4 Tips Para Quedarte Dormida Y Permanecer Dormida Incluso Cuando Estás Muy Estresada

Nos cuesta conciliar el sueño y además es difícil permanecer dormidas, porque esos pensamientos estresantes que nos tienen preocupadas se apoderanq de nosotras y nos hace despertarnos en medio de la noche en lugar de seguir durmiendo hasta que la alarma suene. Para que te hagas una idea, el estrés hace que nuestro cuerpo bombee hormonas del estrés como el cortisol y la noradrenalina, que aceleran la respiración y aumentan el ritmo cardíaco. Estos cambios hormonales pueden mantener activo el cerebro y hacer que sea más difícil conciliar el sueño.

La buena noticia es que hay algunas técnicas que de verdad resultan y nos ayudan a que el cerebro entre en un estado mas calmo que nos hace dormir mejor. ¿Cuáles son? A continuación te lo contamos.

 

 

#1: Lee o escucha música para entrar en un estado de calma.

Tómate un tiempo para relajarte y hacer la transición a dormir. Una hora antes de acostarte, deja de trabajar o de realizar actividades estresantes y recurre a algo que te calme, como leer, meditar, escuchar música o tomar un baño tibio.

 

#2: Escribe tus pensamientos.

Si tu mente no se está desacelerando, toma un diario o una hoja de papel y anota lo que necesitas hacer, o simplemente escribe sobre lo que sientes. Pensar con anticipación te ayuda a evitar reflexionar cuando intentas conciliar el sueño.

 

#3: Haz ejercicio durante el día.

El ejercicio en sí mismo es un gran antídoto para el estrés. Resulta que un buen entrenamiento también puede ayudarte a dormir mejor, al aumentar tu ritmo cardíaco y agotar tu cuerpo para que tengas sueño en la noche.

 

#4: No te estreses por quedarte dormida.

Es normal dormir mejor algunas noches que otras. Si no descansaste bien anoche, no dejes que eso te estrese aún más. Intenta dormir una siesta de 15 a 20 minutos y haz tu mejor esfuerzo para dormir mejor esta noche al relajarte y acostarte temprano.

5 Razones Por Las Que Te Despiertas Cansada Todos Los Días

¿Constantemente te despiertas con la sensación de que podrías haber seguido durmiendo tres horas más? Sabemos que no todas las personas tienen un gran despertar, pero si amaneces tan cansada que tu cabeza pareciera reventar, prácticamente te quedas dormida mientras revisas tus mails y pones el jugo de naranja sobre tus cereales, entonces algo no anda bien.

Sigue leyendo y descubre estas cinco razones que pueden ser las culpables que te impiden despertar con energía…

 

 

1. Tu habitación es como una cueva, incluso cuando sale el sol.

Cave-Like-Your-Room-Even-After-Sun-Rises

Bloquear la luz para hacer que tu habitación sea totalmente oscura puede ayudar a conciliar el sueño y mantenerte dormida, pero si la luz de la mañana no es capaz de colarse por tu ventana, el ritmo circadiano del cuerpo no sabrá que es hora de despertar. Usa persianas o cortinas que bloqueen las luces nocturnas, pero que sean capaces de dejar pasar los primeros rayos del sol del amanecer.

 

 

 

2. Te quedas despierta hasta demasiado tarde.

You-Stay-Up-Way-Too-Late

Puede ser que estés trabajando horas extras o estés absorbida por una serie, pero quedarse despierta hasta tarde significa que no estás recibiendo las suficientes horas de sueño. La mayoría de las personas necesitan alrededor de siete horas, más o menos, entonces si no lo estás consiguiendo, es un hecho que despertarás agotada y probablemente de mal humor. La falta de sueño puede además conducir a comer más o incluso debilitar tu sistema inmunológico. Establece una hora de acostarte y apégate a ella (incluso los fines de semana), y si tienes que quedarte hasta tarde, entonces trata de dormir un poco más en la mañana.

 

 

 

3. Te vas a la cama estresada o preocupada.

You-Went-Bed-Stressed-Worried

Es difícil no estar nerviosa sobre esa reunión que tendrás con tu jefe o estresada por las preocupaciones que hay en tu cabeza, pero pensar en estas situaciones te alejará de poder conseguir una buena noche de sueño. Si algo te molesta, entonces encuentra la manera de resolverlo en tu mente; puede ser anotándolo en un cuaderno, hablar con una amiga o incluso hacer una pequeña y relajante sesión de yoga antes de acostarte.

 

 

 

4. Apagas el botón de la alarma muchas veces.

You-Hit-Snooze-Button-8-Times

Si eres de esas personas que ajusta la alarma más temprano para poder apagar varias veces el botón de repetición y te da la sensación de poder estar recibiendo un poco más de tiempo de sueño, la realidad es que estás recibiendo menos. Ese tiempo adicional es constantemente interrumpido con el sonido del timbre de la alambra, entonces ese sueño es en realidad de mala calidad. Hazte un favor a ti misma y establece la alarma más tarda para así poder dormir más y mejor.

 

 

 

5. Tomas mucho alcohol o cafeína antes de acostarte.

Too-Much-Booze-Caffeine-Before-Bed

Una copa de vino tiene muchos beneficios para la salud, como la reducción del riesgo de un ataque cardíaco, accidentes cerebrovasculares y también una mayor resistencia ósea. Pero si tomas una copa de vino demasiado cerca a tu hora de acostarte, o tu copa de vino son en realidad dos o tres, esto te impide tener una noche de sueño reparador (incluso si te duermes muy rápido). Por otra parte, si es una taza de café que te tomaste justo antes de acostarte, la cafeína es estimulante y puede hacer que sea casi imposible conciliar el sueño. Limita el vino y café antes de acostarte y así te asegurarás de tener un mejor dormir y no despertar cansada.