5 Hábitos Inteligentes Para Aprender A Ahorrar Ahora

Gastar tu dinero en lujos innecesarios podría estar impidiendo que puedas alcanzar cosas que realmente quieres. Cambiar tu mentalidad de gratificación instantánea por inversiones futuras significa que las cosas que quieres pueden convertirse en algo mucho más fácil de alcanzar.

Si quieres hacer crecer tus ahorros, aquí hay cinco hábitos inteligentes que debes empezar a seguir!

 

Saving-for-Retirement-in-your-20s

 

1. Háblalo.

El dinero es un tema tabú, sin embargo, es una fuente de estrés para muchas personas. Aprende a hacer del tema y a pedir consejos o ayuda si la necesitas. Este es el paso más importante para poder conseguir el orden de tus finanzas y superar cualquier obstáculo inicial (como las deudas o préstamos) que te están impidiendo que cambies tus hábitos de dinero.

 

 

2. Adopta un método de presupuesto.

Si tienes una lucha constante entre ahorro v/s gasto, es aconsejable que te tomes un tiempo para saber dónde va exactamente tu dinero, revierte viejos hábitos y empieza a seguir más de cerca tus gastos. Mantén un registro de tus ingresos y gastos; trata de ahorrar un porcentaje y haz un presupuesto del resto. Saber exactamente lo que entra y sale cada mes es el primer paso para aprender a ordenar mejor tu dinero.

 

 

3. El entorno cambia todo.

Tu entorno puede jugar un papel muy importante en cuánto puedes cambiar realmente. A veces nuestro trabajo, casa o ubicación, puede obstaculizar nuestra capacidad de ahorrar. Obviamente, no es posible para todos, pero vale la pena considerar reducir los gastos siempre que sea posible y tomar medidas para reducir los hábitos costosos.

 

 

4. Ten claras tus prioridades.

Si estás acostumbrada a comprar lo que quieres pero ahora quieres empezar a ahorrar dinero, puede ser una transición difícil, pero todo se basa en tu forma de pensar. ¿Quieres seguir comprando ese café para llevar todos los días o prefieres ir a un fin de semana soñado? Trata de no optar por esos pequeños lujos innecesarios y establece prioridades para decidir cuándo y en qué gastar y qué guardar, lo que es el paso inicial para pensar en cosas más grandes que realmente quieres.

 

 

5. Aprende cuándo gastar y cuándo guardar.

Para algunas cosas es un total desperdicio gastar dinero, mientras que otras sí lo requieren. Puedes disminuir tus compras online, tu café de todos los días o almorzar diariamente afuera – te sorprenderás de todo lo que puedes ahorrar! Pero, por otro lado, no trates de disminuir gastos comprando productos de mala calidad que a largo plazo vas a terminar comprando dos veces. Trata de comprar artículos “para la vida”, centrándote en un menor número de artículos pero que te van a durar por años.

5 Formas Ultra Simples De Gastar Menos Y Ahorrar Más Dinero

Siempre estamos en la búsqueda de un estilo vida que nos permita gastar menos y ahorrar más. Para esto es necesario hacer cundir lo más posible nuestro presupuesto tomando algunas decisiones correctas y tener nociones básicas de cómo administrar sabiamente nuestros ingresos. Aquí te dejamos 5 consejos, que si bien no son revolucionarios, sí son maneras muy eficaces, que puedes instaurar fácilmente en tu estilo de vida y hacen una gran diferencia en tu cuenta bancaria!

 

pareja_ahorro

 

 

1. Termina con las compras innecesarias.

En primer lugar, deja de comprar cosas que, de hecho, realmente no necesitas y sólo quieres. Es decir, no dejarte tentar más por esa prenda de la vitrina y no dar más vueltas por internet llenando tu carro de compras. Adquiere el hábito de preguntarte a ti misma antes de hacer cualquier compra: ¿Necesito esto? Y sé brutalmente honesta. Te darás cuenta de que tu actitud de compra puede cambiar drásticamente.

 

 

2. Conviértete en un gastador inteligente.

Si vas a posponer algo, que sea comprando. En lugar de gastar poco pero seguido, espera a que las estaciones cambien e invierte en quizás 2 o 3 piezas clave. Sé extremadamente inteligente y busca en internet para encontrar el mejor precio de lo que quieres. Esto también funciona para cuando quieres salir a comer, salir de fiesta, etc; literalmente vale la pena gastar un poco de tiempo buscando un descuento en lugar de pagar el precio completo.

 

 

3. Planea como una profesional.

Ser organizada es un gran atributo. Quizás te parezca un poco exagerado tener una hoja de cálculo de Excel con tu presupuesto semanal o mensual, pero ese tipo de herramientas son muy útiles para administrar tus finanzas personales. Es una forma simple de ver cuánto entra y cuánto sale y cuánto es lo que en realidad te puedes permitir. También puedes planificar tu semana aún más al hacer una lista con las compras y decidir las comidas por adelantado. Suena obvio, pero muchas de nosotras vamos a ciegas al supermercado y eso nos lleva a gastar muchísimo más.

 

 

4. Saca todo el dinero que necesitas.

Con un sistema de asignación semanal, puedes sacar cierta cantidad de dinero un lunes y usar sólo eso para el resto de la semana. Usar tus tarjetas plásticas no se siente de la misma forma que el dinero real y es probable que gastes mucho más a que si lo manejas en efectivo. Sé estricta contigo misma e incluso te darás cuenta de que necesitas mucho menos de lo que pensabas!

 

 

5. Separa tu dinero.

Una pequeña suma de dinero en café al día, se traduce en una alta suma mensual. En lugar de perder dinero en algo que puedes dejar fácilmente, guárdalo. Quizás no es mucho, pero esos pequeños sacrificios van sumando. Además, ten una cantidad fija de dinero que depositas en una cuenta separada en cuanto recibes tu sueldo – y no lo toques! Ni siquiera notarás que ya no está.

Como Auto-convencerte Para Gastar Menos

Todas sabemos que gastar menos y ahorrar más es algo que deberíamos hacer, pero la parte del “hacer” muchas veces se ve interrumpida. Entre el trabajo, la familia, la vida social, la rutina, etc… se nos suman muchos gastos que a veces no son tan necesarios, o para nada necesarios…. ummm, esa nueva carcaza para el celular?? Bueno, aquí te cuento sobre algunos consejos que he recibido y trato de poner en práctica para ser más ahorrativa.

 

jeans-coach-purse-street-style

 

1. Usa recordatorios visuales.

Practicamente a dónde vayamos somos tentadas visualmente con cosas en las que podríamos gastar dinero (autos, ropa, cocktails!), pero qué dices de cosas para las que deberíamos ahorrar? Si estoy ahorrando para mis próximas vacaciones, podré una foto del destino en mi billetera al lado de mis tarjetas de crédito, y así, cuando esté a punto de caer en la tentación, lo pensaré mejor. Si comprar por internet es tu perdición, entonces pon una foto de tu destino soñado como fondo de pantalla.

 

 

2. No te olvides de disfrutar las alternativas más sencillas.

Antes de que puedas gastar menos, debes descubrir en qué estás gastando de más. Una vez que lo sepas, busca opciones más económicas. Por ejemplo, si te das cuenta de que vas muy seguido a restoranes elegantes, elimínalos de tus salidas por un mes, o busca restoranes más casuales! O qué me dices de los conciertos?? De verdad tienes que ir siempre al lugar más caro??

 

 

3. Programa un depósito directo a una cuenta diferente.

Muchas de nosotras designamos que nuestro sueldo vaya directo a nuestra cuenta corriente, listo para ser absorbido por nuestros múltiples gastos y pagos automáticos. Pero qué me dices de fijar que todos los meses parte de tu sueldo se vaya directamente a una cuenta de ahorro? Así, por lo menos, no te gastarás ese dinero…

 

 

4. Convierte en un hábito salir de compras sola.

Puede sonar poco lógico que vayas a ahorrar al planear ir de compras. Pero aquí a lo que me refiero es que te organices para ir sola de compras, en vez de ir con amigas. Es menos probable que sucumbas ante la presión social (“Ese vestido te queda increíble”) si no estás rodeada de compañía! Si realistamente compras ropa una vez al mes, simplemente comprar ropa sola una vez al mes puede llevarte a gastar menos. Otro tip: si tienes hijos, no los lleves contigo cuando vayas al supermercado, lo más probable es que te pidan que les compres dulces, lápices, juguetes, etc… (mi hija lo hace siempre!)

 

 

5. Compra a la hora del almuerzo.

Un estudio de Journal of Marketing Research descubrió que aquellas personas que estaban relajadas tendían a darle más valor a los productos que aquellas que no estaban relajadas o que estaban estresadas. En otras palabras, si estás teniendo el día más agradable del mundo, es más probable que gastes dinero en cosas que no necesitas o que no te fascinan, porque en tu mente las percibes como más valiosas. Así que planifica tus salidas a comprar (comestibles, una impresora nueva, o ropa) cuando estés más agotada mentalmente, como después del trabajo, entre medio de varias diligencias, o a la hora del almuerzo.