11 Cosas Que Tu Instructor De Yoga Quiere Que Sepas

Los ves sonriéndote mientras caminan al rededor de la sala o para demostrar poses, pero te has preguntado que están pensando tus profesores de yoga? Aquí hay algunos ítems que a los instructores de yoga les encantaría que sepan sus alumnos nuevos sobre sus clases.

 

yoga-class---tree-pose_full

 

1. Ellos no están chequeando para ver cuan flexible eres (o no): Si tu profesor te está mirando, no es para juzgar si puedes o no estirar tus piernas en adho mukha svanasana. Él o ella quiere asegurarse de que estás haciendo la pose de manera cómoda y segura.

 

2. No les gusta cuando te exiges en exceso: Siempre te animamos a probar nuevas posturas, pero eso no significa que tengas que luchar con el dolor. Cuando trabajas en extensiones hacia atrás, confía en que sabes si es mejor hacer una versión de principiante como la Cobra versus a una versión avanzada como el Escorpión.

 

3. Les encantaría que hagas preguntas o pidas ayuda: La clases de yoga suelen ser muy sileciosas donde sólo se escucha la voz de profesor, pero si tienes una pregunta, por favor hazla! Probablemente otros alumnos se preguntan lo mismo. Además, no seas tímida para pedir ayuda–ellos estarán felices de ayudarte a hacer tu paro de cabeza antes de que te caigas al suelo haciéndolo sola.

 

4. No les importa si se te escapa un gas: Los instructores de yoga son humanos también, y ellos sí que saben que hay ciertas posturas que pueden hacer que se escape uno. Por qué? Porque probablemente las ha pasado a ellos también! Si, es un poco vergonzoso, pero si accidentalmente te pasa, solo pretende que no ha pasado nada.

 

5. No les da asco tu transpiración: Si a un instructor le gusta asistir en las poses, no necesitas disculparte por estar transpirada. Ellos están acostumbrados a tocas ropa y cuerpos empapados, y si les molestara, bueno, no serían instructores de yoga.

 

6. Ellos quieren que digas si un ajuste te duele o incomoda: Tienes todo el derecho de decirle al instructor que presione más suave o que deje de hacerlo por completo. Es tu cuerpo y tu sabes sus límites; sin tu aporte, un profesor no puede saber qué te gusta o que el ajuste va a producir un tirón en tus isquiotibiales.

 

yoga-class

 

7. Desearían que no fueras a clases a “botar transpirando tu resfriado”: Si estás congestionada con un resfrío, un poco de ejercicio puede hacerte bien. El calor puede ayudar a soltar las mucosidades, y mover el cuerpo alivia los dolores corporales. Pero debes tener mucho cuidado de no pasarle tus gérmenes a los otros, por lo que transpirar tu resfrío en una clase de yoga llena con un montón de pañuelitos al rededor de tu mat no es la mejor idea. Si te sientes resfriada lo mejor es que practiques en tu casa, y puedes volver al studio una vez que te sientas mejor.

 

8. Les gusta cuando traes tu propio mat a la clase: Pedir un mat prestado del centro para tu primera clase o un par de clases más está bien, pero después de eso es tiempo de que te compres tu propio mat. Usar un mat en el que sólo tu transpiras también ayuda a prevenir que se pasen los gérmenes, lo que todos apreciarán, y comprar tu propio mat también muestra un mayor compromiso que alguien que aparece en clases de vez en cuando.

 

9. Ellos quieren que practiques por lo menos dos veces a la semana: Una clase de yoga un sábado por la mañana ofrecerá increíbles beneficios, pero si realmente quieres mejorar en tu práctica, deberías incluir una o dos clases más en la semana. Si te es imposible ir a clases tantas veces por tiempo o dinero, desenrolla tu mat y practica en tu casa, aunque sea por 20 minutos.

 

10. No les importa si tomas clases de otro instructor: Cada profesor ofrece algo diferente a sus alumnos, y dependiendo de tu humor y necesidades, puede que un día prefieras una clase más intensa que te inspire a probar paros de mano, pero en días más lentos, puede que prefieras una clase más relajada y restaurativa con otro profesor.

 

11. Les gusta cuando llegas a clases un poco temprano y prefieren que te quedes hasta que la clase termine: Todos tenemos horarios apretados y obligaciones de familia y trabajo, por lo que si llegas tarde alguna vez está ok, pero no hagas un hábito de esto. Muestra un poco de respeto a tus compañeros, profesor y a ti mismo estando presente la clase completa.