Cómo Dejar Tus Malos Hábitos Ahora

Todas tenemos nuestros vicios. Tal vez eres adicta a tu café de la mañana o te muerdes las uñas con demasiada frecuencia. Estas cosas no son siempre un problema, pero si te empiezan a molestar entonces deberías considerar terminar con el ciclo. Esto puede ser difícil, pero no eres la única que tiene dificultades para romper con esos malos hábitos que ya están profundamente arraigados, es por eso que aquí te dejamos algunos consejos que seguro te ayudarán a poder empezar!

 

Easiest-Way-to-Stop-Smoking

 

1. Entender lo que desencadena el comportamiento.

Las cosas que hacemos muy seguido tienen que ver con los pensamientos que nos rodean. Por ejemplo, el café puede ser parte de tu ritual de la mañana porque sientes que no puedes despertarte sin él. El morderte las uñas puede ser efecto de cuando estás agitada o nerviosa por algo. La comprensión de cuándo y por qué haces las cosas es la única manera efectiva de romper el ciclo. Cuando conoces qué es lo que está detrás del comportamiento es cuando puedes hacer cambios.

 

2. Escribir tus intenciones.

Escribir tu intención de cambiar un comportamiento puede ayudarte a recordarlo. Por lo general, estas cosas las hacemos sin siquiera pensarlo, como cuando te muerdes las uñas y sólo lo notas después de que ya lo hiciste. Al escribirlo estás siendo consciente de eso, lo que te ayuda a obtener resultados más rápido porque puedes poner fin al mismo minuto en que está sucediendo.

 

3. Decírselo a un amigo.

Un amigo puede recordarte cuando empiezas con tu mal comportamiento, lo que puede ser especialmente útil para esas veces en que tú no te das cuenta de que lo estás haciendo. Decirle a otra persona también puede inculcar un sentido de responsabilidad que te ayudará a poner fin al mal hábito.

 

4. Empezar de a poco.

A veces, dejar de hacer algo de una sola vez podría ser demasiado drástico. Puede resultar para algunas personas, pero si quieres una transición más fácil y un efecto duradero, entonces debes empezar con pequeños pasos hasta lograr dejar el mal hábito por completo.

 

5. Premiarte.

Cuando has dejado un mal hábito con éxito, es necesario que te des a ti misma un poco de reconocimiento. Recompénsate! Incluso podría ser una buena idea tener la recompensa en mente cuando empiezas, ya que eso también te servirá como una motivación positiva.

 

6. Ser paciente contigo mismo.

No seas demasiado dura contigo misma si metes la pata de vez en cuando. Dependiendo del hábito, el nivel de esfuerzo requerido para romperlo puede ser muy difícil. Un pequeño progreso es mejor que ningún progreso, así que mantén tu propósito y recuerda que la cantidad correcta de motivación y foco es lo que te hará conseguirlo.

 

También vale la pena mencionar que el período en el que te encuentras es importante. Si estás experimentando un cambio de vida grande o estás con más estrés de lo habitual, tal vez no sea el momento adecuado para dejar ciertos hábitos, porque puede sólo causar más estrés. Sólo tú puedes ser la jueza de esto, pero definitivamente vale la pena tenerlo en cuenta.