5 Formas De Sentirte Menos Ansiosa Con El Dinero

No es un tema fácil la buena y correcta administración de nuestro dinero. A todas nos ha pasado que algunos meses no sabemos en qué hemos gastado tanto, mientras que por otro lado estamos siempre buscando formas de ahorrar más.

Si quieres administrar mejor tus finanzas personales, aquí te dejamos 5 consejos útiles.

 

1. Paga sólo con efectivo durante una semana.

Es tan fácil deslizar tu tarjeta de débito aquí y la de crédito allá, pero si realmente estás tratando de crear un presupuesto basado en la realidad, es útil pagar todas tus compras en efectivo para ver exactamente a dónde va tu plata. Al afinar tus hábitos de gastos diarios, estarás un paso más cerca de identificar oportunidades de ahorro.

 

 

2. Deja de seguir los mercados todos los días.

Invertiste, ok. Pero ahora debes confiar en tu estrategia y dejar que las ganancias y las pérdidas sigan su curso. No estamos diciendo que no controles y veas lo que le dice el mercado, pero si vives y respiras por los altibajos diarios, te volverás loca. También vivirás una peculiaridad que los psicólogos denominan “aversión a la pérdida”: básicamente, el arte de preocuparse por las caídas y no celebrar las ganancias.

 

 

3. Gasta en experiencias en lugar de cosas materiales.

Este es un hábito de dinero de personas felices: gastar en experiencias está comprobado científicamente que te hace más feliz que gastar en cosas. Se llama la “cinta de correr hedónica”, y es la idea de que nos acostumbramos a las cosas con el tiempo, por lo que lo que una vez nos dio alegría (por ejemplo, un vestido nuevo) ya no lo hace. Además, todas esas cosas de obsesión material pueden hacer que te compares con otras personas, mientras que las experiencias, como una rica comida o unas vacaciones, no.

 

 

4. Asesórate con un experto financiero.

Puede causar ansiedad monetaria por adelantado (como dijimos, no es fácil levantar la cortina para revelar tu verdadero resultado final), pero trabajar con un planificador financiero puede ayudarte a establecer un presupuesto más preciso, pero también identificar los lugares donde tu dinero puede trabajar mejor de lo que originalmente pensaste. (Tal vez esto signifique una tarjeta de crédito que le genere puntos … o una cuenta de ahorros con un rendimiento porcentual anual más alto).

 

 

5. Deja aparte un poco de plata para darte gustos.

Acerca de ese presupuesto que estás construyendo: por supuesto, tienes que priorizar los gastos, como la vivienda y la alimentación, pero ¿qué hay de los derroches financieros? Para resolver esto y eliminar la culpa y la ansiedad asociadas, agrega un “gasto” regular a tu presupuesto mensual donde pagues por pasarlo bien. Ten en cuenta que esto es diferente de tus ahorros de emergencia. Es un momento para darse el gusto, sin ataduras.

Cómo Ahorrar Cuando No Eres Precisamente Ahorrativa

Todas tenemos el sueño de ahorrar. Algunas son más ordenadas y tienen sus finanzas perfectamente cuadradas para poder guardar algo de dinero todos los meses, mientras que otras no saben exactamente cuánto entra y cuánto sale o creen que simplemente no son hechas para eso.

Para ayudarte a encontrar ese equilibrio que todas buscamos y tener la tranquilidad de unos ahorros que crecen mes a mes, te dejamos estos útiles consejos que puedes aplicar con tus finanzas personales.

 

 

1. Crea autopagos.

Es probable que todas hayamos escuchado que primero debes pagarte a ti misma: la idea es que apenas te paguen, guardes dinero en tus cuentas de ahorro e inversión antes de pagar cualquier otra cosa. Es genial, en teoría. Pero digamos que te acaban de pagar y, aunque sabes que debes transferir plata a tus ahorros, también tienes ese fin de semana esperado y quieres dejar un poco más en tu cuenta corriente, por las dudas. Entonces, decides que harás la transferencia cuando vuelvas de ese viaje.

Para combatir esto, configura una transferencia automática de tu cuenta corriente a la de ahorros tan pronto como tu sueldo entre a tu cuenta.

 

2. Crea una barrera.

Esto puede parecer una cosa increíblemente pequeña, pero tiene un gran impacto cuando se trata de evitar el gasto en exceso: mantener la cuenta corriente en un banco y la de ahorros en otro. Esta barrera mantiene la cuenta de ahorros fuera de vista y fuera de la mente. También te impide acceder a los fondos de la cuenta de ahorros con demasiada facilidad.

 

3. Conoce tus desencadenantes de gastos.

Los factores desencadenantes de gastos pueden ser personas, situaciones o tiendas. Por ejemplo, el estrés puede ser un factor desencadenante de gastos. Lo importante es que cuando descubras cuál es el tuyo, busques maneras de distraer la atención de gastar.

 

4. Domina la pausa.

Antes de comprar cualquier cosa, haz una pausa y pregúntate: ¿gastar en esto me hará más feliz? Hacer una pausa y reflexionar cuando estás haciendo una compra te ayuda a evitar los gastos sin sentido.

 

5. Fíjate metas emocionantes.

Tener un objetivo emocionante te ayudará a enseñarte a cómo realmente mejorar tus esfuerzos de ahorro. Empezarás a poner atención a cada gasto preguntándote si realmente vale la pena eso, versus estar un poco más cerca de tu gran meta.

 

6. Abraza las soluciones digitales.

Las soluciones digitales pueden facilitar casi todo en la vida: pedir un taxi, comida, etc. Entonces, ¿por qué no usar una aplicación para ayudarte a ser más ahorrativa? Existen muchas que te pueden ayudar en ese objetivo, pero no harán el ahorro por ti, son básicamente la guinda de la torta. Una que puedes usar es Qapital, que tiene muchas funciones diferentes para ayudar a ordenarte con tus gastos y ahorrar.

 

7. Juega al 1%.

Cuando configures tu ahorro mensual automático, hazlo subiendo un 1% mes a mes. No echarás de menos ese café que no podrás tomarte, y verás cómo de un año a otro, tus ahorros aumentarán significativamente sin darte cuenta.

 

Como Auto-convencerte Para Gastar Menos

Todas sabemos que gastar menos y ahorrar más es algo que deberíamos hacer, pero la parte del “hacer” muchas veces se ve interrumpida. Entre el trabajo, la familia, la vida social, la rutina, etc… se nos suman muchos gastos que a veces no son tan necesarios, o para nada necesarios…. ummm, esa nueva carcaza para el celular?? Bueno, aquí te cuento sobre algunos consejos que he recibido y trato de poner en práctica para ser más ahorrativa.

 

jeans-coach-purse-street-style

 

1. Usa recordatorios visuales.

Practicamente a dónde vayamos somos tentadas visualmente con cosas en las que podríamos gastar dinero (autos, ropa, cocktails!), pero qué dices de cosas para las que deberíamos ahorrar? Si estoy ahorrando para mis próximas vacaciones, podré una foto del destino en mi billetera al lado de mis tarjetas de crédito, y así, cuando esté a punto de caer en la tentación, lo pensaré mejor. Si comprar por internet es tu perdición, entonces pon una foto de tu destino soñado como fondo de pantalla.

 

 

2. No te olvides de disfrutar las alternativas más sencillas.

Antes de que puedas gastar menos, debes descubrir en qué estás gastando de más. Una vez que lo sepas, busca opciones más económicas. Por ejemplo, si te das cuenta de que vas muy seguido a restoranes elegantes, elimínalos de tus salidas por un mes, o busca restoranes más casuales! O qué me dices de los conciertos?? De verdad tienes que ir siempre al lugar más caro??

 

 

3. Programa un depósito directo a una cuenta diferente.

Muchas de nosotras designamos que nuestro sueldo vaya directo a nuestra cuenta corriente, listo para ser absorbido por nuestros múltiples gastos y pagos automáticos. Pero qué me dices de fijar que todos los meses parte de tu sueldo se vaya directamente a una cuenta de ahorro? Así, por lo menos, no te gastarás ese dinero…

 

 

4. Convierte en un hábito salir de compras sola.

Puede sonar poco lógico que vayas a ahorrar al planear ir de compras. Pero aquí a lo que me refiero es que te organices para ir sola de compras, en vez de ir con amigas. Es menos probable que sucumbas ante la presión social (“Ese vestido te queda increíble”) si no estás rodeada de compañía! Si realistamente compras ropa una vez al mes, simplemente comprar ropa sola una vez al mes puede llevarte a gastar menos. Otro tip: si tienes hijos, no los lleves contigo cuando vayas al supermercado, lo más probable es que te pidan que les compres dulces, lápices, juguetes, etc… (mi hija lo hace siempre!)

 

 

5. Compra a la hora del almuerzo.

Un estudio de Journal of Marketing Research descubrió que aquellas personas que estaban relajadas tendían a darle más valor a los productos que aquellas que no estaban relajadas o que estaban estresadas. En otras palabras, si estás teniendo el día más agradable del mundo, es más probable que gastes dinero en cosas que no necesitas o que no te fascinan, porque en tu mente las percibes como más valiosas. Así que planifica tus salidas a comprar (comestibles, una impresora nueva, o ropa) cuando estés más agotada mentalmente, como después del trabajo, entre medio de varias diligencias, o a la hora del almuerzo.