación cuando sales a correr por más de una hora. Si no te acomoda llevar una botella contigo, entonces puedes esconderla en algún lugar a lo largo de la ruta.

 

 

#5:

Si vas a salir a correr y no quieres ir al baño justo cuando vas a empezar, entonces toma sólo medio litro en la mañana (después de que ya hayas ido al baño una vez).

 

 

#6:

Si estás entrenando por más de una hora al aire libre con calor, entonces toma una bebida deportiva en lugar de sólo agua. Los electrolitos te darán más energía y te mantendrán más hidratada que el agua sola.

 

 

#7:

Una vez que hayas terminado de correr, asegúrate de rehidratar y seguir tomando agua durante todo el día.